religión. TRADICIÓN CATÓLICA.

Jubileo con aires de cambio

El Papa ha dicho que los crueles asesinatos de inocentes constituyen un sacrilegio de la humanidad que ofenden el nombre y la vida de Dios.

Temas:

El papa Francisco convocó al Jubileo Extraordinario de la Misericordia que empezará este 8 de diciembre y se extenderá hasta el 20 de noviembre de 2016. El papa Francisco convocó al Jubileo Extraordinario de la Misericordia que empezará este 8 de diciembre y se extenderá hasta el 20 de noviembre de 2016.
El papa Francisco convocó al Jubileo Extraordinario de la Misericordia que empezará este 8 de diciembre y se extenderá hasta el 20 de noviembre de 2016. Archivo

“La credibilidad de la Iglesia pasa a través del camino del amor misericordioso y compasivo. Tal vez por mucho tiempo nos hemos olvidado de andar por la vía de la misericordia”. Lo podía decir más alto, pero no más claro. Con estas elocuentes palabras el Papa decidió convocar un Jubileo Extraordinario de la Misericordia, que comenzará el próximo 8 de diciembre -cuando además se cumplirán mil días desde que llegó al trono de Pedro- y concluirá el 20 de noviembre de 2016.

El Año Santo es la ocasión que se les da a los fieles católicos para que puedan pedir la remisión de los pecados y la penitencia. Los expertos afirman que Francisco va más allá y quiere hacer de este evento católico un instrumento para revertir los daños de una Iglesia denostada por los escándalos que constata a diario la pérdida de credibilidad.

Por ello, el pontífice argentino alienta en la bula papal, publicada en abril, a “curar las heridas” de lo que llamó‘periferias existenciales’ y pidió la conversión de los cómplices de la corrupción que definió como una “llaga putrefacta de la sociedad” y “un grave pecado”.

Perdón del aborto

Francisco instaura a partir del 8 de diciembre una especie de gran amnistía en la que serán perdonados los pecados más graves, hasta el aborto. De hecho, uno de los puntos más novedosos del Año Jubilar es la facultad conferida por el pontífice a todos los sacerdotes de absolver “el pecado de aborto”. Para la Iglesia católica el aborto es un pecado grave y que comporta excomunión y solo puede ser absuelto bajo las órdenes de un obispo o del Papa.

El portavoz de la Oficina de prensa del Vaticano, padre Federico Lombardi, salió a calmar las aguas del bando católico conservador que quedó escandalizado ante esta novedad y refirió que la gran amnistía proclamada por Francisco está limitada en el tiempo y no comporta “una atenuación de la gravedad del pecado (del aborto)”.

El Papa es claro y directo: “No juzgar y no condenar significa saber percibir lo que hay de bueno en cada persona y no permitir que deba sufrir por nuestro juicio parcial y por nuestra presunción de saberlo todo”.

Además, para facilitar la ‘indulgencia plenaria’ al mayor número de personas posible, el Papa ha roto los esquemas tradicionales del protocolo vaticano y ha extendido el escenario de esta celebración ‘santa’ a todas las iglesias particulares. Todo aquel que cruce la puerta de los muchos templos que hay en cualquiera de las diócesis del mundo ganará la remisión de todos sus pecados.

Indulgencia a los presos

De manera que grupos que hasta ahora estaban imposibilitados por enfermedad o por vejez de participar en los jubileos, podrán ahora recibir el perdón de los pecados también virtualmente “a través de los medios de comunicación”.

El pontífice argentino también ha pensado en el colectivo de los presos y ellos podrán ganar el Jubileo cruzando el umbral de sus propias celdas. Este gesto es algo totalmente inédito en la historia de la Iglesia católica. El Papa quiere una Iglesia en salida, que sea como un ‘hospital de campaña’, que tenga las puertas y ventanas abiertas para acoger no solo a los más necesitados, sino también a los más pecadores de la sociedad.

Para contentar a todos, el Papa ha querido guiñar un ojo a uno de los sectores más tradicionalistas de la Iglesia. Se trata de los lefebvrianos, que no reconocen las novedades introducidas en la Iglesia católica por el Concilio Vaticano II, y su fundador, el arzobispo francés Marcel Lefebvre, provocó en 1988 un cisma en la Iglesia católica. Así, aunque no están todavía en plena comunión con Roma, Bergoglio dispuso que quienes se confiesen con sacerdotes de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X (FSSPX-lefebvristas) “recibirán válida y lícitamente la absolución de sus pecados” y explicó que este año jubilar de la Misericordia “no excluye a nadie”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código