CRISIS

La educación panameña reprueba: Jorge J. Aparicio Romero

A pocos meses de culminar un periodo de gobierno y ante la efervescencia de un torneo electoral de poca altura carecemos de propuestas sólidas que le den al pueblo verdaderas alternativas frente a crisis en la basura, la delincuencia, la educación, el transporte, la canasta básica y la corrupción, por mencionar las más comunes.

Quiero referirme, con énfasis puntual, al área educativa. Sí, esa misma educación a la que tanta publicidad se le ha dado, y no es para menos, pues la ministra maneja los medios de comunicación a la perfección. Pero, a pesar de que se ha hablado de este tema hasta el cansancio, no he escuchado a ningún candidato a la Presidencia referirse al asunto con la seriedad necesaria.

El bochorno vivido recientemente por la forma en que el Gobierno trató de enaltecer el 9 de enero como una fecha insigne en el devenir histórico de la nación, nos deja un mal sabor, pero sobre todo mucha incertidumbre. ¿El Presidente no sabe que la Ministra de Educación impulsó la reforma curricular que eliminó materias tan sensitivas como las relaciones de Panamá con Estados Unidos? Esto a pesar de que la Constitución y la Ley orgánica de Educación establecen, entre sus fines y principios, formar en los estudiantes una conciencia crítica y analítica que les permitan desenvolverse plenamente en la sociedad.

La actual administración educativa ha hecho todo lo contrario al eliminar las materias humanísticas destinadas, precisamente, a incentivar la sensibilidad humana y patriótica de los individuos, y por el hecho de desconocer las asociaciones estudiantiles en las escuelas públicas. Estas son algunas de las razones que nos convencen de que el tema no está entre las prioridades del Gobierno. Esta administración ha invertido más de 5 mil millones de dólares en este sector, ¿pero dónde están los resultados?

¿Alguno de ustedes ha escuchado al presidente Ricardo Martinelli abordar de manera pública el tema educativo o mostrar que la educación de este país realmente le interesa? Por supuesto que no, no le interesó nunca, de haber sido así no habría nombrado a una periodista como ministra de Educación. Lo único que hizo, como en los otros ministerios, fue incentivar el clientelismo político por medio de la compra de conciencias, a través de incentivos a los estudiantes y padres de familia. Eso no es lo que necesita la educación en un país como el nuestro. Hemos sostenido, invariablemente, que el crecimiento económico no es sinónimo de desarrollo, la economía es dinámica, cíclica; lo que hoy está arriba, mañana estará abajo. La historia demuestra que la única forma de dejar el subdesarrollo es por medio de la educación, pero si seguimos improvisando cambios educativos como los actuales ¿adónde vamos a llegar?

De la oferta política actual, no hay un solo candidato que reconozca la trascendencia que juega el papel educativo en el devenir histórico, económico y político de las naciones, más bien pienso que a ninguno le interesa, porque solo buscan satisfacer sus propios intereses.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código