PAULO COELHO

La búsqueda del diálogo

REFLEXIÓN. Pienso que el presente es resultado de todo lo vivido, y que basta con fijarse en nuestra manera de proceder para darnos cuenta de lo que hay que evitar.

Sin embargo, ahora que el periodista Fernando Morais está escudriñando en mi vida, he decidido echar un vistazo también a mis anotaciones de otra época: las que tomé, en su mayoría, entre 1982 y 1986, a partir de mis conversaciones con J., mi amigo y maestro en la Tradición de RAM. Hace ya muchos años, publiqué algunos de nuestros diálogos en esta columna, y aunque tuvieron una excelente acogida por parte de los lectores, no continué, considerando que con lo publicado ya bastaba. Al releer algunos de estos cuadernos míos cubiertos de polvo he descubierto cosas especiales. En las próximas cuatro columnas voy a transcribir los pasajes más interesantes.

Cierta tarde, en una cafetería de Copacabana, tras toda una semana de prácticas espirituales sin resultado alguno, pregunto:

-A menudo pienso que Dios me ignora, aunque sepa que lo tengo a mi lado. ¿Por qué es tan difícil establecer un diálogo con la Divinidad?

-Por una parte, conocemos la importancia de buscar a Dios. Por otra, la vida nos aleja de Él, bien porque nos sentimos ignorados por la Divinidad, o bien porque estamos enfrascados en nuestro día a día. Esto genera además un sentimiento de culpa: podemos llegar a pensar que estamos dejando la vida demasiado de lado por causa de Dios, o creer que, por culpa de la vida, renunciamos a Dios más de lo que deberíamos. Pero esto que parece una alternativa inevitable, no es más que un espejismo: Dios está en la vida, y la vida está en Dios. Si conseguimos penetrar en la armonía sagrada de nuestra vida diaria, nos mantendremos en el buen camino, porque nuestras tareas cotidianas son también nuestras tareas divinas.

-Pero, ¿no hay algún tipo de ejercicio práctico que pueda realizar para llegar a creer que es verdad lo que dices?

-Depende de cómo entiendas tu trabajo. Nos puede parecer que todo lo que la vida nos ofrece es repetir mañana lo que hemos hecho hoy y lo que hicimos ayer. Pero, si prestamos atención, nos daremos cuenta de que ningún día es igual a otro. Cada mañana esconde una bendición, un regalo solo para este día, que no se puede guardar ni reutilizar más adelante. Si no aprovechamos hoy este milagro, va a perderse sin remedio.

-Pero, ¿no hay un método seguro para conseguir dialogar con la Divinidad, como, por ejemplo, la meditación? ¿O mediante el esfuerzo personal de intentar mejorar cada día?

-Tu pregunta demuestra que eres una persona comprometida con una idea, y basta con mantener siempre presente la esencia de esta pregunta para que todo acabe encajando de manera natural. Las condiciones ideales que buscas no existen. Ciertos defectos nunca podrán eliminarse. El truco consiste en saber que, a pesar de todos tus defectos, existe una razón para que estés aquí, y tú tienes que estar a la altura.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código