crónica. relato de un club grande en su paso por el ‘exilio’.

Los ‘Diablos Rojos’ regresan del infierno

El tercer equipo de fútbol más ganador de Colombia pasó una temporada en la segunda división. El domingo logró clasificarse a la categoría principal del rentado cafetero. Lágrimas y sonrisas de un grande del balompié sudamericano.

30 años de aquellas derrotas

Temas:

El equipo ora en un círculo dispuesto por sus jugadores en la grama del estadio Pascual Guerrero. Acaba de ganarle al Quindío, otro aspirante a volver a la liga mayor. El equipo ora en un círculo dispuesto por sus jugadores en la grama del estadio Pascual Guerrero. Acaba de ganarle al Quindío, otro aspirante a volver a la liga mayor.
El equipo ora en un círculo dispuesto por sus jugadores en la grama del estadio Pascual Guerrero. Acaba de ganarle al Quindío, otro aspirante a volver a la liga mayor.

El América de Cali puede conquistar el único título ajeno a los otros grandes equipos del fútbol profesional de Colombia. El club las tiene todas consigo para coronar el torneo de la Primera B. Descendió en 2011 a la segunda división, pero llega a la final de 2016 después de adquirir su puesto en el segmento cabalgado por Atlético Nacional, Santa Fe, Millonarios, Junior y Deportivo Cali. Este último vecino de patio del América.

El equipo se impuso en los cuadrangulares de la Primera B y enfrentará, en dos semanas, al club capitalino Tigres. Pareciera una ironía, o quizás un chiste de mal gusto, decir que el club podrá quedarse con un título ajeno a las vitrinas de los más grandes equipos de Colombia. La acusación se cae del mostrador si se considera el sacrificio de una escuadra de provincia capaz de superar la lista Clinton, casi a punto de desaparecer y que derrochó varias veces la posibilidad de ascender a la Primera A.

El América ingresó a la lista Clinton en 1996 y salió de ella en 2013. Cerca de 17 años de restricción comercial, obtención de patrocinios y apertura de cuentas bancarias. La laguna financiera se disimulaba con títulos locales. Las cosas se pusieron feas con la falta de apoyo de las empresas de Colombia y de las multinacionales afines al fútbol.

Hace unos años el equipo decidió reestructurarse y se configuró a través de 211 accionistas, en vez de los 2 mil 500 aportantes de hace una década. Pasó de llamarse Corporación Deportiva América a etiquetarse como Sociedad Anónima América, S.A., denominación aprobada en marzo de 2012 por las autoridades.

Un año más tarde salió de la lista Clinton, paliativo noticioso para un equipo inmerso en el incierto campeonato de la B. Perdía ocasiones de ascender a la primera división y entre los cientos de miles de aficionados cundía el pánico por el posible regreso de la “Maldición del Garabato”.

EL EMBRUJO 

Fue un club “maldito” durante 30 años. El torneo profesional colombiano se disputa desde 1948 y solían ganarlo Millonarios, Santa Fe, Deportivo Cali y a veces Independiente Medellín. Al otro equipo vallecaucano se lo excluía de la lista por la simple razón, decía el rumor popular, de estar sometido al embrujo consagrado por uno de sus fundadores, apodado El Garabato. Una vez expulsado de la institución, maldijo el devenir del onceno de uniforme escarlata.

Pasaron los años. Fue necesaria una liturgia para expulsar los demonios, en una misa organizada por la junta directiva del equipo a principios de 1979 en el estadio Pascual Guerrero, donde el América juega de local.

La ceremonia rindió sus frutos, y en aquel año obtuvo su primer título. Sobrevinieron otros más y así llegó a sumar 13 y a ubicarse en la tercera posición de los clubes colombianos con más estrellas después de Nacional y Millonarios. Pero estos dos carecen de un trofeo, el que sí podrá ostentar el América. Hablamos de ganar la Segunda División del Fútbol Profesional Colombiano.

Campo Elías Estrada, periodista de La Prensa e hincha furibundo del Deportivo Cali, tuiteó la parábola del equipo escarlata, cuyo escudo ostenta un lucifer y su tridente. Escribió: “Los diablos regresan del infierno”.

Y el cronista Jorge Iván Mora, asentado en Panamá y fanático del Cali, comenta: “Es el milagro de la súplica, concedido a la afición más grande y leal de nuestra Colombia de pasiones. Los Diablos Rojos purgaron una larga pena que su afición vivió desde los purgatorios terrenales”. Una afición acostumbrada a la gloria y que en cinco años aprendió el valor de la humildad.

30 años de aquellas derrotas

El América de Cali tiene el triste recuerdo de haber perdido cuatro finales de Copa Libertadores, tres de ellas de forma consecutiva.

Entre 1985 y 1987 fue derrotado por Argentinos Juniors y River Plate, de Argentina, y por el uruguayo Peñarol.

En 1996 volvió a enfrentarse a River Plate y cayó de nuevo. Ningún equipo de América, y es posible que tampoco en aquellos de la Copa de Campeones de Europa, ostenta un antirécord semejante.

Entre los clubes grandes de Colombia había preocupación por la ausencia del América. Son partidos apreciados por la fanaticada de un equipo con seguidores a lo largo y ancho del país. Su estela triunfal de la década de 1980 le imantó adeptos de todas las generaciones.

Según la Conmebol, el club tiene 6 millones 400 mil seguidores. Y también de acuerdo a la entidad, el Nacional suma 11 millones 100 mil. Millonarios, 9 millones 100 mil.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Tu suscripción viene con regalo este fin de año.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

07 Dic 2016

Primer premio

6 7 8 5

DCBB

Serie: 3 Folio: 1

2o premio

1903

3er premio

7954

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código