Hombres peculiares

Sacha Baron Cohen se inspiró en más de un dictador para diseñar la personalidad de su almirante general Haffaz Aladeen.

Los dictadores, además de violar cuanto derecho humano puedan durante sus temibles mandatos, tarde o temprano desarrollan un perverso y enfermizo culto a su personalidad.

Es posible que la primera reacción del espectador sea pensar que hay demasiada exageración en cómo presenta al hombre fuerte que protagoniza a la comedia de humor negro El Dictador.

Esta producción es protagonizada por Sacha Baron Cohen, el mismo comediante británico que en el pasado provocó aplausos y reproches por sus películas Borat y Brüno.

El personaje principal de El Dictador es el almirante general Haffaz Aladeen, jefe de Estado de Wadiya, un ficticio país norafricano, y cuya misión es que la democracia no contamine a su terruño como lo ha hecho en Occidente.

SEMEJANZAS

Sacha Baron Cohen ha comentado que su dictador es ególatra, vándalo, misógino, arrogante, violento y machista como un “homenaje” a dictadores como Saddam Hussein, Moamar Gadafi, Kim Jong-Il, Saparmuarat Niyázov, Ferdinand Marcos e incluye en el paquete a Dick Cheney, vicepresidente de Estados Unidos durante el período de George Bush, a quien considera un dictador civil en toda regla.

Por eso, aunque parezca increíble, su Aladeen tiene mucho de verdad.

Unas cuantas muestras. Su Aladeen lleva una larga barba al estilo Fidel Castro durante los años 1960 (sí, un poco agrandada) y un uniforme donde no le cabe una medalla más en honor de Hussein.

Además, el peculiar señor tiene la costumbre de que sus guardaespaldas sean siempre bellas mujeres de vestidos reducidos.

Era usual que parte del equipo de protección de Gadafi fueran hermosas guerreras (dicen que eran vírgenes como requisito indispensable) y que les pagaba, entre otras razones, para que le leyeran el Corán durante horas. ¿Coincidencia? No.

Las enormes gafas de sol que usa Aladeen tienen un aire a los anteojos que llevaba puesto con frecuencia Kim Jong-Il y a quien cuentan le encantaba recibir sencillos presentes como limusinas y trenes.

Que el supremo dueño de Wadiya esté rodeado de cuadros y estatuas de sí mismo, y que cambiara el idioma de su pueblo es un guiño a Saparmuarat Niyázov, que en Turkmenistán le puso a las calles el nombre de su clan y mandó a reescribir los libros para aparecer en ellos.

A cada acto subversivo, el personaje encarnado por Sacha Baron Cohen manda a cortarle la cabeza a las personas, una decisión que recuerda a Ferdinand Marcos, que por diversos motivos acabó con la vida de miles de seres humanos.

En América Latina hay varios casos que destacar

No hay cifras precisas sobre cuántos largometrajes se han rodado a nivel mundial en torno a la temática de los dictadores.

En Iberoamérica sí hay una certeza. Este argumento se ha desarrollado sobre todo desde la seriedad y la denuncia, en los que las carcajadas están fuera de lugar a la hora de hablar sobre asesinatos, desaparecidos y torturas.

En la región, son las industrias fílmicas de Argentina y Chile las que han producido la mayor cantidad de cintas vinculadas con sus respectivos gobiernos autoritarios, aunque el asunto se ha planteado también, pero en menor cantidad, en producciones brasileñas, nicaragüenses, dominicanas y uruguayas, entre otras.

Argentina es líder en este rubro. De acuerdo con el sitio web filmaffinity.com, entre 1977 y 2010 se han filmado 79 largometrajes (sin contar las series de televisión y los documentales) sobre distintos aspectos de su dictadura militar.

Entre los títulos argentinos más premiados cabe mencionar La historia oficial (1985), de Luis Puenzo; El exilio de Gardel (Tangos), de Fernando E. Solanas; La noche de los lápices (1986), de Héctor Olivera; Garage Olimpo (1999), de Marco Bechis; Kamchatka (2002), de Marcelo Piñeyro y Crónica de una fuga (2006) de Adrián Caetano.

Mientras que se han rodado 59 títulos, entre 1973 y 2012, sobre el régimen militar chileno. Entre las más premiadas están la trilogía documental La batalla de Chile (1975,1977, 1977), de Patricio Guzmán; La ciudad de los fotógrafos (2006), de Sebastián Moreno y Machuca (2004), de Andrés Wood.

En otro país de habla castellana, España, entre 1940 y 2011 se han rodado 40 cintas sobre la dictadura del general Francisco Franco. Esta cantidad no incluye los títulos que abordan los tiempos de la Guerra Civil Española (1936-1939, cuyo final da pie a la llegada al poder de Franco) y que ha inspirado 135 largometrajes entre 1936 y 2012.

Daniel Domínguez Z.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código