FALSEDAD

Observación electoral: Jairo H. Pertuz

La democracia, a nivel internacional, ha venido siendo violentada, los hechos así lo demuestran. El cinismo, la corrupción, el clientelismo asociado a la pobreza y las imposiciones, vienen siendo factores preponderantes en una sociedad que cada día se viene a menos en valores, con preponderancia en los pequeños, pero poderosos grupos de élite que asocian el poder económico, la geopolítica y la política sucia.

La historia, que algunos no quieren se conozca ni se analice (Obama en Panamá), nos muestra cuál ha sido y sigue siendo el papel de las “grandes potencias” en el grado de descomposición social, la negación de oportunidades y la práctica, hoy, de más mercado y menos Estado. El papel de estas solo ha cambiado en que ha modificado, sí, algunos mecanismos y formas de dominación y ha perfeccionado la maquinaria informativa así como las armas de destrucción masiva ubicándolas y usándolas convenientemente a sus intereses.

Uno de esos mecanismos ha sido la observación electoral. Pero, yo no he visto que esta modalidad se exija y practique en esas “grandes potencias” que vienen siendo los peores ejemplos, no solo en los procesos electorales sino en sus partidos políticos y coronas, dentro de los cuales se encuentran auténticos corruptos y violadores de derechos humanos y la democracia, que es una en la teoría y otra en la práctica.

¿Qué personas u organismos han sido observadores electorales en Estados Unidos, Inglaterra, Alemania, Italia o España, por citar algunos, donde sus propios procesos electorales están viciados, o porque el voto ciudadano no vale, sino la actuación de un organismo, también viciado, que decide quiénes son electos? Bien, pero estos gobiernos y países se creen y se abrogan la autoridad moral y política de venir a “certificar” elecciones en los países de América que ellos deciden o se les “invita”, por ser “necesaria” su presencia para “garantizar” resultados.

Hombre, hay que ser demasiado cara dura para pretender semejante exabrupto, si es allá en sus países donde hay que empezar a cambiar y a “observar” sus procesos y sus elecciones. ¿Qué puede garantizar la OEA o la UE, si estas son organizaciones o uniones desfasadas, teledirigidas y hasta parasitarias. La patria boba ya pasó señores. El cuento del muro de Berlín- en el cual participaron los aliados- no terminó la guerra fría y ahora estos se han multiplicado con otros muros de ignominia que construyen quienes se han beneficiado con invasiones y saqueos.

Por lo menos les cabe ser más sensatos, menos arrogantes, más consecuentes con sus verdades internas, menos farsantes y menos cínicos. En Centro y Suramérica, como en este Caribe, ya existen uniones, organismos y procesos que les sirven de modelo. Por lo demás, se les agradece su interés en nuestros intereses, pero acá se ha cambiado para mejorar, para humanizar, para incluir, para construir; somos lo contrario a su historia y a sus prácticas que han fallado. Dejen a indoamérica en paz.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

17 Sep 2017

Primer premio

7 8 4 2

ACBC

Serie: 13 Folio: 13

2o premio

1718

3er premio

2529

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código