[GOBIERNO ALEMÁN]

Angela Merkel no ha ganado las elecciones

Los partidos de izquierda cuelgan sobre la cabeza de Merkel como la espada de Damocles. Con menos votos pero más escaños, incluso gobernarían si lograran ponerse de acuerdo.

Parece mentira que me atreva a titular de esta forma un artículo sobre las recientes elecciones alemanas, cuando Angela Merkel ha obtenido el 45.1% de los votos, casi ocho puntos más que en 2009. Pero, pero... el sistema electoral alemán hace que solo tenga 311 diputados cuando necesita al menos 316 para gobernar en solitario. Sus socios los liberales se han quedado fuera del Bundestag. Ahora tendrá que formar una Grosse Koalition con los social-demócratas de la SPD, quienes, pese a lo decepcionante de sus resultados, se encuentran en posición ventajosa para exigir contrapartidas a la canciller y luego intentar controlarla. Ya están pensando en pedir subidas de impuestos a “los más ricos” para financiar más educación y más obras públicas; y sin duda querrán imponer una política europea más dispuesta a la solidaridad que la que desea un público menos inclinado a tanta indulgencia.

A favor de mi tesis, señalo que el centro derecha en sus tres manifestaciones ha obtenido más votos que la izquierda: el 45.8% frente al 42.7. A pesar de ello, no han conseguido la mayoría en la Cámara Baja, porque se han quedado sin escaños tanto los liberales como la derecha euroescéptica de Alternative für Deutschland. Los partidos de izquierda cuelgan sobre la cabeza de Merkel como la proverbial espada de Damocles. Con menos votos, pero más escaños, incluso podrían gobernar, si lograran ponerse de acuerdo entre sí. Cierto que es poco probable, porque el talante moderado de los socialdemócratas hace que no soporten a los comunistas agazapados en Die Linke, “La Izquierda”. Merkel y Peer Steinbrück, el líder de los socialdemócratas, ya gobernaron juntos entre 2005 y 2009, en el anterior gobierno de gran coalición, ella como canciller y él como ministro de Hacienda. Se recuerda a Steinbrück como el gran privatizador de empresas públicas. Además, la señora Merkel siempre tiene el recurso de prevenir la amenaza convocando elecciones. En resumen, la gran coalición es la salida más probable. ¿Qué puede significar esta nueva y forzada colaboración de demo-cristianos y demo-socialistas para Alemania, para Europa y para España?

Empezaré por subrayar que las coaliciones de partidos al parecer opuestos forman parte de la costumbre constitucional de Alemania. En España, la opinión pública mira de soslayo los gobiernos de coalición, sin duda por una historia de largos años de mando “fuerte”: aquí preferimos gobiernos en minoría aunque tengan que “comprar” los votos de partidos nominalmente en la oposición. Los alemanes, en cambio, están acostumbrados a que los pactos para gobernar se reflejen abiertamente en la composición de los gabinetes.

Está bien, lo admito. Debería haber titulado este artículo así: “Los partidarios del libre mercado han perdido las elecciones alemanas”, pero quedaba un poco largo. Con esto quiero insinuar que la señora Merkel no se encontrará del todo incómoda gobernando con los socialdemócratas. No es una Margaret Thatcher alemana. La baronesa británica era también una política “ama de casa”, pero era mucho más que un ama de casa. No solo insistía en que el país tenía que vivir dentro de sus posibilidades, sino que tenía unas convicciones filosóficas muy profundas, creía en la iniciativa individual y estaba dispuesta a enfrentarse con todo el que quisiese forzar la voluntad del Reino Unido; fueran estos espadones argentinos, terroristas irlandeses, o burócratas bruselenses. ¿Tiene Merkel filosofía política? Nadie lo sabe.

Sus años formativos los pasó en la DDR, la Alemania del Este. Su padre era un pastor luterano que, encontrándose incómodo en la República Federal, decidió establecerse bajo los comunistas, que le acogieron a él y a su familia con los brazos abiertos. Era uno de esos hombres de religión que creen que el becerro de oro es la fuente de todos los males de la sociedad. Merkel también recibió buen trato en la DDR como estudiante y como científica. Incluso fue admitida en la Academia de Ciencias sin haber concluido el doctorado. Digo esto, no para dejar de lado los grandes éxitos económico de su gestión ni para desmerecer sus muchas cualidades como política y como persona. La retrato como creo que es: una hábil política que no impone sus decisiones sino que atiende a lo que le dicen en su partido y adivina lo que quiere la gente de la calle. Una gran parte del pueblo alemán se siente tranquilo y protegido en sus fiables manos.

La derrota de los liberales y la necesidad de coaligarse con la SPD le privará de los ministros que más han contribuido a los éxitos de la economía alemana: el ministro de Economía Philipp Rösler, cuyo firme rostro de rasgos asiáticos todos hemos visto en la televisión; y el ministro de Hacienda Wolfgang Scháuble, el insobornable guardián de la ortodoxia financiera, quien, desde su silla de ruedas se mostraba siempre dispuesto a defender el euro contra quienes ven la moneda única como una póliza de seguros a todo riesgo. Normalmente será Steinbrück otra vez Finanzminister.

Para los europeístas y los españoles (lo mismo da), la entrada de los socialistas en un gobierno de coalición será una buena noticia. Muchos votantes de Merkel sin duda se sienten apenados por la desaparición del marco e incómodos con la evolución del euro. Los socialistas de todos los partidos, en cambio, son más amigos de las políticas “sociales” e intervencionistas de la Unión Europea. Por eso, los presidentes de Francia, España y Portugal animan a la Merkel a profundizar en el europeísmo.

Interesante momento. Merkel necesita a los socialdemócratas para gobernar. Pero Steinbrück y sus compañeros sentirán temor a ser deglutidos por mamá Merkel, como les ocurrió a ellos en la anterior gran coalición y a los liberales en el gobierno saliente: la buena de frau Merkel es la mantis religiosa de la política alemana.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código