Ciudades resilientes: educación para responder

Además de recursos, se requiere información científica, gobernanza local y participación ciudadana.
Vista aérea de Srinagar. Unas 400 mil personas quedaron aisladas. EFE. Vista aérea de Srinagar. Unas 400 mil personas quedaron aisladas. EFE.
Vista aérea de Srinagar. Unas 400 mil personas quedaron aisladas. EFE.

“Hago un llamado a que los líderes mundiales aborden el cambio climático y reduzcan el creciente riesgo de los desastres, e incluyan a los alcaldes, a los ayuntamientos y a los dirigentes comunitarios”. Con estas palabras el secretario general de la Organización de Naciones Unidas (ONU), Ban Ki-moon, inauguró una conferencia sobre la reducción de riesgos de desastres en agosto de 2009.

Muchos países están avanzando hacia un desarrollo humano positivo, sin embargo, como alerta la ONU –y es evidente en Panamá con desastres como el de la urbanización Prados del Este, en septiembre de 2004, y con las inundaciones ocurridas en Cerro Punta, en Chiriquí, el mes pasado– se están perdiendo vidas y se están socavando medios de subsistencia y desarrollo debido a catástrofes y crisis naturales o inducidas por los seres humanos.

En ese sentido, el Informe sobre Desarrollo Humano 2014 Sostener el progreso humano: reducir vulnerabilidades y construir resiliencia, del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) expone que el progreso debe centrarse en el fomento de la resiliencia del desarrollo humano.

Y uno de los aspectos para lograrlo es la creación de “ciudades resilientes” ante la amenaza del cambio climático, concepto que describe a las ciudades preparadas para un evento catastrófico, con líderes organizados y comunidades informadas.

Para construir ciudades resilientes se requiere destinar recursos, hacer evaluaciones de riesgo y amenazas, las cuales se deben incluir en los planes de desarrollo; invertir y mantener infraestructuras que reduzcan los riesgos; y gobernanza, liderazgo y participación de la sociedad civil para hacer cumplir las leyes, los principios de planificación en el uso de suelo y la protección de los ecosistemas. Además, es importante hacer simulacros regulares, instalar sistemas de alerta temprana y, si se diera el caso, velar por las necesidades de los sobrevivientes, plantea Yenifer Díaz, coordinadora de proyectos de la Sociedad Audubon Panamá.

Díaz fue la única representante de Latinoamérica que asistió a un seminario de gestión de riesgo organizado por el Servicio Forestal de Estados Unidos y National Audubon Society en San Francisco, California, y en el que participaron 15 países.

La ciudad de San Francisco, que ha vivido devastadores terremotos, ha creado una red de comunidades resilientes, que incluye desde el alcalde hasta personas con discapacidad y de distintas culturas. Como parte de esta estrategia se convoca a grupos, al sector privado y a líderes locales, quienes son orientados para que preparen planes de acción. En estos planes se identifican dónde están los ríos, guarderías, escuelas, las rutas probables para desalojar, etc. La información científica es esencial en la toma de decisiones.

También hacen un ejercicio llamado “Resilient Ville”, en el que los participantes adoptan diferentes roles (director de escuela, dueño de comercio, etc.) y se colocan en la situación de un desastre para aprender cómo deben reaccionar. Estos grupos se valen de medios como blogs, redes sociales, programas de televisión y radio para informar a la población.

Panamá tiene algunas herramientas, políticas y manuales de educación, pero aún queda mucho por hacer en esta materia, plantea Díaz, quien recomienda, a nivel individual, preparar un plan familiar que incluya la tenencia de un botiquín, copias de documentos, etc., determinar un punto de encuentro para los familiares en caso de un desastre, y conocer a los vecinos.

Audubon Panamá está apoyando la educación ambiental y la orientación en estos temas en escuelas de Juan Díaz, zona propensa a inundaciones. Además, prepara un documento científico de hidrología de esa zona, en conjunto con Audubon de Louisiana y la fundación Environ, el cual tendrá mapas de escenarios futuros para el cambio climático, y que esperan sirva para los tomadores de decisiones.

“En Panamá los ciudadanos no estamos organizados. Con información científica podemos exigir a los tomadores de decisiones. Al subir el nivel del mar tendremos desastres y eso tiene también un costo económico”, dice la directora de Audubon Panamá, Rosabel Miró.

En conclusión, hay que prepararse, no reaccionar cuando los eventos pasan.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código