UNA PERSPECTIVA DESDE DENTRO

El veredicto de Unesco: una historia mal relatada

Varias versiones han circulado en relación con el destino del conjunto patrimonial, confundiendo aún más a la ciudadanía.

Aunque para el gobierno de Ricardo Martinelli, la delegación oficial ante la XXXVI asamblea anual del Comité de Patrimonio Mundial de la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco, por sus siglas en inglés) regresa con la frente en alto, la mirada inquisitiva de la comunidad internacional comienza a prestar particular atención a Panamá.

Los representantes de otras delegaciones extranjeras en la cita en San Petersburgo reaccionan con evasivas ante la sola mención del sitio Casco Antiguo-Panamá Viejo. Muchos de los delegados no desean opinar debido a la fuerte influencia de la política en lo que debería ser un tema de carácter técnico.

El relato oficial, según fue narrado por el Presidente en una red de comunicación social masiva, es que “Unesco aprobó la construcción de la tercera fase de la cinta costera 3”.

Eso no fue lo que realmente sucedió en la sesión del Comité. Este podría ser el último capítulo de una serie que ilustra la falta de seriedad con la que el Gobierno maneja su relación con la Unesco.

NO TODO ES BLANCO O NEGRO

Uno de los factores más impresionantes en el tema de conservación de monumentos culturales y zonas naturales es la diversidad de opiniones que hay dentro y fuera de las organizaciones encargadas.

Hay quienes proponen la preservación del patrimonio a toda costa, mientras otros opinan que estas reliquias son solo obstáculos para el desarrollo.

Para lograr un balance entre estos dos extremos es que en 1977 surge el Comité de Patrimonio Mundial como parte de la Unesco, al cual Panamá se unió voluntariamente.

“Debemos parar de pensar en Unesco como un organismo aparte. Todos somos Unesco. Panamá se unió voluntariamente”, dijo un observador que participó en la sesión en San Petersburgo.

“Cuando un sitio pasa a estar en la lista de patrimonio mundial, deja de ser solo de ese Estado y [su conservación] se convierte en responsabilidad de toda la humanidad”, agregó.

FACULTADES DE UNESCO

Si algo dejó en evidencia el mensaje del presidente Martinelli es su desacierto al considerar que Unesco tiene algún rol en la aprobación de los trabajos de extensión de la cinta costera.

De hecho, no es competencia de la Unesco o del Comité de Patrimonio Mundial determinar qué obras puede o no construir un país.

La responsabilidad del Comité es investigar si la construcción de esas obras tiene un impacto negativo en la conservación e integridad patrimonial de los sitos históricos,y hacer las recomendaciones para salvaguardarlos.

“Sería como si construyeran un centro comercial justo al lado de las pirámides de Giza. Sí, es posible, pero, ¿queremos vivir en un mundo así?”, comentó uno de los asistentes a la sesión durante el receso.

Cuando el Comité nota que un sitio se encuentra amenazado, ya sea por falta de conservación o por proyectos aledaños, lo incluye en su lista en peligro, como fue el caso del conjunto monumental de San Lorenzo y Portobelo, uno de los cinco sitios panameños considerados patrimonio de la humanidad.

Al ser listados, se le brinda al Estado ayuda técnica para su protección y rescate.

El sitio en cifras

1997

Año en que el Casco Antiguo ingresó a la lista de Patrimonio de la Humanidad.

2003

Se suma al sitio el conjunto monumental de Panamá Viejo.

$776.9

Son los millones que licitó Norberto Odebrecht para construir la cinta costera 3.

Activistas lamentan que el Gobierno mintiera en Rusia

Hay dos cosas que indignaron a los defensores del patrimonio histórico sobre la presentación de la delegación gubernamental de Panamá en la XXXVI sesión del Comité de Patrimonio Mundial de la Unesco, en San Petersburgo, Rusia. La primera es que no suministró la información completa al organismo internacional del proyecto cinta costera fase tres y, la segunda, que desde el Gobierno se suspendiera, en dos ocasiones, la visita de una misión de la Unesco, que conocería los detalles del proyecto.

En una resolución firmada por 11 grupos que integran el Frente por la Defensa del Patrimonio se criticó que el Gobierno haya dicho en Rusia que la obra no ha comenzado, cuando no es así. “La delegación declaró que la construcción de la cinta no ha empezado y que los trabajos preliminares cerca del distrito histórico son simplemente áreas públicas que no guardan relación con el proyecto.

La realidad es que las áreas públicas están incluidas en el contrato entre el Gobierno de Panamá y la empresa Norberto Odebrecht S.A.”, dice el pronunciamiento. Más aún, la nota resalta que el Gobierno creó un sitio en internet dirigido a promocionar el proyecto al público, en el que claramente se destacan los rellenos en construcción.

Por otra parte, el Frente señala que la presente administración ha rehusado invitar a la misión de Icomos, organismo asesor de la Unesco, para que directamente observe la situación de la cinta costera fase tres. Sebastián Paniza, presidente de Icomos Panamá, manifestó que pronto emitirán un pronunciamiento; sin embargo, antes deben esperar la resolución de la Unesco sobre Panamá.

OHIGGINIS ARCIA JARAMILLO

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código