EL MALCONTENTO

Los nadie y la gentrificación: Paco Gómez Nadal

Los nadie son aquellas personas sin un peso político público específico. No importa lo que piensen ni lo que sientan. Los nadie no son ciudadanos desde el punto de vista de la doctrina política clásica. Solo tienen cierto valor como mano de obra barata o como votantes potenciales manipulables. Si pierden cualquiera de esas condiciones, se convierten en Homo sacer, es decir, en personas cuya muerte o desaparición, o cuya violación de sus derechos fundamentales no tiene ninguna repercusión legal ni social.

Hay un alto porcentaje de la población panameña que forma parte de los nadie. Los más nadie entre los nadie han sido históricamente los indígenas. Seres que “distorsionan” las buenas estadísticas panameñas y que, para muchos, sería preferible obviar. Por eso, aunque públicamente se digan otras cosas, en la práctica son invisibles.

Pero hay otros nadie, urbanos, mezclados, diversos, de orígenes y realidades variadas aunque unidos por una condición: la de clase. Son los nadie de la clase baja, la mayoría de los habitantes de la ciudad de Panamá y de la mayoría de los núcleos urbanos del país.

En la capital se viene dando desde hace muchos años un proceso de gentrificación. Es decir, la “expulsión” sin decreto de las poblaciones originarias o empobrecidas de un barrio para sustituirlas por grupos humanos de mayor nivel adquisitivo, normalmente clase media acomodada, aunque en algunos casos también llegan familias de clase alta a ocupar su espacio.

Este proceso, que se ha vivido en muchas de las grandes ciudades del occidente rico, se está copiando a la perfección en Panamá. Un ejemplo que denuncia ahora la Asociación de Moradores de San Felipe, y que es objeto de pequeñas notas de apoyo en las informaciones sobre el Casco Antiguo, es la gentrificación de ese barrio patrimonio mundial, ahora acorralado por cintas de asfalto y por obras sin sentido, y siempre pendiente de sacar de allí a los pocos seres humanos “normales” que resisten en duras condiciones habitacionales y económicas. Este proceso lleva años produciéndose: una expulsión pactada (por unos pocos dólares) acá, un incendio “siempre casual” allá... la vida cotidiana de San Felipe y Santa Ana se ha ido vaciando de almas para ser rellenada con apartamentos de lujo, habitantes siempre con elegante perro a su lado y restaurantes y establecimientos destinados al turista o al paseante (casi siempre extranjero).

Esto ocurre debido a varios factores. El más estratégico es el de la conformación de una primera línea de barrios de lujo junto al mar deseado (y pagados) por residentes con alto poder adquisitivo o por inversores con idea de futuro. Hacer negocios inmobiliarios, por ejemplo, en el futuro Chorrillo (próxima zona de gentrificación masiva) requiere de comprar ahora, cuando todo vale nada, cuando el miedo aún atenaza a los futuros compradores. Si se adquieren espacios cuando aún es un campo de batalla el beneficio será brutal en el futuro barrio junto al mar. El segundo es el propio desinterés de los panameños de clase media por habitar los barrios tradicionales. Contaminados culturalmente y asustados gracias a los medios de comunicación, los miembros de la clase media apuestan por barrios privados, con garita de seguridad y clima controlado, aunque para permitírselo deban irse a vivir lejos del centro de la ciudad. Un tercer factor es el empobrecimiento real de las clases bajas en el país, que las hace pasto de negociaciones que son, a todas luces, fraudes muy beneficiosos para los que les ofrecen 200 o 300 dólares por abandonar el lugar donde siempre han vivido. La necesidad es muy mala consejera cuando un pobre se enfrenta a un abogado o a un inversor.

La gentrificación de los nadie en Panamá lleva tiempo en marcha y está pronta a culminarse. Para que sea exitosa y no provoque revueltas, el Gobierno ha tomado medidas muy importantes. El Metro y el Metro Bus son meros intentos de que las limpiadoras, los jardineros, los empleados no cualificados que viven en barriadas alejadas de la ciudad y pensadas para los “pobres” (la 24 de Diciembre, Mañanitas, Tocumen, zonas de La Chorrera, Arraiján o San Miguelito, etcétera) lleguen a tiempo a sus trabajos y no sientan que pierden la vida y el tiempo en un diablo rojo. No es un favor hacia esas gentes, sino una trampa, un placebo.

Residir cerca del puesto de empleo o del colegio de los hijos, tener servicios y posibilidades de ocio, o levantarse por la mañana y tener una vista mínimamente decente son derechos a los que debería tener acceso cualquier ciudadano. La gentrificación consolida una realidad: esos son derechos para unos pocos y así seguirá siendo.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Rescatistas panameños se encuentran en México, con el objetivo de reforzar las labores de rescate y asistencia humanitaria.
Cortesía/Sinaproc

TRAS SISMO DE 7.1 GRADOS Panamá lidera uno de los equipos de rescate en México

Panamá lidera este jueves 21 de septiembre de 2017 uno de los grupos que –con el uso de equipo liviano– se encuentra apoyando las labores de búsqueda y rescate bajo los escombros de los edificios que colapsaron en la ciudad de México, tras el potente sismo de 7.1 grados ocurrido esta semana.

Así lo dio a conocer el director general del Sistema Nacional de Protección Civil (Sinaproc), José Donderis, quien detalló el apoyo que está brindando el grupo de socorristas panameños, conformado por 35 especialistas.

El equipo de rescatistas panameños participó este miércoles 20 de septiembre en tareas de rescate en estructura colapsadas en el área de Linda Vista, en la ciudad de México. Allí se localizaron tres cuerpos y este jueves acaban de ser reasignados a dos sectores más, contó Donderis.

 


"Esperamos localizar a personas con vida en las próximas 48 horas, ya las tareas de rescate en superficie terminaron", agregó el funcionario.

Donderis dijo también que se prepara a un segundo equipo USAR (Urban Search And Rescue) Panamá, que fue asignado al área entre las calles de Quéretaro y Medellín. Este equipo va a trabajar en conjunto con los bomberos del estado de Tijuana, detalló el jefe del Sinaproc.

Más de 50 sobrevivientes han sido rescatados de varios sitios de desastre en ciudad de México, desde que el sismo de magnitud 7.1 sacudió la tarde del martes el centro del país, dejando hasta ahora al menos 245 muertos y mil 900 heridos.



Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código