Aplausos a la puesta de ‘Los miserables’

El montaje de "Los miserables" muestra con calidez y ritmo los fantasmas que azotan a una sociedad desigual.
Este musical, basado en la novela de Víctor Hugo, se presentó hasta ayer lunes en el Teatro Nacional. LA PRENSA/Jazmín Saldaña. Este musical, basado en la novela de Víctor Hugo, se presentó hasta ayer lunes en el Teatro Nacional. LA PRENSA/Jazmín Saldaña.
Este musical, basado en la novela de Víctor Hugo, se presentó hasta ayer lunes en el Teatro Nacional. LA PRENSA/Jazmín Saldaña.

Aaron Zebede logró superarse a sí mismo como director.

Pocos responsables de un montaje en este país se pueden dar el lujo de repetir o mejorar un éxito previo, y Zebede lo hizo con Los miserables, que se presentó hasta ayer en el Teatro Nacional.

Esta propuesta fue un paso adelante en su carrera en las tablas, luego de los óptimos resultados de su Aida e In the Heights.

Esta versión musical de Los miserables, inspirada en la universal pieza de Víctor Hugo, causa esa sensación de orgullo nacional que no siempre me ocurre con las puestas en escena istmeñas.

Sé que es muy común decir que tal montaje no tiene nada que pedirle a lo que se hace en Broadway, pero en este caso es cierto. Lo que observé el domingo pasado en la principal sala de Panamá fue un trabajo pulido, épico y compacto.

El espíritu libertario de la obra se dejó sentir en la actuación de un grupo de actores entregados a sus respectivos papeles. En particular, aplausos de pie para esos grandes intérpretes que fueron: Leonte Bordanea, Cristina de la Fuente, Juliette Roy, Manuel Corredera, Luis Rosman, Odette Versailles y Adriana Batista, quienes transmitieron con gracia y fuerza esa notable carga de dolor, frustración y esperanza de los hombres y mujeres que pueblan Los miserables.

La puesta en escena fue precisa, sencilla, ingeniosa, bella, funcional y entrañable, lo que colaboró a absorber la esencia de las palabras y las preocupaciones de Víctor Hugo.

La obra Los miserables de Zebede da en el clavo al compartir con la audiencia la importancia de vencer la opresión, la urgencia de combatir la desigualdad, lo imperioso de que las leyes sean de verdad justas, y que todos merecemos una segunda oportunidad en la vida.

Como un clásico al fin, Los miserables tiene actualidad. Lo que lleva a la preocupación más honda, pues significa, entre otras cosas, que si bien hemos avanzado como sociedad, hay muchas deudas sociales por saldar.

También merecen aplausos sonoros los productores de Los miserables: Nikki O. de Roy, Diana Abouganem y Rafa Zevallos, cuyas funciones están detrás de escena, pero que sin el impulso de este trío los resultados no serían los mismos.

El buen resultado de Los miserables es la prueba fehaciente de que hay talento entre un sector de nuestros artistas del teatro. Lo único que se lamenta es que la temporada fuera tan corta, y se les urge a que está experiencia vuelva a repetirse.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código