[EXTRACTO]

Incierto futuro

¿Cómo estará la economía europea en 2020? ¿Nos espera el desastre o la salvación? El Centro para la Reforma Europea se ha hecho esa pregunta y ha pedido respuestas a cuatro distinguidos economistas. No hay unanimidad en la respuesta. El futuro es incierto.

Mientras dos de ellos advierten de los problemas de la división entre los países deudores y los acreedores, otro cree que la zona euro saldrá fortalecida de esta crisis y un cuarto especula con la posibilidad de que el euro se fragmente de forma temporal: un euro fuerte en el norte y el centro y un euro débil en el sur.

El belga Paul de Grauwe es el más pesimista. Refugiado en la London School of Economics desde que la legislación belga le obligó a jubilarse como profesor de la Universidad de Lovaina, es un antiguo político liberal flamenco (senador, diputado y otra vez senador entre 1991 y 2003) que creía a ciegas en el mercado hasta que la actual crisis le ha hecho ver sus imperfecciones.

Quizá por eso concluye que la presión de los países acreedores sobre los deudores, que soportan todo el peso del ajuste, ha sido y es de tal calibre, que va a prolongar el estancamiento de la economía, y la pregunta ya no es si suspenderán el pago de la deuda, sino cuándo. Cree que “la zona euro necesita políticas presupuestarias asimétricas, para que la austeridad en el sur sea correspondida con estímulos presupuestarios en el norte, y la monetización parcial –cancelación– de la deuda pública por el Banco Central Europeo”. “Aunque la combinación de esas dos políticas sería del interés de las dos partes, los obstáculos políticos que hay para ese necesario cambio de dirección son extraordinarios”, concluye con pesimismo.

George Magnus, el economista que predijo que la crisis de las subprimes llevaría a la recesión, prescinde de la retórica política de su colega belga, pero sus posiciones no son muy distantes: enfatiza que la crisis ha exacerbado las diferencias entre Alemania y los países acreedores, por un lado, y los del Mediterráneo, por otro, y alerta sobre las consecuencias de las políticas de ajuste.

Sus conclusiones, al igual que las de Paul de Grauwe, chocan frontalmente con las del alemán Holger Schmieding, economista jefe de Berenberg en Londres. Su discurso, profundamente neoliberal, se basa en la defensa de las políticas de ajuste, y cita las de Thatcher en los años 80 y las de Schröder en Alemania. Aunque es un discurso que puede doler en los países que más han padecido el ajuste, como España, su mensaje es música celestial para los españoles: “En 2020, Europa puede seguir siendo el lugar dinámico que es hoy, con una Francia y una España reformadas, superando con el tiempo a una Alemania abiertamente autocomplaciente”.

Schmieding pronostica que la crisis del euro llevará a una política fiscal más dura y a una unión bancaria, pero no a la unión política. Y alerta contra el peligro de que el Reino Unido se vea tentado a abandonar la UE, una opción que definió como “un suicidio político y económico”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código