Pequeños, sol y protección

Para que el protector solar tenga una mayor acción de protección, se debe aplicar 30 minutos antes de la exposición al sol, pues así se absorberá mucho mejor.
Expertos sugieren que cuando se está al sol se debe buscar sombra cada hora o cada hora y media. Fotolia. Expertos sugieren que cuando se está al sol se debe buscar sombra cada hora o cada hora y media. Fotolia.
Expertos sugieren que cuando se está al sol se debe buscar sombra cada hora o cada hora y media. Fotolia.

Sol, playa, arena y agua son palabras clave como fuente de diversión para este verano, tanto para grandes como para los más pequeños de la casa. Sin embargo, es primordial tomar en cuenta las medidas de precaución de los niños cuando se enfrentan al inclemente sol.

Las consecuencias principales de una exposición a los rayos del sol sin precaución, es la dermatosis solar hipocromiante, que son manchas blancas en la piel, indica Rosa España, dermato-oncóloga del Instituto Oncológico Nacional (ION).

Pueden producirse lesiones ampollares, que son reacciones de fototoxicidad, las que aparecen en la piel como enrojecimiento por el daño solar ocasionado, dice.

También en este apartado es bueno resaltar la sudoración excesiva que se mezcla con la humedad del clima istmeño y puede provocar una pitiriasis versicolor que se conoce como ´paño blanco´, explica.

La pediatra dermatóloga Begoña Gomar añade que la complicación inmediata es la quemadura solar, que por lo general, es de primer grado, donde los ojos tienden a ponerse de color rojo y la piel le arde a la persona.

Aunque en casos severos pueden producirse quemaduras de segundo grado.

Subraya que la complicación más importante a largo plazo es el cáncer de piel, que está totalmente relacionado a la exposición solar. El daño causado por el sol es acumulativo e irreversible, dice.

Es que en esta época se pueden presentar problemas de todo tipo como quemaduras, brotes por calor y deshidratación, recalca el pediatra-inmunólogo costarricense, Arturo Abdelnour.

ACCIONES

Para evitar los efectos del sol hay que tomar en cuenta el uso del bloqueador solar en las áreas fotoexpuestas, tratar de buscar la sombra el mayor tiempo posible, usar gorras y lentes de sol, enumera Begoña Gomar, pediatra dermatóloga.

Además de evitar la exposición solar prolongada y en horarios entre las 10:00 a.m. y las 4:00 p.m., añade.

Otra recomendación es que en el caso de que ocurran quemaduras de primer grado se debe usar algún emoliente fresco o alguna crema antiinflamatoria, señala la pediatra Militza Torres.

Con estas aplicaciones se puede mejorar el dolor, pero si observan ampollas en las quemaduras sí hay que acudir al médico, advierte.

Además, tanto pequeños como adultos se deben hidratar bien y utilizar ropas adecuadas, agrega Gomar.

Algo que también muchos padres pasan por alto, es que algunos le dan jugos o frutas cítricas cuando están expuestos al sol y si bien es cierto que es algo nutritivo, deben vigilar que el zumo de todas estas frutas o el jugo no toquen la piel del niño, dice Rosa España, dermato-oncóloga del ION.

Por eso, hay que asear bien las manos y la boca del niño, incluso si le cae en el cuerpo, porque esto provoca una reacción de fotosensibilidad y a su vez pueden aparecer manchas oscuras en la piel, explica.

Una vez haya salido del agua debe bañar a sus pequeños y colocarle una crema humectante, aconseja.

En el caso de las niñas, debe quitarle las prendas de oro, plata o fantasía, porque todos estos metales con el sudor y la luz del sol pueden ocasionar reacciones como la dermatitis por contacto, indica.

Se debe controlar el tiempo de exposición al sol, se sugiere buscar sombra cada hora o cada hora y media.

El protector debe aplicarse 30 minutos antes de la exposición al sol para que sea mejor absorbido. Y por supuesto deben hacer el recambio de protector, porque se desvanece con el paso de las horas, detalla.

Es bueno educar a los niños a edades tempranas sobre cumplir estas medidas, esta es la mejor prevención y dar el ejemplo como padres también es clave, dice la dermatóloga pediatra Gomar.

Alerta a toda la población

El daño solar es un acumulado al ADN (Ácido desoxirribonucleico), lo que causa, a largo plazo, manchas, fotoenvejecimiento y cáncer de piel como ya es de conocimiento de muchos. A corto plazo se ven las quemaduras que tienen como consecuencias dolor, deshidratación y daño a una piel sensible, recuerda la dermatóloga Sheila del Carmen Sánchez.

 Según los casos tratados por el Instituto Oncológico Nacional (ION), en Panamá, en 2012, se registraron 110 casos de cáncer de piel de acuerdo a datos del departamento de Estadísticas y Registros de Salud de esta institución.

La causa principal que genera este mal, es la exposición al sol, sin tomar las precauciones necesarias. Lo común de las familias panameñas es que se exponen al sol en horas que no son las más adecuadas, pues les encanta hacerlo entre 10:00 a.m. y las 2:00 p.m. y es cuando la radiación tiene su mayor intensidad, advierte Rosa España, dermato-oncóloga del ION.

Algo que no está de más recordar es que con el protector solar no es suficiente, hay que usar ropa apropiada, gorras, sombreros y lentes de sol, recalca Begoña Gomar, pediatra dermatóloga del Hospital Nacional y del Hospital Punta Pacífica.

FANNY D. ARIAS CH.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código