COLUMNA INVITADA

Las guerras por el agua: Gabriel Arrese Leza

En el futuro las guerras no se librarán por el petróleo, sino por algo mucho más básico y necesario para la vida: el agua. Mientras que en el año 2000 el 5% de la población mundial recibía en alguna medida el servicio de agua, a través de empresas privadas, hasta hace cuatro años estos datos se han elevado hasta el 14%, cerca de 962 millones de personas. Las grandes corporaciones avanzan así hacia el “hidrocolonialismo”.

Solo en un año 53 millones de personas pasaron a depender de empresas privadas para el consumo diario de agua, según datos del último Libro del Agua de Pinsents Masons.

Esta evolución se ha acelerado en los países emergentes debido a las políticas del Banco Mundial que ofrece líneas de crédito a países del sur a cambio de que privaticen, total o de manera parcial, la gestión del agua.

Cerca de 800 millones de personas no tienen acceso a agua potable. Este problema, unido a que para 2050 seremos 9 mil millones de personas, se erige como posible causa de que se hayan triplicado los datos de privatización de los recursos en los últimos 50 años, según el Informe sobre el desarrollo de los recursos hídricos en el mundo.

Publicado por la Organización de Naciones Unidas, el estudio estima que dentro de 30 años habrá 2 mil millones de personas sin acceso a agua potable.

No olvidemos que el cambio climático favorecerá la escasez.

Se incrementará la falta de agua en el centro y sur de Europa ya que el número de habitantes afectados en esta zona pasará de 28 millones a 44 millones hacia el año 2070. Además, el agua es una pieza clave en la geopolítica mundial, ya que hay 276 ríos transfronterizos en el mundo.

Los dos gigantes empresariales en la privatización del agua son franceses. Se trata de Suez Environnement, que sirve a más de 117 millones de personas, y Veolia Environnement, que cuenta con más de 131 millones de clientes.

Controlar el agua supone manejar una de las sustancias esenciales para los seres humanos. De ella dependen prácticas tan necesarias y básicas como la alimentación, la energía o la industria. “El agua ha sido un recurso público, bajo dominio público, durante más de 2 mil años. Cedérselo a entidades privadas es peligroso y moralmente equivocado”, señala el abogado especialista James Olson.

Para evitarlo, Maude Barlow y Tony Clarke proponen, en su libro Oro azul, medidas como promover las contribuciones que garanticen un mínimo vital de agua gratuita, nombrar consejos de administración de alcance local o luchar por la promulgación de una legislación nacional que proteja el agua.

La privatización de un recurso natural y tan necesario como es el agua refleja la imagen de unas grandes corporaciones insaciables que buscan el control de cualquier recurso del que se pueda sacar beneficio.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código