polémica por desfiles

Ministros mantienen disputa

Lucy Molinar criticó que Mulino hubiese hablado el miércoles en un canal de televisión ´como si nada hubiese pasado´, porque, a su juicio, sí sucedió.

Como “irresponsable” calificó ayer la ministra de Educación, Lucy Molinar, la orden dada por su homólogo de Seguridad, José Raúl Mulino, para que la fuerza pública se adelantara a la formación en el desfile del 4 de noviembre en calle 50.

En declaraciones a este diario, Molinar recordó que ese día se había dado la instrucción de que la fuerza pública fuera de última, pero Mulino dijo a los policías: “Métanse donde quieran”, lo que, según su opinión, fue irresponsable.

Precisó que la disposición para que la fuerza pública marchara después de las 37 delegaciones estudiantiles se dio luego del retraso de tres horas registrado el día anterior en el Casco Antiguo.

“Se le había informado que (la fuerza pública) debía ir atrás. Además, se le dijo que no era prudente el despliegue de la delegación”, pero “no hizo caso a lo uno ni a lo otro”, dijo.

La ministra de Educación también declaró ayer a Telemetro sobre el tema e insistió en calificar lo sucedido como una “falta de respeto”.

“A mí me importa con mis estudiantes y me importa el respeto que se merecen ellos. Si él conmigo quiere pasar por encima, bueno él y yo nos enfrentamos de igual a igual; yo sabré cómo contestarle, y sé cómo contestarle. Pero minimizar un acto irresponsable de su parte, como si aquí no pasara nada, me parece que lo retrata”, señaló.

Además, dijo no entender cómo Mulino se atrevió a ir a un medio de comunicación (RPC Canal 4) a hablar del tema como si nada hubiese sucedido.

Al preguntársele si llevaría el tema al Gabinete, destacó: “ya cada uno dijo lo que tenía que decir”.

Con respecto al anunciado aumento de salario a los comisionados y subcomisionados de Policía, Molinar expresó que “no le parece que se dé ese aumento”.

Reacción de Mulino

Este diario pidió a las 10:30 a.m. de ayer una entrevista a Mulino para que diera su versión sobre la disputa con Molinar y otros temas, como el aumento a los comisionados y la militarización de la fuerza pública, pero respondió, a través de su relacionista, Alfredo Franceschi, que no hablaría.

El equipo de este diario permaneció en el Ministerio de Seguridad desde esa hora hasta las 4:20 p.m. y, aunque se topó con el ministro cerca de las 2:40 p.m., cuando regresaba de almorzar, evitó responder.

Funcionarios de la seguridad del ministerio se acercaron a los periodistas, que esperaban en la puerta principal de la institución y, al notar que uno llevaba cámara fotográfica, le pidieron su identificación y enviaron sus generales a través de la radio interna.

Luego, les dijeron a ambos que debían ir al departamento de prensa, pero al llegar, los encargados les comunicaron que no los habían llamado. Mulino se fue a las 4:10 p.m. sin declarar.

La noche del miércoles, empero, declaró en el programa Debate Abierto y al preguntársele sobre la polémica con Molinar dijo que no debatiría con ella.

Afirmó que cuando llegó a la tarima de la PN, en calle 50, “ya todo estaba hecho” y que le mandaron a dos muchachos para pedirle que sacara a los policías, pero les dijo que no podía porque ya estaban desfilando.

Insistió en que hubo un enredo con el programa de los desfiles. “A mí me merece Lucy el mayor de los respetos como colega y como miembro de un equipo de gobierno, por favor”, dijo.

Uno de los periodistas del programa le preguntó sobre lo dicho por diferentes voces de la sociedad civil en cuanto a que su actitud con la ministra era un irrespeto, y respondió: “yo respeto a todo el que a mí me respeta”.

Se le interrogó si Molinar lo había irrespetado y se limitó a contestar: “ustedes saben lo que ha pasado”.

