[EXTRACTO]

El Vaticano refuerza el control de sus finanzas

Los datos siguientes, puestos en fila, dicen mucho de la opinión que el papa Francisco tiene de la jerarquía de la Iglesia católica. El domingo, durante la misa que concelebró con los 19 cardenales a los que había nombrado el día anterior, Jorge Mario Bergoglio les advirtió: “Los cardenales –y os lo digo a vosotros– entran en la Iglesia de Roma, no en una corte. Evitemos hábitos y comportamientos cortesanos, intrigas, habladurías, camarillas, favoritismos, preferencias...”.

El lunes, el Papa creó dos nuevos organismos –una Secretaría de Economía y un Consejo para la Economía– con la misión de administrar, de forma “fiel y prudente”, las finanzas de la Santa Sede después de los graves escándalos que marcaron la renuncia de Benedicto XVI. Al frente de la secretaría –una suerte de ministerio– estará el cardenal australiano George Pell, actual arzobispo de Sidney, pero el Consejo estará formado a partes prácticamente iguales por prelados y laicos.

Junto a ocho cardenales y obispos, Bergoglio elegirá personalmente a siete laicos de varios países con experiencia en administración y finanzas. El objetivo parece claro. Ir arrojando luz, aunque sea poco a poco, hacia lo que durante siglos ha venido ocultando el Vaticano: las luchas de poder y sus pingües beneficios.

La retahíla de todo aquello que los cardenales no deben de hacer es justamente lo que los documentos robados a Joseph Ratzinger demostraron que era práctica habitual. Los altos miembros de la curia parecían estar más preocupados por disputarse el poder mediante guerras intestinas que por su verdadera misión. De ahí que, mediante un motu proprio o decreto pontificio, Jorge Mario Bergoglio haya tenido a bien refrescarles la memoria: “Los administradores tienen el deber de cuidar con meticulosidad lo que se les ha confiado, así como la Iglesia es consciente de la responsabilidad de tutelar y gestionar con atención sus propios bienes, a la luz de su misión de evangelización y con particular premura hacia los necesitados”.

De fondo, como siempre desde que Francisco se sentó en la silla de Pedro, surge el debate de si el IOR –el Instituto para las Obras de Religión, más conocido como banco del Vaticano– tiene razón de existir o está condenado a desaparecer.

La reestructuración del área económica del Vaticano, según explicó su portavoz, el padre Federico Lombardi, tiene dos funciones principales. Una es arrojar credibilidad y transparencia a las cuentas y a las posesiones del Vaticano –que no son precisamente pocas–, y la segunda y tal vez más importante aún es la de “invertir mejor las finanzas vaticanas entre los pobres y marginados”. De ahí el nombre del motu proprio –Fidelis dispensator et prudens (administrador fiel y prudente)– y de ahí sobre todo el detalle no menor de crear dos organismos que se complementan y se vigilan, incluyendo además por miradas distintas a las de la curia.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

INTERNET Y EL SER HUMANO El olvido y la memoria, frente a frente

Michel Gondry, el genial director de cine francés, expone en su película Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004) la posibilidad de usar la ciencia para borrar la memoria. Para olvidar. ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código