SOCIEDAD

Inconvenientes del trabajo infantil: Yoel González Núñez

Para las comunidades indígenas es común que los hijos desde muy temprana edad acudan, junto a sus padres, a las labores de caza, pesca, cosecha, pues si ellos participan los ingresos de la familia serán mayores. Algo necesario en esas comunidades en donde la pobreza y la falta de oportunidades, con frecuencia, impiden que los niños y jóvenes culminen sus estudios y salgan adelante como profesionales.

En las ciudades donde hay empleo y falta de mano de obra calificada, enviar a los menores a trabajar va más allá de la simple pobreza en el hogar, en ciertos casos se centra en el abuso por parte de los padres que los obligan. Claro está que hay excepciones; algunos menores deciden trabajar porque el dinero que ganan sus padres no alcanza para cubrir las necesidades básicas de la familia, menos para los gastos escolares.

También se observa que algunos niños y jóvenes trabajan muchas veces guiados por influencias externas de las modas y el deseo de comprarse lo que otros tienen y que sus papás no les pueden dar. Es frecuente verlos desempeñarse en lava autos y talleres, por ejemplo, para reunir entre 10 y 15 dólares a la semana, dinero con el que solventan algunas “necesidades”.

En otros casos, el pandillerismo, la delincuencia y la falta de oportunidades los empujan a buscar trabajos que, con frecuencia, van en contra de su integridad y salud física.

El Código de Trabajo, en su Título III, Capítulo II, Sección Segunda, en los artículos del 117 al 124, especifica las clases de trabajos y el rango de edad en el que ningún menor de edad podrá trabajar, dado que es vital que dedique tiempo a sus estudios y a realizar las actividades propias de su edad. Son los adultos los que tienen la responsabilidad de velar por su desarrollo integral.

Los padres no solo deben velar por las necesidades afectivas de sus hijos, sino también por su cuidado, vestimenta y educación. Cuando un padre no responde a estas y otras necesidades debe ser denunciado, porque incumple los derechos de los niños. Si bien en algunas regiones se puede deshabituar y orientar por el mejor futuro a nuestros hijos, en los hogares de nuestro país siempre se deben procurar las oportunidades para que todos estudien y logren un desarrollo integral.

Es muy cierto que “el trabajo dignifica al hombre”, pero “los niños, niñas y jóvenes deben gozar de la libertad de ser lo que son de acuerdo con su edad”, dejémoslos vivir integralmente y apoyémoslos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código