ECONOMÍA

El gran robo: Impuesto sobre la renta: Pablo J. Gutiérrez F. III

La RAE define robo como: “Delito que se comete apoderándose con ánimo de lucro de una cosa mueble ajena, empleándose violencia o intimidación sobre las personas, o fuerza en las cosas”. En casi todos los países, se penaliza la evasión del impuesto sobre la renta (ISR), con cárcel o el usurpamiento de bienes que son propiedad de la persona que evadió el pago. El Gobierno, mediante sus agentes de cobros, utiliza la intimidación y en algunos casos la fuerza, para que las personas paguen el ISR. Hago una aclaración, este artículo no está dirigido a ningún gobierno en particular, es en general.

El ISR es un tributo que se le da al Gobierno para éste poder lucrarse e “invertir” el dinero en distintas funciones sociales, en infraestructura, y más. El ISR funciona así, toma de una persona natural o jurídica una parte o todo del sueldo de dicha persona. Hay varios tipos de ISR. El más común y que, curiosamente, es por el que Karl Marx aboga en el Manifesto del Partido Comunista, es el impuesto progresivo. El impuesto progresivo es cuando el porcentaje pagado de impuesto aumenta, mientras aumenta la cantidad de ingreso. Las otras dos formas más comunes de ISR son el flat-tax y el impuesto regresivo.

Hagamos el siguiente ejercicio mental. Siempre se ha dicho que el poder emana del pueblo, y que este poder solo puede llegar hasta donde originalmente el pueblo tenga poder. Yo como persona, no tengo el derecho de quitarle a un tercero el 15% –para decir un porcentaje– de su ingreso. El ingreso es suyo, el trabajo lo realizó él y nadie más. Tal y como lo decía el gran filósofo John Locke, uno de los tres derechos naturales que tenemos es que “a cada uno le pertenece lo que ha creado o ganado a través de regalo o intercambio...” Y qué es el trabajo, si no el intercambio de un servicio a cambio de una suma de dinero. Volviendo al tema de que el poder emana del pueblo, como pueden ver, nadie tiene ningún derecho sobre los ingresos de otra persona, por ende, el Gobierno no tiene el derecho a quitarle un porcentaje de su ingreso o creación a una persona. El Gobierno no tiene el derecho, ya que el pueblo, no tiene ese derecho. El “derecho” que dice tener el Gobierno para robarnos un porcentaje de nuestro ingreso o creación es algo artificial, que no es moral ni ético. Aparte de esta razón, si se elimina el ISR hay muchos beneficios para la sociedad. Entre los más importantes está que las personas tendrán más dinero en sus bolsillos. Recordemos que una persona sabe muchísimo mejor lo que necesita que cualquier funcionario del Gobierno, por ende, la persona sabrá en qué gastar el dinero de una mejor y más eficiente manera que el Gobierno. La persona tendrá más dinero para ahorrar, invertir, educarse y gastar en lo que desee. Hago énfasis en invertir, ya que esto ayudaría a la creación de más puestos de trabajo. Por ende, esto ayuda más a que se “redistribuya la riqueza” que cualquier tipo de impuesto o medida estatal. También, si se elimina el ISR corporativo, las compañías tendrán más fondos para contratar personas o subir salarios. Como conclusión de esta idea, creo que he dejado demostrado cómo el ISR es un robo y por qué debemos abolirlo. El Gobierno pretende ser el dueño de nuestras vidas y de nuestro trabajo. Esto no se puede seguir permitiendo.

Una alternativa viable al ISR es la que ya tenemos en Panamá y es el impuesto al consumo. Al eliminar el ISR dejaríamos al Itbms como la principal fuente de ingreso del Gobierno. Aunque habrá un hueco grande, ya que no entraría el ingreso que entraba por el ISR, se puede subir el Itbms. Muchos se quejaron de la subida al Itbms de 5% a 7%, pero Panamá sigue siendo uno de los países con impuesto al consumo más bajo. Todo, excepto comida, medicamentos y útiles escolares, sería gravable. Esto es mucho más equitativo que un ISR. En especial, es mucho más equitativo que un ISR progresivo. Tomando las cifras de 2011, hubo ingresos por ISR de $1,440,328,000 y por Itbms de $1,050,294,000. Haciendo un cálculo obtenemos que si deseamos eliminar el ISR, el Itbms debe subir a 16.6%. Con esta nueva tasa ya no somos de los países con un impuesto al consumo bajo, pero estamos en un rango medio. Y aún así estamos pagando un porcentaje menor en impuestos que antes. También tenemos la alternativa de reducir el gobierno por la cantidad de ISR que se dejará de obtener. Esto, en mi opinión es lo que se debe hacer si queremos un cambio real.

Termino este artículo con una frase del brillante economista Ludwig Von Mises, espero que les sirva de reflexión. “Gravar impuesto a las ganancias es equivalente a gravarle impuesto al éxito”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Ediciones anteriores

Loteria nacional

21 Dic 2014

Primer premio

1 5 0 9

DDBC

Serie: 18 Folio: 10

2o premio

8354

3er premio

8458