10 mitos sobre la hipertensión arterial

1

La presión arterial tiene un valor fijo.

Falso. La presión cambia cada vez que nuestro corazón late. Estas variaciones son normales, pero deben mantenerse dentro de ciertos límites, ya que un excesivo aumento de la variabilidad se asocia a un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular. En el transcurso del día, la presión varía intensamente; es más elevada durante las horas de actividad y baja durante el sueño. Durante las primeras horas de la mañana, se suelen detectar valores altos de presión. Existen cambios estacionales de la presión con un aumento durante el invierno y un descenso durante el verano. Cuando la presión está elevada en forma persistente, el paciente tiene hipertensión arterial.

2

El dolor de cabeza o nuca es síntoma de hipertensión arterial.

Falso. A veces el diagnóstico de hipertensión arterial se realiza durante una consulta por estos síntomas. Sin embargo, el dolor de cabeza generalmente no se relaciona con la hipertensión, existen numerosos estudios que prueban esta falta de relación. El único tipo de cefalea que puede tener relación con la hipertensión es aquella que se presenta en las primeras horas de la mañana, inmediatamente después de levantarse, y que se vincularía a la presencia de apnea del sueño (cortos períodos sin respiración producida durante el sueño, común en pacientes roncadores).

3

Cuando sangra la nariz hay hipertensión arterial.

Falso. Pese a la creencia popular, el sangrado nasal tiene escasa relación con la hipertensión, ya que esta es una entidad que afecta al árbol arterial, pero no al venoso, el cual es responsable del 95% de los sangrados nasales. Sin embargo, ante un sangrado nasal es usual que la persona haga una reacción de alarma con elevación transitoria de su presión arterial, porque la ansiedad ocasiona elevaciones de la presión. Por este motivo es frecuente que, al ir a consultar al médico, se encuentre una presión más elevada que la usual.

4

“Yo solo sufro de presión alta emotiva”.

Falso. El estrés o los nervios pueden elevar la presión arterial en momentos determinados, pero no son causa de hipertensión establecida. Los valores aislados vinculados al estrés, generalmente, no tienen mayor importancia y en pocos minutos la persona retorna a los valores usuales. Ante una situación de estrés (disgusto o de angustia por un problema mayor) en la que se comprueba elevación de la presión, es conveniente esperar unos minutos y repetir el control de la presión arterial para confirmar.

5

La hipertensión es solo un asunto de personas de la tercera edad.

Falso. Es un trastorno que no discrimina edad. Anteriormente, las personas de 40 años en adelante eran las más afectadas; actualmente, personas de 20 años están sufriendo de hipertensión, se piensa que el factor predisposición genética juega un papel predisponente muy importante.

6

“Las personas hipertensas solo deben tomarse sus medicamentos cuando tienen una crisis hipertensiva”.

Falso. Al no tener cura en la mayoría de los casos, ya que es una enfermedad crónica que el paciente va a padecer por toda la vida, los riesgos de que no se controle se deben a complicaciones micro y macro vasculares como infartos, derrames e insuficiencia renal. Es importante tomar todos los días los medicamentos prescritos por su médico, ya que si no se mantienen las concentraciones en sangre, no habrá protección contra estos eventos cardiovasculares.

7

La hipertensión solo afecta a la gente obesa.

Falso. Hay personas que se ven delgadas físicamente, no son obesas. La edad, la predisposición genética, el sedentarismo, el alto consumo de sal en las comidas, el consumir alcohol y fumar son otros de los factores que pueden contribuir al desarrollo de la enfermedad.

8

“Haber llegado a los 45 años sin sufrir de hipertensión me libra de que se desarrolle a otra edad”.

Falso. Llegar a la edad de 45 años es considerado como un factor de riesgo que podría desencadenar el problema de hipertensión arterial. Esto haría que el paciente tenga más posibilidades de sufrir un evento cardiovascular, por lo que es la edad en que más atento se debe estar, realizando chequeos periódicos de presión arterial.

9

“Si soy hipertenso debo eliminar por completo la sal de las comidas”.

Falso. Se recomienda que el paciente hipertenso reduzca el consumo de sal de las comidas a una cucharadita de sal para todas las comidas del día, que equivale a 2g de la sal de casa.

10

La hipertensión se cura.

Falso. Es una enfermedad crónica que no se cura, por lo que requiere de por vida modificaciones al estilo de vida, como llevar una dieta adecuada, realizar ejercicios como caminatas o aeróbicos tres veces por semana durante 15-30 minutos, además de manejar el estrés, evitar consumir bebidas alcohólicas y fumar.

(La autora es farmacéutica y docente de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Panamá).

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código