HACER LA DIFERENCIA

Los intelectuales, los educados y los cultos: Priscilla Delgado

A raíz de la pasada Feria del Libro traté de establecer, entre los que la visitaban, la diferencia entre los intelectuales, aquellos que se dedican preferentemente al cultivo de las ciencias y las letras; los cultos, con un conjunto de conocimientos que les permite desarrollar un juicio crítico; y los educados, aquellos que ha obtenido una buena formación académica (sin que esto signifique tener colgados 15 diplomas que lo acrediten), pero que conocen y predican la urbanidad, como forma de vida.

Es evidente que se confunden mucho estos tres términos que son totalmente diferentes. Trataré de de identificarlos, uno por uno, al más singular estilo panameño.

Los intelectuales: Deberían ser, a mi juicio, aquellas personas que, además, de dedicarse al estudio y renovar el conocimiento adquirido en búsqueda de este cultivo de las ciencias y las letras, asuman un enorme grado de humanidad, que es propio de los grandes sabios; abrazar la humildad y no hacer alarde de su intelectualidad como, lamentablemente, vemos a menudo (parece que la intelectualidad va en proporción directa a la cantidad de libros leídos), cayendo en la antipatía popular, porque dejaron de lado la sencillez y la humildad.

Hay quienes sostienen que el haber escrito dos libros o leído varios les da la categoría de intelectuales y, además, lo publican para que los demás así los reconozcan. Cuando les toca hablar en público, dicen discursos muy elaborados para que nadie los entienda. Por eso son intelectuales.

Los cultos: Estas personas son las que, por tener un conjunto de conocimientos, pueden desarrollar un mejor juicio. Aquí entra una gran cantidad de personas que, tampoco caben en esta categoría, y que si bien han acumulado gran cantidad de conocimientos hacen frecuente mención de éstos y desprecian a los que no los tienen.

Son una élite que se considera dueña de la “palabra” y de la verdad. Recorren las librerías buscando los libros más exóticos y, luego, “explican” a los pobres ignorantes que si no han leído el mismo libro que él, están en el total oscurantismo o son “analfabetos funcionales”. Porque no lograron, como ellos, acumular una importante cantidad de información contenida en libros leídos y autores conocidos que no son más que un trofeo individual en la vida de cada uno.

Los educados: Estos son los mejores seres humanos que conozco, porque aunque algunas veces carezcan de las dos condicionantes anteriores, son ciudadanos que conocen las reglas de urbanidad, son sencillos e incapaces de inferir palabras inadecuadas; son los que no hablan de sí mismos, al contrario, hacen muchas preguntas para aprender del interlocutor; no gritan porque usan la “palabra” como arma de guerra; no usan un lenguaje soez, porque no lo necesitan.

Saben escuchar, esa es una de sus virtudes. Aprendieron que a través de los modales correctos se consigue más que a fuerza de la imposición; son personas conciliadoras, empleadores preocupados por el bienestar de sus colaboradores. Son las personas que contestan las llamadas, los correos, dicen buenos días, dan paso a los ancianos y son siempre el elemento conciliador en un problema.

Posiblemente, no leyeron mucho y no van a las ferias del libro para que los vean, pero desde su espacio y en donde estén, hacen la diferencia.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código