¿ÚNICA SOLUCIÓN?

La matanza de animales en Coiba: César Martáns Ventayol

La Unesco presiona a Panamá para que el parque natural de Coiba no sea sacado de la lista de Paraíso Mundial y Patrimonio de la Humanidad. ¿La razón o motivo? Que hay más de 2 mil 500 semovientes entre ganado, caballos y búfalos en soltura y en estado salvaje, lo cual representa un peligro para la flora y fauna naturales de la isla.

No ponemos en discusión ni en tela de duda, la validez de las razones que tenga Unesco para advertirle al país que deben eliminarse todas las especies introducidas para que el Parque Coiba conserve los créditos de sitio de importancia ecológica para el mundo. Lo que no podemos admitir es que la solución a la que se está apuntando, sea la única solución viable.

¿Por qué decimos esto? Las recientes informaciones nos señalan que la Autoridad Nacional del Ambiente, la Asociación Nacional de Ganaderos, el Smithsonian y el Ministerio de Desarrollo Agropecuario, luego de una gira terrestre y aérea por Coiba, llegaron a la conclusión de que dichos animales “no deben salir vivos de la isla”.

Entonces, ¿la solución será una matanza de más de 2 mil 500 animales? ¿No sería acaso un acto de barbarie en pleno siglo XXI? ¿No contradice eso, que sea un Patrimonio de la Humanidad? ¿Quién lo decide? ¿Cómo lo harán? ¿Nuestras autoridades decidirán y ejecutarán el exterminio de esos pobres animales al estilo de un safari en África?

La excusa para la aniquilación es que sacar vivos a estos animales es muy complicado, porque el lugar donde se encuentran es de difícil acceso.

Admito que el problema es complejo, pero tiene que haber una solución que no sea el exterminio total de los animales. Tal vez, pueda habilitarse en Coiba, temporalmente, una zona de cuarentena en donde se vayan llevando, poco a poco, los animales, según las especies e inmediatamente vayan llegando se proceda al control sanitario, hasta que se encuentren en condiciones saludables para ser sacados de la isla sin que implique ningún riesgo.

Sé que esta idea pueda parecer una utopía, pero tiene que existir una alternativa, aunque lleve algún tiempo y sea más costosa, pero que resulte más humanitaria que la carnicería que se pretende proponer.

Además, no creo que Unesco apadrine esta vía de solución y, por el contrario, pienso que concedería el tiempo necesario ante una medida intermedia que proponga Panamá, si se trata de salvar la vida de la mayoría de esos animales y que, al mismo tiempo, los panameños quedemos exonerados de una reputación de carniceros.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Ediciones anteriores

Loteria nacional

17 Dic 2014

Primer premio

9 7 5 3

AACC

Serie: 7 Folio: 4

2o premio

9089

3er premio

0829