CINISMO Y DESFACHATEZ

¿Volverán las oscuras golondrinas?: Marcos Mora Rangel

El título de este artículo guarda relación con la poesía de Gustavo Adolfo Bécquer para simbolizar lo que aparentemente aspira a repetir en elecciones venideras el expresidente Ricardo Martinelli Berrocal. Si como ha dicho el Toro Pérez Balladares de que “el que no aspira expira”, hasta allí le cabe derecho, pero por lo demás es una muestra inusitada de cinismo y desfachatez que no tiene parangón en nuestra historia.

Como el exadministrador de la cosa pública ocupa el desacreditado honor de haber conducido un gobierno signado por asaltar con descaro el tesoro estatal, que se le confió para que lo manejara como lo haría “un buen padre de familia”.

Después de finalizada su “administración”, ahora en un ambiente mucho más tranquilo y sin sobresaltos, cada día despertemos con la revelación de nuevos casos de corrupción del gobierno pasado, y cada vez peor que los anteriores. Aquí se experimentó de todo y los ladrones, contrario al cuento de Alí Babá, superarán con creces los 40.

No hubo reparos a la hora de planear que terrenos públicos, como el de Paitilla, Juan Hombrón, en islas y sitios playeros, quedasen en manos de empresarios cercanos al círculo cero (aunque alguno se frustró). Se hicieron macro inversiones, más bien con el interés de obtener grandes coimas y comisiones, que el de atender las reales necesidades de la población.

Se adquirieron bombas lacrimógenas al triple de su valor y en cantidad suficiente como para una confrontación mundial, sin prever que, al igual que los medicamentos y alimentos, tenían fecha cierta de expiración.

Aún se trata de concluir proyectos como la ampliación de la avenida Domingo Díaz, que tiene el disparatado honor de ser la carretera cuyo costo es de más de 20 millones de dólares por kilómetro.

Se jugó con el bienestar de los niños –lo más preciado que tiene la sociedad– al exponerlos a intoxicaciones, alergias y a otras enfermedades provocadas por alimentos contaminados y con rastros de vidrio, con tal de propiciar negocios inhumanos y ganar dinero.

Se han desaparecido equipos valiosos y los supuestos responsables dicen desconocer su uso y su ubicación. Sin embargo, hay un contrato firmado por más de 14 millones de dólares que avala su compra.

Se adquirieron equipos de juguete para, supuestamente, complementar los programas de capacitación dirigidos a emprendedores. Causa risa y tristeza, a la vez, saber que un ser humano pueda ser tan pero tan infeliz como para hacerse rico de esta manera.

Aparte del equipo existente, se destinaron más de 25 millones de dólares para “alquilar” camiones recolectores de basura en la ciudad de Panamá, que hoy puede ostentar el título de la urbe más cochina de América.

El haber conformado una archicofradía para los delitos, similar a la Camorra napolitana, es un crimen de lesa humanidad cuando hay tantas necesidades insatisfechas en este país, con riqueza suficiente como para que el más humilde de los conciudadanos se pueda acostar y levantar con un buen plato de comida y vivir de forma decorosa.

Ahora esos mafiosos del sector público, empresarial y bancario se niegan a declarar o se reportan enfermos para no asistir a los compromisos judiciales. Algunos, reconocidos por su pasado humilde, se atreven a señalar que justificarán los depósitos millonarios que se les incautaron, como si en el patio de su casa hubiesen encontrado un pozo de petróleo o se hubiesen ganado la lotto de Nueva York.

El expresidente, a quien critiqué durante toda su “administración”–algo de lo que no me arrepiento– ahora quiere hacer ver que él no sabía nada de lo ocurrido. Se le olvida que hoy día se enjuicia al capitán del barco Costa Concordia, quien para salvarse abandonó la nave, luego de que esta encallara, dejándola sin dirección y sin que le importara la suerte de los tripulantes y pasajeros.

Les pido al presidente, Juan Carlos Varela, y a su equipo que hagan el máximo esfuerzo para recuperar los dineros timados, y que presenten ante la justicia a todos los que entraron al Gobierno con el propósito expreso de robar con la colaboración de los empresarios y banqueros corruptores.

A pesar de que el pueblo panameño ha dado muestras ambivalentes de su juicio electoral, espero y confío en que al final coincidirá, como el poeta, en que esas oscuras golondrinas jamás volverán.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

13 Ago 2017

Primer premio

0 2 7 4

DDDC

Serie: 24 Folio: 6

2o premio

4193

3er premio

9820

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código