CONTROL, SEGUIMIENTO Y EJECUCIÓN

Las inversiones públicas: Eustorgio Otero Castillo

Las inversiones públicas: Eustorgio Otero Castillo Las inversiones públicas: Eustorgio Otero Castillo
Las inversiones públicas: Eustorgio Otero Castillo

Ante los recientes escándalos por la presunta comisión de delitos como enriquecimiento injustificado, lavado de dinero, evasión fiscal, corrupción de servidores públicos, atentar contra el erario estatal y violaciones a la Constitución, pregunto: ¿Dónde quedaron los controles, seguimiento y ejecución por parte del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y del Banco Mundial (BM)?

Panamá dispone de una herramienta llamada Sistema Nacional de Inversiones Públicas (Sinip) del Ministerio de Económica y Finanzas (MEF), específicamente, de la Dirección de Programación de Inversiones (DPI). El Sinip levanta proyectos y programas de inversiones a partir de las necesidades de la población, por regiones y sectores (infraestructura, salud, energía, agua, medioambiente y agricultura, entre otros), que se canalizan a través de ministerios, instituciones y direcciones. Estos proyectos duran años –hasta un quinquenio completo– antes de entrar en la herramienta. Como parte del levantamiento de las inversiones se desarrolla la prefactibilidad, factibilidad e impacto socioeconómico, tal como lo rige la Ley 34, de Responsabilidad Social Fiscal, del 5 de junio de 2008.

Para lograr que el BM y el BID le aprueben préstamos a los Estados se requiere utilizar la herramienta de investigación, organización y ejecución presupuestaria Sinip y sustentar a qué sector se dirigen los recursos, los impactos que tendrán, a cuáles y a cuántas personas beneficiará esa inversión pública, y por cuánto tiempo se mantendrá de forma eficiente.

Además, el Gobierno cuenta con la Dirección de Presupuesto de la Nación (Diprena), que maneja los fondos públicos y las partidas presupuestarias en función del calor del momento, de las necesidades que los encargados estimen deben ser atendidas o de la llamada del Presidente, de un ministro o de alguna autoridad de peso del momento. En la Diprena no toman en cuentan ni entienden las necesidades de la población, tampoco el tiempo invertido en dichos programas y proyectos. Ellos solo quitan y reasignan partidas o fondos.

El BM y el BID cuentan con profesionales que deben mantener un monitoreo de los Programas Operativos Anuales y Planes de Ejecución Presupuestaria, en conjunto con sus contrapartes de las instituciones y en el MEF, como líder del equipo interdisciplinario. Por esto, pregunto: ¿Dónde estaban estas personas entre el año 2009 y 2014? ¿Qué papel jugaron en la pasada administración? ¿Cómo se desvió tanto dinero del Estado?

En razón de tal desembolso de millones, en Panamá no debería haber pobreza, como tampoco mala educación y servicios de salud de tercer mundo.

¿Qué hicieron los funcionarios que se desempeñaban como analistas de inversiones en cada una de esas instituciones del Estado? ¿Por qué no se aplicaron las normas de la Contraloría, antes de pagar dichas obras? ¿Siguieron los parámetros iniciales que recomiendan evaluar el costo de cada material que se utiliza, de cada persona que participa y cada empresa que ejecuta? ¿Qué papel desempeñaron los bancos panameños que financiaron esas obras? ¿Los dueños y ejecutivos de bancos no sintieron temor por recibir dinero, posiblemente, mal habido, cuando saben que en Panamá hay legislaciones y leyes claras en materia de lavado de dinero? Creo que es por esta razón que la OCDE y otras organizaciones de medición de paraísos fiscales nos tienen en sus listas.

En Panamá son culpables no solo esos que vemos en la televisión señalados como los que ejecutaron los actos de corrupción, también lo son aquellos funcionarios que lo permitieron, los bancos internacionales que no controlaron las inversiones públicas que financian, la Contraloría General de la Nación –con todos sus inspectores– y, por último y no menos importante, los bancos panameños que han demostrado el poco temor de las leyes ante este flagelo.

Por todo esto, considero que los partidos políticos, la sociedad civil y las organizaciones son indispensables en la reestructuración del Panamá que todos nos merecemos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código