En cuanto al tema del aumento a los comisionados, afirmó que se aplicará por méritos, según las responsabilidades de cada oficial y no de forma inmediata. Sin embargo, no dio detalles de a partir de cuándo.

Aseguró que el ajuste salarial no responde a un capricho suyo y, más bien, está fundamentado en la Ley 18 de 2007 que rige la Policía Nacional y estipula, al menos, 13 beneficios para los uniformados

Además, por la Ley 74 de 2011 que, aunque regula la remuneración de los funcionarios, da potestad al Ejecutivo para variar esas categorías previstas.

“Aquí se está tratando de dotar a las personas que manejan nuestra fuerza pública de un salario que les permita vivir con tranquilidad”, afirmó.

Citó el ejemplo de laPolicía de Colombia, cuyos funcionarios no solo tienen buenas remuneraciones, sino otras prerrogativas como vivienda, universidad para sus hijos, entre otras.

Sobre ese tema, se refirió a lo expresado recientemente en Panamá por el exdirector de esa entidad en Colombia Rosso José Serrano, en cuanto a que a los policías no solo debe dárseles buenos salarios, sino otros beneficios, ya que son los que exponen su vida a diario y son vulnerables a la corrupción por el narcotráfico.

También se le preguntó sobre el problema que podría ocasionar el que los comisionados ganen igual que los ministros, que son superiores, y respondió que no debería haberlo, porque, a su juicio, no es el salario el que define la superioridad.

Además restó importancia a eventuales fricciones a lo interno de la fuerza pública por la diferencia salarial entre superiores y subalternos.

Para Mulino, el incremento será un incentivo que permitirá a los que están abajo ver que si se esfuerzan llegarán a ese escalafón. “La Policía Nacional no está politizada ni es un factor de riesgo para nuestra democracia”, aseguró.

Otro criterio

Pero para la Asociación de Profesores de la Universidad de Panamá (Apudep), el aumento sí es factor de descontento.

En un comunicado, los profesores indicaron que “la equiparación salarial no debe ser exclusiva para la alta oficialidad de los cuerpos castrenses del país, sino para los profesionales que aportan al desarrollo del país”.

Apudep consideró que las profesiones universitarias también deben recibir un aumento, ya que se les exige excelencia académica, títulos, ejecutorias, investigaciones, entre otras.

(Yaritza Gricel Mojica, Rubén Polanco, Rafael Luna ).

´Las diferencias se arreglan en casa´

El presidente, Ricardo Martinelli, recordó ayer a los ministros de Seguridad, José Raúl Mulino, y de Educación, Lucy Molinar, que “las diferencias se arreglan en casa y no en los medios de comunicación social”. Los señalamientos del mandatario surgieron luego de las críticas que se hicieron mutuamente los dos ministros en medios televisivos, tras los sucesos ocurridos con la participación de los estamentos de seguridad en los desfiles patrios del 4 de noviembre. “Miren, los problemas se arreglan en casa; no en los medios, eso no se ve bien”, aseguró Martinelli, quien inauguró ayer en el sector oeste la carretera La Chorrera-Río Congo-Santa Cruz-El Jobo. Además, el gobernante volvió a criticar a aquellos que lo adversan por la poca atención a las poblaciones más apartadas del país.

De acuerdo con el jefe del Ejecutivo, los que dicen que el gobierno va mal son aquellos que no quieren pagar impuestos para que las poblaciones humildes no tengan carreteras, escuelas, hospitales, la beca universal ni el programa “100 a los 70”.

“Habían pasado 40 años de gobiernos en este país, pero pasaron para ellos, porque se olvidaron de todos ustedes”. “No puedo creer que han pasado 103 años y esta ha sido la primera carretera asfaltada del corregimiento de El Arado, esto no tiene nombre”, señaló. En un discurso, que tuvo matiz político, según dijeron algunos asistentes, el mandatario agregó que se le dará agua potable a las 14 mil personas del corregimiento y pidió a los diputados oficialistas que le pongan turbo al tema de la creación de la nueva provincia o de lo contrario la iniciativa la tomará el Ejecutivo.

