APORTES

El país que construyeron los inmigrantes: Pablo J. Gutiérrez F. III

/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/05/0_20141205GqdYwM.jpg /deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/05/0_20141205GqdYwM.jpg
/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/05/0_20141205GqdYwM.jpg

“La patria del hombre es el mundo y si en mí consistiera borraría de todos los diccionarios la palabra extranjero”. Estas fueron las palabras de uno de los más ilustres panameños, Justo Arosemena. Algunos lo llaman el “padre de la nacionalidad panameña” y “el panameño más relevante del siglo XIX”.

Estoy seguro de que de estar vivo estaría totalmente apenado y frustrado por las recientes manifestaciones xenófobas por parte de la sociedad civil y de ciertos proyectos políticos de corte también xenófobo, como por ejemplo el anteproyecto de ley que pretende prohibir que banderas de otros países puedan ser enarboladas o desplegadas en lugares públicos y privados. No solo esta ley viola la libertad de expresión de las personas, sino que es otro ataque más a la propiedad privada.

El Órgano Legislativo, con la complicidad del Ejecutivo, ha estado proponiendo y pasando leyes que van en detrimento de la propiedad privada, una de las instituciones y pilares fundamentales del desarrollo de cualquier país.

Los argumentos contra los inmigrantes van desde los más ridículos hasta unos con complejidad que vale la pena analizar. Como ejemplo de un razonamiento ridículo tenemos el que dice que los extranjeros nos quitan “nuestros” empleos. Este se desploma sobre su propio peso, ya que los empleos no son “nuestros”, son de quien los creó. El dueño de la empresa es el “dueño” de los empleos, y él es el que puede decir a quién se contrata. Otro más complejo, pero relacionado al anterior, es la pérdida de oportunidades laborales que, supuestamente, genera la inmigración. Datos del Eurostat, Natixis, Datastream, y otras fuentes, demuestran que, por ejemplo, desde 1998 hasta 2013, ha habido una correlación negativa entre inmigración y desempleo en varios países de Europa. Es decir, a mayor inmigración, menor desempleo. Esto no quiere decir que la inmigración elimina el desempleo, pero nos indica que, al menos, no genera desempleo. Un caso muy puntual y que creo a muchas personas se les olvida, y que demuestra que los inmigrantes y la inversión extranjera pueden crear empleos de manera masiva, lo tenemos en Panamá, y es el Canal. ¿Acaso el Canal, esa obra que hace sentir a la mayoría supremamente orgullosa de ser panameños, y que hasta los más nacionalistas defienden a capa y espada, fue creada por panameños? No, no lo fue. El Canal, creado con el apoyo de Estados Unidos y con mano de obra de todos los rincones del planeta, es un claro ejemplo de los beneficios de la inmigración.

Otro argumento relativamente complejo es el de que los extranjeros cometen crímenes y que, por eso, debemos eliminar el programa Crisol de Razas. Como se ha publicado en diversos diarios de la localidad, solo nueve de los 48 mil 333 extranjeros legalizados en el país por este programa han cometido un delito; es decir, el 0.02% de los legalizados. En otros países también se ve que no hay correlación positiva entre criminalidad e inmigración. La data en EU demuestra que hay una correlación negativa entre inmigración –y aquí incluyo la denominada “ilegal”– y la tasa de crímenes violentos y crímenes a la propiedad. Desde 1990 hasta 2010, la inmigración ha aumentado considerablemente, y los crímenes han bajado de forma considerable también. Un estudio del Americas Majority Foundation reporta que la tasa de criminalidad es la más baja en estados con el mayor incremento en inmigración. Otra vez vemos cómo los números demuestran lo falaz de los argumento antiinmigración.

Hay que tomar en cuenta el planteamiento deontológico. Este nos dice que impedir el libre movimiento de personas es inmoral. Al hacerlo violamos sus derechos a la libertad y de hacer con su vida lo que desee, siempre que no perjudique a un tercero. Por donde se quiera ver, la antiinmigración no es buena ni da resultados positivos. He tenido la dicha de vivir en cuatro países diferentes, gracias al esfuerzo de mis padres. Esto me ha ayudado a darme cuenta de que deberíamos aprender a vivir en un mundo sin fronteras, donde, como dice Justo Arosemena, el mundo entero sea la patria del hombre.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código