MERCADOS CAMBIARIOS

Volatilidad e impacto de las divisas: Roger Durán

Panamá es un país con una larga tradición de estabilidad macroeconómica que deriva, entre otras cosas, de su prudente manejo fiscal (ausencia de política monetaria y banca central) y, por supuesto, del uso del dólar. Igualmente, contribuye a esto el funcionamiento de un centro bancario internacional integrado al mercado del dólar, así como que el país goza de una economía diversificada que se fundamenta sobre todo en la exportación de servicios.

Esto representa una importante diferencia respecto de otras naciones, cuyas economías giran en torno a la exportación de bienes primarios (petróleo, hierro, cobre) y están más expuestas a la volatilidad que sufren los precios de las materias primas, y a los impactos que ejercen sobre sus monedas estas coyunturas. En cuanto al uso del dólar, a pesar de la volatilidad que experimentó tanto esta como otras monedas fuertes a raíz de la crisis de los bonos de tesoro de Estados Unidos, que comenzó en 2008, las predicciones son que esta divisa no perderá su poder hegemónico, por lo menos no en los próximos quinquenios. Sin embargo, es un hecho que la economía de Panamá se ha diversificado e integrado de manera creciente a la mundial. En este sentido, si bien las variaciones en el valor monetario del dólar no tienen un impacto muy grande en la producción local de bienes y servicios, hay un riesgo en cuanto a la volatilidad cambiaria. Sobre todo de los mercados destinos de las exportaciones panameñas. Dicho de otra forma, el país hasta ahora había sido más o menos ajeno a la incidencia directa de las fluctuaciones de los mercados de divisas a nivel internacional, pero eso cambió. Por eso, la importancia de que los empresarios panameños y diversos agentes económicos, incluyendo a las autoridades, comprendan la importancia, naturaleza y dinámica de los mercados cambiarios (donde se transan las distintas monedas).

Un ejemplo lo constituye el caso de la Zona Libre de Colón, que sufre los agravios de la inestabilidad cambiaria que se da en Venezuela a raíz de las restricciones de su gobierno para la adquisición del dólar. Además de otros factores, la crisis de la zona euro como consecuencia del alto nivel de déficit y endeudamiento de esas naciones, también incidió sobre la reducción de las exportaciones de Panamá hacia aquellos países. De allí la importancia de que, aunque Panamá carezca de un sistema monetario, como tal, por la ausencia de una banca central, como se ha dicho, los ciudadanos se familiaricen más con los factores que pueden estabilizar o desestabilizar las principales economías del mundo, así como las de los socios comerciales más importantes.

El sector privado adquirirá creciente importancia en los próximos quinquenios a raíz de que el Gobierno ha llegado a niveles muy cercanos a sus topes de endeudamiento y déficit, por lo que el crecimiento económico dependerá en grado mayor de la captación de inversión directa extranjera y del potencial de exportar bienes y servicios a nuevos mercados.

En conclusión, el país podría no tener una banca central y no enfrentar, por consiguiente, serios riesgos cambiarios, o así parecía. Sin embargo, la evolución reciente de un mundo cada vez más interconectado y de una economía más abierta y diversificada, como la panameña, nos aconseja sobre la necesidad de que economistas, profesionales, empresarios y funcionarios entiendan la dinámica de los mercados cambiarios.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código