hoyporhoy_2012-12-13

Como una línea pedregosa e invasora se perfila la tercera fase de la cinta costera. Los avances y efectos de esta obra, que en un gesto absurdo figuras del gobierno pretendieron ocultar, son ya evidentes. Ni las supuestas buenas intenciones de algunos funcionarios ni las advertencias de los organismos asesores ni la lucha de los defensores del Casco Antiguo lograron detenerla.

Como en ocasiones anteriores, el gobierno está apostando a la probabilidad de que, una vez esta obra sea un hecho consumado, la crítica cesará. Lo que no entiende es que el daño estará allí para siempre, un daño que, por lo irreversible, sobresale entre los muchos atropellos cometidos por este gobierno.

Así lo ha reconocido Unesco, que ya no habla de incluir al conjunto monumental en la lista “de patrimonios en peligro” –que daba la oportunidad de reconocer y enmendar el error– sino de expulsar al sitio de cualquiera de sus listas. Y, cuando eso suceda, entonces sí que no habrá más nada que hacer. Al final, la cinta costera tres quedará como monumento de todo lo malo que hay en esta administración; de todo lo que pudo ser y no fue.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

13 Ago 2017

Primer premio

0 2 7 4

DDDC

Serie: 24 Folio: 6

2o premio

4193

3er premio

9820

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código