SALARIO MÍNIMO

Un incentivo perverso: Gustavo A. Valderrama R.

En Panamá se ha desvirtuado el salario mínimo. Dicha política debe ser destinada a un pequeño sector del mercado laboral; no en lo que se ha convertido: un “incentivo perverso” que atenta contra la productividad del país. Es cierto, que desde el punto de vista social algún impacto genera, pero pretender corregir las distorsión de precios y la inequidad por medio de un aumento del salario mínimo, es como querer apagar fuego con combustible.

El salario mínimo es el ingreso básico que debe ganar una persona que entra al mercado laboral; es el salario que recibe la clase menos calificada, sea por las razones que sean, etc. Ha tomado relevancia en Panamá por la desigualdad existente, debido insensatez de gran parte de la clase empresarial que no suele revisar los salarios ni reparte utilidades entre los empleados. Esto se evidencia, si miramos las cifras del PIB por el lado de la renta y vemos que los asalariados representan el 30%, mientras que los empresarios obtienen el 56%, cuando en economías avanzadas esta ponderación se invierte. En adición, más del 60% de la población ocupada gana igual o menos de $600 por mes.

Cuando establecemos un salario mínimo muy alto por ley, se producen varios efectos:

1. Reducimos el incentivo a la productividad. ¿Cómo? Imaginemos que una persona tiene tres años de ser un excelente trabajador y ha logrado alcanzar, con base a su esfuerzo, el salario de $550, mayor al salario mínimo actual ($415), pero de pronto se sube el salario mínimo a $540; este trabajador ve que su esfuerzo no produce muchos beneficios con relación al resto y es probable que opte por trabajar menos.

2. El salario mínimo reduce el acceso de entrada a nuevos participantes. Los recién graduados deben ser entrenados y las personas sin educación quizás nunca alcancen el nivel productivo mínimo; estos sectores terminan subsidiados, desaparecen o pasan a la economía informal.

3. Un salario mínimo muy alto aleja a los graduandos de estudios superiores. Si pensamos que el costo de oportunidad de estudiar, es el salario que dejamos de ganar por no trabajar. Cuando el salario mínimo es muy alto las personas con menos recursos tienen fuertes incentivos para abandonar los estudios.

4. Un salario mínimo muy alto eleva la rigidez de la economía frente a las crisis. Hoy vemos que el PIB crece, pero la economía se mueve a través de ciclos económicos, fijar un salario mínimo muy alto abre la posibilidad de que en tiempos difíciles se eleve el desempleo por encima de su tasa razonable.

Hay otros efectos, por ejemplo, el efecto sobre el ingreso fiscal, sobre el microempresario, sobre el sector agrícola, sobre los jubilados y sobre los precios, pero no me puedo extender por limitaciones de espacio.

¿Qué debemos hacer? Debemos buscar la equidad, para eso tenemos que lograr que los trabajadores que estén dentro de esta franja sean los menos, no los más. Panamá debe establecer incentivos que motiven al empresario a revisar periódicamente los salarios y para que repartir utilidades sea la norma, no la excepción, estos dos conceptos motivarían la productividad. Se podría establecer una política para que luego de dos o tres años ningún trabajador siga dentro de la franja de salario mínimo o para que el empleador tenga que revisar los salarios de toda su fuerza laboral –cada industria de forma independiente–, así cada sector establecería el salario promedio de equilibrio; enviando un mensaje de qué industria está en auge y cuál está en decadencia. Es tiempo de enseñar a pescar, no a regalar el pescado por medio de políticas desvirtuadas. ¡Estaremos al pendiente!

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Rescatistas panameños se encuentran en México, con el objetivo de reforzar las labores de rescate y asistencia humanitaria.
Cortesía/Sinaproc

TRAS SISMO DE 7.1 GRADOS Panamá lidera uno de los equipos de rescate en México

Panamá lidera este jueves 21 de septiembre de 2017 uno de los grupos que –con el uso de equipo liviano– se encuentra apoyando las labores de búsqueda y rescate bajo los escombros de los edificios que colapsaron en la ciudad de México, tras el potente sismo de 7.1 grados ocurrido esta semana.

Así lo dio a conocer el director general del Sistema Nacional de Protección Civil (Sinaproc), José Donderis, quien detalló el apoyo que está brindando el grupo de socorristas panameños, conformado por 35 especialistas.

El equipo de rescatistas panameños participó este miércoles 20 de septiembre en tareas de rescate en estructura colapsadas en el área de Linda Vista, en la ciudad de México. Allí se localizaron tres cuerpos y este jueves acaban de ser reasignados a dos sectores más, contó Donderis.

 


"Esperamos localizar a personas con vida en las próximas 48 horas, ya las tareas de rescate en superficie terminaron", agregó el funcionario.

Donderis dijo también que se prepara a un segundo equipo USAR (Urban Search And Rescue) Panamá, que fue asignado al área entre las calles de Quéretaro y Medellín. Este equipo va a trabajar en conjunto con los bomberos del estado de Tijuana, detalló el jefe del Sinaproc.

Más de 50 sobrevivientes han sido rescatados de varios sitios de desastre en ciudad de México, desde que el sismo de magnitud 7.1 sacudió la tarde del martes el centro del país, dejando hasta ahora al menos 245 muertos y mil 900 heridos.



Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código