ACONTECER NACIONAL

De piñatas rotas y mieles agrias: Víctor Paz

¡Ambos civilistas! ... El ministro debería entender la posición de Gloria Moreno de López, porque él vivió algo similar con el otrora director de la policía, Gustavo Pérez. Cuando renunció irrevocablemente, y luego reconsideró. No sé si la doctora reconsidere, no lo creo. De cualquier forma, me uno al conglomerado que no ha querido desestimar sus palabras al abandonar el cargo. ¿Por qué? Tal vez por aquel viejo adagio de que cuando el río suena...

Desde el inicio de esta administración se han escuchado ecos, réplicas, voces de alerta, que además de mucho ruido, han generado demasiada suspicacia. Luego, no quisiera yo pecar de ingenuo, como en el cuento del lobo y las ovejas. Peor aún con tantos recuerdos incordios que nos evoca este gobierno. Por mencionar el más reciente, aquel desfile policial en fiestas patrias, que me recordó a la operación “Zape al Intruso” de las Fuerzas de Defensa. Entre tanto y tanto, surge la pregunta de si remilitarizar a la policía ayudaría a contrarrestar el tráfico de drogas, cuidarnos de los maleantes o reprimir mejor al pueblo. Dicho sea de paso, hasta el estamento de Protección Civil estrenó uniforme nuevo, a mi parecer, también castrense.

Pero así como Gloria Moreno, otros tantos han saltado del barco del cambio. Por mencionar algunos prominentes, un vicepresidente, un alcalde y un ministro muy allegado al mandatario. Inclusive, se ha dicho que la ministra Lucy Molinar tuvo alguna especie de “desacuerdos” con Mulino. Yo no sé si Lucy fue civilista o no, más la recuerdo como periodista carismática y mediadora. Sin embargo... ¿Cómo cambia la gente, no? Como cuando Varela era el peor adversario político de Martinelli y luego se le unió en alianza, y luego volvió a adversarle.

¿Qué les pasa a nuestros políticos y gobernantes? Un día dicen y hacen una cosa, al otro día dicen y hacen otra. Todo esto me recuerda lo mucho que sonó el término “loco” en las pasadas votaciones. La conducta de varios de nuestros personajes políticos y autoridades es incoherente. Y de igual forma traen a Panamá.

El tranque no se aguanta, la ciudad toda enredada, basura sin recoger, manantiales de aguas negras, confrontación, circo y violencia por otro lado, política de patio limoso, el costo de la vida y la canasta básica por las nubes. En términos generales, nos han desmejorado la calidad de vida notablemente; aun cuando en campaña se nos prometió exactamente lo contrario.

Existe un refrán que dice: “Así le paga el diablo a quien bien le sirve”. Pero hay otro peor: “Más sabe el diablo por viejo, que por diablo”. ¿Dónde quedó nuestra experiencia social en 20 años de nueva democracia, y 20 de dictadura militar?

Si el pueblo fuera un poco más despierto y proactivo, los proyectos de ley no tendrían que ser abortados en doloroso trance, como el de Colón, Chiriquí, Panamá y Bocas del Toro. Tampoco es sano que el país progrese (caso tal) sobre una plataforma tan convulsa, cambiante e inestable. Por otro lado, está claro que la pésima distribución de riquezas mucho menos se resuelve subsidiando al pobre con el martirio de la clase media, para luego gritar a golpes de pecho que: “Se ha mejorado la calidad de vida del panameño”. Eso no tiene sentido, por Dios, el Estado no es una piñata y los ciudadanos no somos niños. De lo contrario, el más fiero acaparador de pastillas, gobernaría sobre el gran resto. ¿Y luego qué? ¿A llorar al cementerio, porque nos arrebataron las golosinas...?

Sin embargo, hablando de piñatas rotas, mieles agrias y desencantos, quién mejor que el pueblo panameño para atestiguar que cada cinco años se nos agria la miel. Digo, es cierto que como humanos tenemos derecho a equivocarnos, pero eso no implica que vivamos tropezándonos con la misma piedra, por más que nos la disfracen en cada período electoral.

El libre albedrío es un derecho que coexiste entre el buen pensar (decisiones correctas) y la responsabilidad (sobre lo decidido). Como quien diría, que mentir es un acto de mutuo consentimiento, entre el mentiroso y el engañado. Si no hay mentiroso, no hay mentira. Y si no hay quien la crea, tampoco habrá mentira. De cualquier forma, la democracia no funciona sin la participación del pueblo, y nosotros, el pueblo panameño, todavía estamos a tiempo de evitar que la miel se nos agrie de nuevo.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

INTERNET Y EL SER HUMANO El olvido y la memoria, frente a frente

Michel Gondry, el genial director de cine francés, expone en su película Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004) la posibilidad de usar la ciencia para borrar la memoria. Para olvidar. ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código