FACILITAR EL CAMINO

El valor de una cumbre: Geraldine Emiliani

Si de valores hablamos, la VII Cumbre de las Américas se comprometió por la dignidad del ser humano, por la paz, la unidad e inclusión y por la necesidad de unir esfuerzos contra el terrorismo, el crimen organizado y otras amenazas a la seguridad de los ciudadanos, a través del fortalecimiento y cooperación entre los países y la adopción de medidas para prevenir la violencia y la delincuencia.

Cuando quedan resentimientos de un pasado nada placentero, vivir anclados en ese pasado es sinónimo de decadencia. En este sentido, Raúl Castro dio cátedra, se mostró abierto al cambio y, con una actitud armónica dispensó a Barack Obama de la responsabilidad de la política desarrollada por presidentes que le precedieron. Lo consideró honesto y se disculpó por haberle ofendido alguna vez, debido a su emotividad en defensa de la revolución. También consideró positivo que el Presidente reconociera que Venezuela no es un peligro para Estados Unidos y le pidió derogar prontamente el decreto que la señala como una amenaza. El decreto no debe ser un impedimento para avanzar y ayudarse mutuamente. Lo lógico es que se derogue.

Muchos de los gobernantes hicieron catarsis en sus intervenciones, buen método para desbloquear emociones reprimidas. No quisiera pensar que el presidente Nicolás Maduro en su visita a El Chorrillo se aprovechó de nuestras víctimas de la invasión para dispararse un discurso con delirio de persecución y cargado de susceptibilidades. Venezuela también tiene sus víctimas y rivalidades profundas entre hermanos. Esperemos que la carta de Trinidad Ayola entregada por Maduro al presidente Obama donde se le solicita que pida perdón por los miles de desaparecidos y muertos que dejó la siniestra intervención militar de 1989, cumpla su cometido.

Obama quiere olvidar el pasado cuando dijo que su país no será prisionero del pasado con Cuba ni con la región y que están abiertos al cambio. Sepa el presidente Obama que el pasado histórico es parte de la naturaleza del ser humano. Deja heridas difíciles de sanar. Es por ello, que siempre debemos actuar con rectitud de conciencia haciendo el bien y no creernos omnipotentes. La historia hay que recordarla y sacar lo positivo de ella y no cometer los mismos errores. Habrá que dejar el rencor a un lado, es un complejo que no deja avanzar. Dejó claro que los agravios e injusticias pasadas y el utilizar a su país como excusa debido a los escándalos políticos de esas naciones no es lo que va a resolver los problemas, ni hará que sean más productivos y competitivos. Al referirse a los derechos humanos destacó que toda persona tiene el derecho a hablar, a tener un credo, a organizarse y a reunirse donde quieran, siempre que no haya violencia.

El papa Francisco en su carta se refirió al tema de la cumbre cuando manifestó que la inequidad, la injusta distribución de las riquezas y de los recursos es fuente de conflictos y de violencia entre los pueblos, porque supone que el progreso de unos se construye sobre el necesario sacrificio de otros y que para poder vivir dignamente hay que luchar por la integridad de las personas. Buen llamado a los que se creen con poder sobre otros.

Las palabras del presidente Juan Carlos Varela fueron alentadoras. A su discurso le dio un enfoque humano al proponerle a los 33 jefes de Estado y de Gobierno dejar a un lado sus diferencias históricas en la búsqueda de acercamientos por mejores días de paz y de prosperidad con equidad, unir voluntades y esfuerzos contra la desigualdad, pobreza y el crimen organizado. Recordó las costosas luchas sociales en medio de las diferencias ideológicas y medición de fuerzas entre grandes potencias. Entre otras cosas también habló de Colombia como país modelo para la solución de conflictos armados. Abogó por la educación integral y mejores oportunidades para las futuras generaciones.

Los hombres de buena voluntad facilitan el camino hacia la prosperidad. Lo que se quiere son cambios profundos y pacíficos. Esa paz, unidad e igualdad no se obtiene si los líderes de los pueblos de la región no son capaces de humanizarse a sí mismos. Puede haber estrechones de manos, abrazos, sonrisas, diálogos, pero para quien se cree dueño de un pueblo, dictando pautas y normas a su antojo, la cumbre será un fracaso. Es por ello que hay que seguirla trabajando sin perder las esperanzas por un mundo mejor en todos los aspectos. Gracias presidente Varela por este gran esfuerzo y por su buena intención de unir a los países de la región.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

INTERNET Y EL SER HUMANO El olvido y la memoria, frente a frente

Michel Gondry, el genial director de cine francés, expone en su película Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004) la posibilidad de usar la ciencia para borrar la memoria. Para olvidar. ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código