PRESENCIA DEL SENAFRONT CAMBIA REALIDAD EN COMUNIDADES INDÍGENAS

Con miedo a la guerrilla viven pueblos en Darién

En Manené, Buenos Aires, Llano Bonito, Chuletí y Pueblo Nuevo hay un denominador común: incertidumbre an-te amenazas de las FARC.

A unque en la comunidad darienita de Manené hay desde hace varios meses un puesto del Servicio Nacional de Fronteras (Senafront), la última vez que sus moradores vieron a un contingente de hombres armados fue en 2007, cuando una columna del Frente 57 de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) irrumpió en el poblado y, a fuego de fusil, impuso durante días su orden y su verdad.

Y aunque desde aquello han transcurrido cuatro años y en el pueblo reina la paz, el temor a nuevas incursiones guerrilleras sigue latente, vivo, a flor de piel en sus 273 habitantes oriundos de la etnia Emberá Wounaan.

Así quedó en evidencia el mes pasado, durante la última gira realizada por el Senafront a lo largo y ancho de los últimos poblados panameños antes de llegar a la frontera con Colombia, en el área central de la línea fronteriza que divide ambos países y que es territorio dominado por Becerro, líder del Frente 57 de las FARC.

En Manené, Buenos Aires, Llano Bonito, Chuletí, Pueblo Nuevo y Galilea, la situación se repite: miedo a las guerrillas frente a la llegada del Servicio Nacional de Fronteras.

Y es que, como lo ha dicho en reiteradas oportunidades el ministro de Seguridad, José Raúl Mulino, aquellos eran pueblos creados y dominados por los irregulares colombianos, donde nunca antes un policía había puesto su bota.

Hoy, los moradores de esas comunidades saludan la llegada de los uniformados panameños, pero ante la imposibilidad de que estos permanezcan en todos los pueblos, el temor a represalias brota tras la simple aparición de las tropas.

Lo dijo Alonzo Guainora, cacique de Manené: “Aquí no llega nunca nadie, ningún gobierno ni periodistas ni las ONG; lo que más necesitamos es que se nos garantice la seguridad en estas tierras colectivas que quedaron fuera de la comarca”. Seguridad que, según él, se garantizaría con la permanencia de más funcionarios en la zona.

Para Roberto García, quien representa al poblado indígena de Buenos Aires, la solución a sus problemas de seguridad radica en la construcción de un nuevo cuartel en esa comunidad fronteriza, situada a dos días de Manené caminando a través de trochas.

“Ellos [el Senafront] deben aumentar su presencia en el lugar, pues nos están descuidando y no es justo que tengamos que correr a Manené cuando algo sucede”, dijo, tras asegurar que en las últimas semanas han notado la presencia de guerrilleros en la zona.

Presencia que fue confirmada por Sergio Urralegui, autoridad comarcal en Llano Bonito, quien llegó a Manené tras navegar 45 kilómetros por el río Balsal apenas se enteró de la gira del Senafront.

Para sus pedidos no hay una respuesta inmediata. Frank Ábrego, director del Senafrot, y el propio ministro Mulino han informado que la colocación de puestos fronterizos forma parte de la política de seguridad del país, pero como estrategia al fin no puede ser anunciada públicamente.

Mientras tanto, la incertidumbre sigue allí, en los 183 emberás que habitan las 21 chozas de Llano Bonito, y en los más de 200 moradores de Buenos Aires, cuyo hogar está a escasos kilómetros de la frontera con el Chocó colombiano, a 24 horas a pie; allí, donde la selva se confunde con el verde militar de la guerrilla.

SITUACIÓN SIMILAR

Y si la situación de los habitantes de Manené es preocupante desde el punto de vista de la seguridad personal, todo lo relacionado con la educación y la salud puede llegar a poner los pelos de punta.

Manené está a 45 minutos en vuelo de helicóptero desde Metetí, que, a su vez, está a pocos kilómetros de la capital de Darién, La Palma.

En esa comunidad las casas son pequeñas chozas construidas sobre pilares, que buscan proteger a las personas de las constantes crecidas de los ríos. El techo, de pencas, tiene forma cónica y por lo general usan jira, una corteza de árbol, para el piso. Los moradores duermen en hamacas y la pesca es el modo de subsistencia.

A pesar de que tienen años de vivir en las mismas tierras, aún no consiguen la titulación de estas.

Manené tiene su puesto de salud, o lo que queda de una derruida oficina donde bichos, ratones y murciélagos son asiduos visitantes. La fachada está deteriorada, el metal de los archivadores de expedientes clínicos está oxidado y el olor que impregna el lugar es nauseabundo, a carne podrida.

Eisacio Casanova es también indígena emberá y el único paramédico del centro de salud. No se da abasto para las personas que debe atender, casi todos menores con algún grado de desnutrición, víctimas de diarreas, resfriados y enfermedades de la piel. Últimamente se han reportado varios casos de forunculosis, una infección ocasionada por picaduras de mosquitos.

“Tenemos alrededor de 18 niños menores de cinco años a quienes les hemos detectado desnutrición severa. Otros padecen de enfermedades comunes”, contó.

En la escuela las cosas no están mejor. Sus cuatro educadores deben lidiar con una debilitada estructura que se cae a pedazos. Si llueve no hay clases, pues el techo se convierte en coladera. No hay ventanas y las puertas no deben ser abiertas ni cerradas, pues de lo contrario corren el riesgo de caerse. Las sillas de madera de los chiquillos están deterioradas.

Más allá, Guilfor Carpio, director de la escuela, dijo que los maestros no solo se han convertido en guías de los 130 niños que acuden a clases, sino también de los adultos y padres de familia, la mayoría de los cuales no sabe leer ni escribir.

“A veces nos toca ir hasta las casas de nuestros alumnos, porque no tienen quien les ayude con las tareas, y terminamos ayudando a sus padres”, narró.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Directorio de Comercios

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

22 Mar 2017

Primer premio

3 5 0 5

BBCA

Serie: 4 Folio: 8

2o premio

7058

3er premio

6560

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código