INTERESES EN PUGNA

Naturaleza de la crisis: Antonio Saldaña

Los enfrentamientos políticos que se registraron en las calles, a finales del mes de junio, particularmente alrededor de las sesiones extraordinarias de la Asamblea Nacional, que algunos definen como una crisis de orden institucional, de credibilidad del gobierno o que ponen en peligro la existencia de la democracia, enmarcan en realidad una crisis política de carácter interburguesa en la que poderosos intereses creados pugnan por el control político del Estado, pero le ocultan al panameño de a pie –quien actúa como convidado de piedra– la real naturaleza política coyuntural de la crisis.

¿Cuál es la naturaleza de la crisis? No es institucional, porque el presidencialismo (excesivo poder del Ejecutivo frente a los otros órganos e instituciones) ejercido por el actual Presidente de la República es el mismo que otorgó la Constitución de 1972, vigente, a los anteriores mandatarios desde 1990. Todos ellos, sin excepción, nombraron allegados y parientes en la Contraloría, en la Procuraduría, a magistrados de la Corte Suprema y del Tribunal Electoral y a jefes de Policía.

Tampoco corre peligro alguno la democracia electoral, porque está fundamentada en la misma Constitución con la que han gobernado los últimos cinco presidentes de la República.

¿Qué ha hecho diferente el presidente Ricardo Martinelli? Ha tocado los intereses económicos de sectores financieros, forenses y mediáticos históricamente vinculados al poder, por ese motivo han echado mano al desgaste natural del ejercicio de gobierno y de sus errores para generar artificialmente la coyuntura política reciente. La lucha por el poder político del Estado, cuya naturaleza es interburguesa, en lo absoluto posee un carácter popular. Y, decimos que es artificial y de carácter interburgués, porque los argumentos esgrimidos solo les interesan a las cúpulas oligárquicas; contrario sensu, al panameño de a pie le preocupa el alto precio de la canasta básica, el alto costo de la vida, la inseguridad, el ineficiente transporte terrestre de pasajeros, los bajos salarios, la mala atención de salud y la ausencia de una educación de calidad.

Los hechos recientes indican que el régimen actual pretende terminar su gestión quinquenal con una envidiable obra infraestructural, para ello debe cubrir en el presente período fiscal el déficit presupuestario de 400 millones de dólares con la venta de activos del Estado.

Pero, los gamonales y los “carneros de Panurgo” que utilizan consideran que esto afectaría sus planes para 2014 y empujan al gobierno a producir una salida antipopular, mediante la contención de la inversión y del gasto de funcionamiento. Lo otro sería el aumento de impuestos o el incremento de la deuda pública, considerados inviables. Como dice el refrán: “la soga siempre se rompe por lo más delgado”. La estocada final sería propiciar una limitada gestión pública, la eliminación del subsidio energético (electricidad y gas) y el despido de miles de servidores públicos, lo que llevaría al gobierno a un aislamiento popular y a la liquidación del proyecto político Martinelli. ¡Así de sencilla es la cosa!

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código