El entusiasmo es contagioso

La alegría, el buen humor y una actitud positiva favorece disfrutar de la Navidad. Los psicólogos recomiendan prácticas para transmitir optimismo.

Esta Navidad, Ernesto la pasará con sus padres y dos de sus hermanos y sus respectivas parejas e hijos. Él intentará recomponer su ánimo y su gesto para que los demás no noten la preocupación y pesadumbre que le causa el haberse quedado, hace poco, sin trabajo y la imposibilidad de encontrar un nuevo puesto.

Cuando llega al encuentro navideño, descubre entre sus familiares a su prima Carla, a la cual hacía mucho tiempo que no veía ni tenía noticias de ella.

Su prima está en una situación parecida: se le ha acabado el contrato laboral con su empresa y no se lo han renovado. Ella está buscando trabajo, pero tiene otra actitud ante sus problemas y la crisis económica.

Asegura que intentará una y otra vez conseguir trabajo hasta que lo logre. Sabe que hay oportunidades y las aprovechará. Piensa en la soluciones en vez de en los problemas.

El entusiasmo de Carla no se contagia solo a Ernesto, quien ahora ve las cosas desde una perspectiva más optimista, sino a todos quienes comparten las fiestas de Navidad con ella.

“Está demostrado científicamente que el buen humor y las actitudes positivas pueden contagiarse de una persona a otra”, señala la psicóloga Majendri García.

“Ver a una persona sonriendo nos ilumina la cara y anima la vida. Si sonreímos, buscamos cosas que nos hagan reír y sentir bien, como ver una comedia o escuchar chistes, o evocamos los recuerdos positivos de cuando las cosas han salido bien, nuestro cuerpo se expande y se abre y nuestro ánimo sube”, explica.

“Ante los reveses, se trata de buscar una ilusión que nos dé fuerzas y la forma de salir del atolladero que nos toca vivir”, propone.

Para fomentar el entusiasmo en las fiestas, García recomienda intentar permanecer un día completo sin quejarse. A lo largo de una jornada también se puede intentar sonreír, buscar la salida a lo que vaya ocurriendo, recordar no sólo los momentos bonitos sino aquellas situaciones difíciles de las que salimos airosos.

“En lugar de reprochar y recrearnos en lo que nos ha faltado o en lo que ha fallado la otra persona, hay que reconocer lo bueno que nos ha dejado aquello que pasó y nos ha aportado ese familiar, y agradecerlo, porque la gratitud es una de las cosas que más alegría dan”, afirma la psicóloga María de los Ángeles Barja.

Según Barja, “cuando nos sentimos agradecidos, hacia la vida, el mundo, los demás, algo se ilumina en nosotros. Al sentir gratitud, se torna más positiva y sincera nuestra relación con la gente con la que compartimos estos días festivos. ”.

Para la psicóloga, las navidades “son un momento señalado para dar y darnos a los demás: regalos o cosas materiales, sino una sonrisa, una palabra amable, un gesto afectuoso, un abrazo cálido, una escucha atenta”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código