SOCIEDAD. PROTESTA POLÍTICA EN TIEMPOS DE FARSA

Lava Jato, Trump y un rayo encienden el Carnaval 2017

La fiesta del rey Momo también es un espacio para la crítica social y política para un pueblo frustrado por los escándalos de corrupción.

Temas:

Parodia alemana sobre Donald Trump, presidente de EU; Marine Le Pen, candidata a la presidencia de Francia; Geert Wilders, diputado de los Países Bajos; y Adolfo Hitler. Parodia alemana sobre Donald Trump, presidente de EU; Marine Le Pen, candidata a la presidencia de Francia; Geert Wilders, diputado de los Países Bajos; y Adolfo Hitler.

Parodia alemana sobre Donald Trump, presidente de EU; Marine Le Pen, candidata a la presidencia de Francia; Geert Wilders, diputado de los Países Bajos; y Adolfo Hitler. Foto por: Eraldo Peres

El ‘brexit’ en el Carnaval alemán. El ‘brexit’ en el Carnaval alemán.

El ‘brexit’ en el Carnaval alemán. Foto por: Patrik Stollarz

El Descabezado, Odebrecht en Barranquilla. Tomada de internet El Descabezado, Odebrecht en Barranquilla. Tomada de internet

El Descabezado, Odebrecht en Barranquilla. Tomada de internet

El suéter para recordar a Fonseca Mora. Tomada de internet El suéter para recordar a Fonseca Mora. Tomada de internet

El suéter para recordar a Fonseca Mora. Tomada de internet

La insolencia y rebeldía del Carnaval encuentra este año en los grandes casos de corrupción el combustible para encender la llama satírica, esa que el pueblo atiza en días de fiesta como estos.

Sucede en Río de Janeiro, Brasil; Barranquilla, Colombia; y hasta en Panamá, tierras carnavaleras por excelencia, donde el fantasma de la trama Lava Jato y el caso Odebrecht se mimetizan entre el baile y el licor.

En Brasil, la alegría callejera por el inicio de la fiesta del rey Momo tuvo como protagonista a Michel Temer, el hombre que manda en tierras cariocas. “Fora Temer”, se leía en pancartas, en suéteres o en el pecho de un bailador de samba el viernes pasado al comienzo de la rumba.

La creatividad de músicos y activistas de Río de Janeiro se concentró en la crítica social y política que genera el descontento. Ya pasó en 2016, cuando las calles se inundaron de máscaras de Dilma Rousseff, la mandataria que fue destituida con un juicio político y en medio del coletazo de Lava Jato, operación que dejó al descubierto una sofisticada red de sobornos con ingredientes de alto calibre: lavado de dinero, tráfico de influencias y corrupción.

En la tierra del Carnaval, Lava Jato tiene a decenas de políticos y millonarios tras las rejas. Por eso, los comerciantes de Copacabana, el insigne barrio de Río de Janeiro, venden disfraces de presidiario y máscaras de Eike Batista, quien llegó a ser uno de los hombres más ricos del mundo, pero que recientemente fue encarcelado por su implicación.

LA PARODIA ODEBRECHT

Precisamente, una de las ramificaciones del Lava Jato, el caso Odebrecht, investigación que revuelve a la clase política de por lo menos 12 países, es motivo de diatribas en el Carnaval de Barranquilla. Óscar Montes, periodista y analista del muy barranquillero periódico El Heraldo, le puso rostro político a los tradicionales disfraces de las comparsas de su tierra. El Descabezado, un hombre gigante de apariencia moribunda que en una mano carga su cabeza y en la otra un machete ensangrentado, es Odebrecht, que a juicio de Montes es el “gran protagonista” de la fiesta.

“Odebrecht, no solo se quedó sin cabeza, sino que quiere descabezar a todo el mundo, desde el presidente Juan Manuel Santos hasta el excandidato presidencial Óscar Iván Zuluaga, pasando por viceministros, intermediarios y congresistas (...) El Descabezado tiene el machete bien afilado y todo aquel que le dé papaya se lo lleva por delante (...), escribió Montes en el artículo Los disfraces de Carnaval.

LA CANCIÓN DEL CONSEJERO

La comparsa de Odebrecht también desfila en el Carnaval de Panamá, con un exministro consejero que escribió un coro fulminante, explosivo, y con cierto tinte fatalista: “Que me parta un rayo”. Lo dijo un desesperado Ramón Fonseca Mora el día en que fue indagado por una fiscalía, luego de que esa entidad judicial hallara supuestos nexos entre el abogado y Lava Jato.

Las palabras de Fonseca Mora, amigo y copartidario del presidente Juan Carlos Varela, se leen en la indumentaria carnavalera que lucieron decenas de fiesteros por estos días. Todo para recordar ese jueves 9 de febrero, cuando frente al edificio Avesa un Fonseca Mora, preso de la ira, aseguró que Varela había recibido una donación de Odebrecht, y que el mandatario, con la complicidad de su hermano José Luis Varela y del diputado Adolfo Valderrama, había puesto a José Ayú Prado como presidente de la Corte Suprema de Justicia porque se dejaba mandar. Y para que el país que lo veía en directo por televisión no dudara de lo que decía, apeló a un desenlace fatal: “Que me parta un rayo”.

TRUMP

Donald Trump, el controvertido presidente de Estados Unidos, es el centro de atención en los carnavales de Colonia, Alemania. Es el más parodiado. Trump desbancó a la canciller alemana Ángela Merkel, quien durante años había sido motivo de mofa en estas fiestas.

De acuerdo con el politólogo Carlos Guevara Mann, el Carnaval es un “vehículo idóneo” para la expresión de la protesta no violenta. “Además de construir un ambiente relajado por antonomasia, es muy poco probable que haya represalias contra quien las emita”, argumenta.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 May 2017

Primer premio

8 3 9 4

AACB

Serie: 3 Folio: 11

2o premio

5974

3er premio

7634

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código