PROTECCIÓN INFANTIL

Proyecto busca proteger la vida de los recién nacidos

Mediante una iniciativa legislativa impulsada por la diputada independiente Ana Matilde Gómez se ha planteado la despenalización para las mujeres que abandonen por primera vez un hijo.

Temas:

La madre solo puede ser penalizada en circunstancias en las que se evidencia o se sospeche de que el infante entregado a un centro receptor de protección de menores, ha sido víctima de maltrato o abuso. La madre solo puede ser penalizada en circunstancias en las que se evidencia o se sospeche  de que el infante  entregado  a un centro receptor de protección de menores, ha sido víctima de maltrato o abuso.
La madre solo puede ser penalizada en circunstancias en las que se evidencia o se sospeche de que el infante entregado a un centro receptor de protección de menores, ha sido víctima de maltrato o abuso.

Hace dos semanas los medios locales reportaron un hecho que conmovió a muchas personas: el cuerpo de un niño recién nacido fue hallado debajo de un puente vehicular, en el corregimiento de la 24 de Diciembre.

Un transeúnte fue quien observó el cuerpo que flotaba en las aguas del río Cabuya e inmediatamente avisó a las autoridades de la Policía Nacional, quienes llegaron al lugar con funcionarios del Ministerio Público.

Los testigos del hecho afirmaron que al momento de encontrar el cuerpo, el recién nacido aún tenía parte del cordón umbilical. Este es uno de los últimos casos de abandono de niños en el país, una situación que genera indignación entre la población, llevando a buscar opciones para preservar el derecho a la vida del menor y que estas historias no se repitan.

Con ese fin, en la Asamblea Nacional se aprobó en tercer debate un proyecto de ley que permitirá a las madres entregar a su recién nacido a un centro receptor de protección de menores, sin ser objeto de las sanciones establecidas en el Código Penal.

LA PROPUESTA

Se trata del proyecto de ley 379 que regula la protección de los recién nacidos y adiciona un artículo al Código Penal, impulsado por la diputada independiente Ana Matilde Gómez.

El documento señala que la entrega voluntaria de un recién nacido por su madre a un centro receptor, por primera vez, no será objeto de investigación penal, salvo en aquellas circunstancias en las que se evidencia o se sospeche de que el menor entregado ha sido víctima de maltrato o abuso.

El proyecto aprobado define como centro receptor a aquellos hospitales públicos y privados, centros médicos públicos o privados y albergues de todo el país, dotados de personal idóneo a tiempo completo y debidamente certificados por la Secretaría Nacional de la Niñez, Adolescencia y Familia (Senniaf), quienes recibirían y custodiarían provisionalmente a un recién nacido.

La norma aprobada indica además que la madre que se ampare bajo esta norma solo podrá hacerlo una vez en el transcurso de su vida.

“Con el objetivo de evitar que la entrega de un recién nacido se vuelva una práctica o solución fácil y sin consecuencias, el proyecto solo permite que la mujer pueda acogerse a los beneficios de esta una sola vez en el transcurso de su vida. Esta tendrá la obligación de someterse a evaluaciones y seguimientos por trabajadores sociales y de salud mental, incluso a costo del Estado, como una respuesta de política pública”, explicó la diputada.

Para Gómez, lo que busca esta iniciativa es la protección de los infantes, y acabar con la práctica de tirar a los recién nacidos en cunetas o en letrinas.

NORMA ACTUAL

El proyecto modifica el Código Penal, añade un artículo nuevo 148-A, el cual indica que cuando una madre que por primera vez entregue a un recién nacido a un centro receptor, dentro de los primeros siete días de vida certificados por un pediatra idóneo o a falta de este por un médico idóneo, queda exenta de la responsabilidad penal.

El artículo 148 actual del Código Penal señala que la persona que abandona a un menor es penalizada con prisión de 2 a 4 años, y en su modalidad agravada la pena podría aumentar hasta 12 años de prisión. Independientemente de los motivos que llevaron a esta persona a recurrir al abandono, aunque hubiese ocurrido de forma cuidadosa, velando por la seguridad del menor como, por ejemplo, la madre que abandona a un recién nacido en un hospital o afuera de un convento o iglesia, debidamente envuelto, o hasta con cartas, mensajes o una causa justa pensando que le daría mejor vida, la pena sería igual.

“Este proyecto pretende salvaguardar la vida de los niños en riesgo de abandono o infanticidio desde su concepción, procurándole un refugio seguro y las condiciones mínimas para su cuidado, protección y recuperación; y a su vez disminuir la incidencia de abortos con sus terribles consecuencias para las mujeres en nuestro país”, sostuvo Gómez.