Por otro lado, el diputado Aristides De Icaza cayó al piso en medio de un forcejeo con los miembros del Servicio de Protección Institucional, cuando Martinelli abandonaba el lugar.

Irene Hernández G.

Polémica entre Mulino y Eisenmann

El ministro de Seguridad, José Raúl Mulino, también se refirió en Debate Abierto al empresario Roberto Eisenmann, a quien calificó como uno de los civilistas que se exiliaron y salieron huyendo del país por la dictadura militar.

“En vez de estar insultando en los términos que habla y escribe, debe explicarle al país por qué no paga impuestos y es un evasor fiscal, y en algún momento el país sabrá quién es este farsante del civilismo y de la sociedad civil, a la que manipula y controla porque tiene un periódico”, expresó.

Ante la pregunta de los periodistas de que si estaba amenazando al empresario, Mulino dijo: “el único que amenaza y ofende con sus palabras es él. Él tiene que tener respeto por la gente que muere por este país, por las madres, esposas e hijos que han perdido oficiales y agentes de la Policía Nacional aportando vidas por el ejercicio de proteger y servir a todos [...] es una forma despectiva sus declaraciones y si quiere puede atacarme directamente a mí, y que me ataque a mí me da lo mismo, porque él no merece ni siquiera mi respuesta”.

El ministro hizo referencia a un hecho de 1990, cuando, según él, Eisenmann ofendió a Ricardo Arias Calderón.

“Este señor me ha atacado y me ha ofendido a mí, y ahora tiene que aguantar, porque él está muy acostumbrado a faltarle el respeto a las personas y decirle ladrón a quien le da la gana y a ofender indiscriminadamente, porque tiene el respaldo de un medio. La verdad es que este tipo me da exactamente lo mismo, no le tengo temor ni me quita el sueño”, agregó.

En respuesta a estos señalamientos, Eisenmann escribió ayer en su cuenta de Twitter [@RobertoEisen] lo siguiente: “Estoy de viaje. El gorila disfrazado de civilista debe dedicarse a resolver los problemas causados al capo en el Gabinete. ¿Irrevocable otra vez?”.

El pasado miércoles, Eisenmann declaró en Telemetro que en el país se vive una “militarización total”, sobre la cual había advertido en 2009, cuando al final del gobierno de Martín Torrijos se aprobaron las leyes que dieron vida a los servicios de fronteras y aeronaval.

De acuerdo con el empresario, la creación de esos entes viola la Constitución, que prohíbe los ejércitos y obliga a que el país esté desmilitarizado y sea neutral.

También recordó que aquel año pidió públicamente a Mulino que “no se pusiera el casco” de militar, “pero se lo puso y de mala manera”.

“Pareciera ser que su lucha contra la dictadura era porque el dictador no era él. [Mulino] ha adoptado todos los malos hábitos de los militares [y] es un gorila más”, señaló.

A su juicio, lo ocurrido con la fuerza pública en el desfile del 4 denoviembre, en calle 50, ejemplifica lo que ocurre en el país. “Ya tienen el poder para no seguir ninguna regla y lo están demostrando. Los desfiles del Senafront, no solo ahora, han sido para mostrar su poderío militar y asustar a la población, pero eso no ha servido. Los han sacado tres veces, mataron gente, dejaron gente ciega, pero eso no resolvió las crisis. Su salida lo que hace es enardecer más a la gente”, acotó.

Eisenmann advirtió que lo que hay detrás de toda esta situación es una “total falta de credibilidad en el Presidente. Todo el mundo asume que él hará una cosa institucional grave antes de que termine su período, para tratar de quedarse, y todas estas señales dan más preocupación todavía, porque al hombre no se le puede creer nada de lo que dice y es muy peligroso en un país cuando a un Presidente no se le puede creer nada”.

Rafael Luna Noguera

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Ediciones anteriores

Loteria nacional

17 Dic 2014

Primer premio

9 7 5 3

AACC

Serie: 7 Folio: 4

2o premio

9089

3er premio

0829