COYUNTURA

Los otros costos del terrorismo: Oreste Del Río Sandoval

A través de las imágenes televisivas vimos cómo miles de personas se sobresaltaban en el Stade de France, al escuchar el estruendo provocado por la explosión de uno de los suicidas, o cómo varias personas lucían aturdidas y perplejas ante el arribo, de manera intempestiva, de un grupo que comenzó a efectuar disparos en un restaurante, en una de las tantas avenidas que recorren la ciudad de la luz.

Enorme fue la angustia que se vivió alrededor del mundo al observar las imágenes de pánico y ansiedad de las víctimas del secuestro masivo en la sala de espectáculos, Le Bataclan, muchas de estas ejecutadas por los fríos y despiadados asesinos.

Esta nueva contienda entre quienes definimos el bien como la práctica indiscutible de respetar la vida y la paz versus aquellos que piensan que está bien poner fin a la vida de personas inocentes para cumplir sus imposiciones, enmascarándose de forma cobarde bajo el manto de la ejecución tergiversada de una religión.

Nuestro análisis nos lleva a concluir el mismo enunciado del presidente Barack Obama: “Este tipo de crímenes ya no son contra París, sino contra toda la humanidad”. Guiados muchas veces por el fanatismo, la intolerancia, el rencor y la venganza, se arrebatan vidas de uno y otro lado, en un conflicto que crece cada día más, y que no parece tener una solución clara, visible ni cercana.

Más allá de la lamentable pérdida de vidas humanas, esta nueva forma de violencia tiene otros perjuicios para nuestras sociedades.

El estado de emergencia bajo el que se encontraba París tras los ataques a la redacción de la revista Charlie Hebdo y al supermercado Kosher, a principios de año, se extendió a todo el territorio de la república. Unos días más tarde, el presidente François Hollande solicitó al Parlamento su extensión por 90 días.

Al otro lado del Atlántico, y en el resto de los países de la Unión Europea, cobraron fuerza las manifestaciones de intolerancia étnica y religiosa, e incluso los pedidos para que no se permita el ingreso de refugiados que huyen de la guerra en Siria, quienes también son víctimas de los mismos verdugos que sembraron de muerte las calles de París.

Esta extensión del estado de emergencia, que restringe los derechos de libre circulación dentro de un territorio y limita libertades básicas, como la de reunión o la privacidad de las comunicaciones y el cierre de fronteras, ataca directamente uno de los principales pilares de la civilización occidental: la vida democrática y la tolerancia (aquello que nosotros definimos como bueno).

Tras verificar algunas publicaciones di con los nombres de Diaremia Mena y Arturo Griffith, panameños que fueron víctimas de los atentados terroristas contra las Torres Gemelas, en New York. Si el alcance de nuestro país llega incluso hasta donde están nuestros nacionales, entonces, ¿no hemos sido víctimas, también, nosotros?

Me pregunto: ¿Cuáles son los planes de aquellos que disfrutan viajar, en sus vacaciones? ¿Cómo estará la mente de todas esas familias panameñas cuyos hijos trabajan en aerolíneas o de aquellos que despiden a los suyos en los aeropuertos, antes de que se trasladen a otros países por motivo de trabajo? ¿Acaso estaremos seguros si echamos la vista a un lado?

No podemos permitir que los terroristas nos impongan una nueva manera de vivir, cediendo ante el miedo y la presión del fanatismo y la oscuridad. La unión hace la fuerza.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Rescatistas panameños se encuentran en México, con el objetivo de reforzar las labores de rescate y asistencia humanitaria.
Cortesía/Sinaproc

TRAS SISMO DE 7.1 GRADOS Panamá lidera uno de los equipos de rescate en México

Panamá lidera este jueves 21 de septiembre de 2017 uno de los grupos que –con el uso de equipo liviano– se encuentra apoyando las labores de búsqueda y rescate bajo los escombros de los edificios que colapsaron en la ciudad de México, tras el potente sismo de 7.1 grados ocurrido esta semana.

Así lo dio a conocer el director general del Sistema Nacional de Protección Civil (Sinaproc), José Donderis, quien detalló el apoyo que está brindando el grupo de socorristas panameños, conformado por 35 especialistas.

El equipo de rescatistas panameños participó este miércoles 20 de septiembre en tareas de rescate en estructura colapsadas en el área de Linda Vista, en la ciudad de México. Allí se localizaron tres cuerpos y este jueves acaban de ser reasignados a dos sectores más, contó Donderis.

 


"Esperamos localizar a personas con vida en las próximas 48 horas, ya las tareas de rescate en superficie terminaron", agregó el funcionario.

Donderis dijo también que se prepara a un segundo equipo USAR (Urban Search And Rescue) Panamá, que fue asignado al área entre las calles de Quéretaro y Medellín. Este equipo va a trabajar en conjunto con los bomberos del estado de Tijuana, detalló el jefe del Sinaproc.

Más de 50 sobrevivientes han sido rescatados de varios sitios de desastre en ciudad de México, desde que el sismo de magnitud 7.1 sacudió la tarde del martes el centro del país, dejando hasta ahora al menos 245 muertos y mil 900 heridos.



Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código