LA ÚLTIMA PALABRA

Persona y coherencia

Temas:

Sustantivo femenino. En relación al género gramatical, los cables de algunas personas están cruzados. Sobre todo cuando se trata de sustantivos femeninos, a los que, con tirabuzón, les introducen modificadores en masculino.

El fenómeno anómalo es común con el sustantivo femenino ‘persona’. En un canal televisivo internacional desgranan detalles sobre el hundimiento del Titanic. Afirman que muchos pasajeros, al caer a las heladas aguas del Atlántico, murieron congelados. Precisa: “Las personas no murieron ahogados”. Rechifla global. ‘Ahogados’ modifica a ‘personas’, que es sustantivo femenino y está en plural. Si en nuestros canales llueve, en otros pagos no escampa. El adjetivo ‘ahogados’ corresponde a ‘personas’, y debe tener su género y número. Lo correcto: “Las personas no murieron ahogadas”.

Persona. Femenino. Individuo de la especie humana. Se usa para referirse a alguien al que se omite o ignora el nombre. En nuestra lengua la adoptamos del latín persona, que es una máscara de actor o personaje teatral. El latín la adoptó del etrusco, que la había incorporado del griego.

Haber. Enemistad con el verbo ‘haber’. Es impersonal y solo se conjuga en tercera personal singular. No existe plural. Si complementa otro verbo, entonces dominan las cualidades del auxiliado. Ese verbo ‘haber’ lo estropean a cada rato. La tele es la protagonista.

Si nuestra escuela enseñara a lidiar con él, tendríamos más pericia idiomática. Para arriba y para abajo, es común escuchar de bocas poderosas “han habido’ hasta demonios”, cuando es inexistente esa expresión. Lo correcto: “ha habido demonios”; “ha habido relámpagos”; “ha habido escándalos”. En singular la forma verbal compuesta.

Afirman: “Habían más de 100 agentes”, “habían personas que estaban en la lista”, “han productos no vencidos”, “en la escuela no habían docentes”. En todas estas frases la opción es ‘había’, singular.

“Hubieron tres accidentes”, “hubieron padres de familia”. En estas frases lo correcto es ‘hubo’.

Tufo policial. La jerga policial, sin que sea obligante, termina contagiando los mensajes de otras esferas de la vida. A nadie le importa el disparate “se dio con la captura” o desempolvar del formulario correspondiente el sexo del involucrado: ‘femenino’. Son legítimos ‘se capturó’ o ‘capturaron’, o ‘mujer’ o ‘señora’.

Síndrome ‘lo que’. El zika gramatical inunda nuestras costas. Todos llegan a las cámaras y los micrófonos a contagiar al país de ‘lo que’: lo que fue, lo que es, lo que será. El síndrome puede hasta borrar entes físicos del mapa, y no se diga espirituales. Escuché: “Se llevaron los heridos en lo que es la ambulancia”. Deshizo la ambulancia y la descuadernó. Lo correcto: “Se llevaron los heridos en la ambulancia”.

Si el país mantiene esta austeridad léxica, en unos años podemos todos estar hablando a base de gestos.

Rabiblanco. Vocablo local clasista y peyorativo. Difícil saber dónde empiezan y terminan las cualidades de alguien así etiquetado. Es flexible la frontera entre un rabiblanco y quien no lo es (o rabiprieto, por contraste). Es el adinerado. ¿Y dónde queda quien solo lo aparenta? ‘Rabiblanco’ es palabra compuesta de ‘rabo’ y ‘blanco’. ‘Rabiblanco’ tiene su verbo correspondiente: ‘rabiblanquearse’. Un proceso de metamorfosis. Tú te rabiblanqueas/él-ella se rabiblanquea/ellos se rabiblanquean.

Con base. Esta locución conjuntiva se trueca por una incorrecta, preposicional, ‘en base’, calcada del inglés.

(Esta interpretación se desarrolló con base a esos argumentos).

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

17 Sep 2017

Primer premio

7 8 4 2

ACBC

Serie: 13 Folio: 13

2o premio

1718

3er premio

2529

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código