PROCEDIMIENTO

Una vez que se entregue a un recién nacido a un centro receptor, el encargado del centro deberá comunicarlo a la Senniaf para que esta verifique en el Registro Civil si el niño se encuentra inscrito. En caso contrario, estará en la obligación de declarar el hecho vital ante cualquier oficial del Registro Civil y tendrá que completar los datos relacionados con el hecho del nacimiento de acuerdo con la información recibida al momento del ingreso del niño a dicho centro con la información mínima requerida para que se produzca la inscripción del hecho, es decir, nombres, apellidos, sexo y fecha de nacimiento.

En cuanto al nombre y apellidos si estos se desconocen, el oficial del Registro Civil podrá asignarle un nombre y apellido de uso, de conformidad a lo dispuesto en la Ley del Registro Civil.

Una vez el recién nacido ha sido entregado y se encuentre en la custodia de la Dirección de Protección de la Senniaf, deberá ser ubicado en una familia acogente idónea en un período no mayor de 24 horas.

La autorización para la colocación del recién nacido será dictada por el juez de niñez y adolescencia en turno, en el término máximo de 48 horas.

El defensor de los derechos del niño, niña y adolescentes deberá emitir concepto en el término de 24 horas.

LAS CIFRAS

Sobre el tema, la directora de Senniaf, Yazmín Cárdenas, señaló que desde la institución que dirige se realizaron varios aportes a la iniciativa legislativa que fueron acogidos, dado que mucho de lo que se había propuesto para la atención de los menores en situaciones de abandono ya está contemplado en la Ley 46 del 17 de julio de 2013, referente al proceso de adopción.

“La novedad de la norma es la despenalización del primer abandono por parte de una mujer, pues el resto está contemplado en la Ley 46”, sostuvo.

Sin embargo, Cárdenas indicó que con esta nueva norma se asigna a la Senniaf una mayor responsabilidad respecto a estos casos para poder llevar a cabo los procesos de investigación y presentarlo al Juzgado de Niñez y Adolescencia, que velará por el bien primario del menor y tomará una decisión definitiva al respecto, que no necesariamente es que el menor sea dado en adopción.

Ante esta situación, la Senniaf necesitará un presupuesto mayor a los $6.9 millones que les fueron asignados este año, acotó.

Informes de la Senniaf indican que el año pasado se reportaron 16 casos de abandono de infantes en centros hospitalarios, y durante los primeros 3 meses de 2017 se han registrado 2 casos.

Por otro lado, los datos acumulativos entre 2007 y 2012 del Juzgado de Niñez y Adolescencia detallan que se reporta un total de 524 casos de abandono de menores, en 2014 se registraron 33 y en 2015 fueron 39, mientras que los datos del año 2013 se desconocen.

Las cifras evidencian que se reportan más casos de varones abandonados que de niñas, y que la edad más frecuente es entre los cero y cinco años.

En la Senniaf hay registrados 59 albergues que atienden a una población de 2 mil 12 menores en situaciones de vulnerabilidad, sin embargo, solo 5 de ellos están especializados en la atención de infantes y niños con situaciones especiales.

LAS CAUSAS

Respecto a las razones que llevan a una mujer a abandonar a un recién nacido, Alonso Ramos, sociólogo y especialista en temas de niñez y adolescencia, manifestó que en el país no se ha realizado un estudio a profundidad. No obstante, los casos reportados evidencian que la gran mayoría está relacionado a problemas socioeconómicos que viven estas mujeres.

Además, mencionó como causa la estigmatización social, principalmente hacia las mujeres jóvenes y la falta de políticas públicas de educación sexual y salud reproductiva.

Según Ramos, la principal consecuencia para un menor que es abandonado es perder el derecho que tiene de crecer en el seno de una familia que provea sus necesidades afectivas, materiales y todo aquello que está vinculado a su protección y a su desarrollo.

A su juicio, la propuesta es “progresista”, porque vela por los derechos fundamentales de los niños, pero se necesita hacer más.

Con los planteamientos de Ramos coincidió Judith Cossú, magistrada suplente de la Sala Primera Civil de la Corte Suprema de Justicia, quien indicó que la medida en esencia busca preservar la vida del menor, sin embargo, estimó que la norma por sí sola no va a generar cambios profundos. Por ello, debe estar acompañada de otras medidas, como el fortalecimiento de la Senniaf y la Ley 46.

Cossú sostuvo que también debe haber un compromiso por parte del Estado para garantizar que la población tenga acceso a una educación sexual transversalizada en el sistema educativo.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

17 Sep 2017

Primer premio

7 8 4 2

ACBC

Serie: 13 Folio: 13

2o premio

1718

3er premio

2529

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código