PUNTO DE VISTA

Pulgarcito, el político

Temas:

OPINIÓN

Habían pasado muchos años ya desde que Pulgarcito sobreviviera al estómago de la vaca y del lobo, y que sus padres dijeran que no lo volverían a vender ni por todo el oro del mundo.

Pulgarcito seguía siendo del tamaño de un dedo pulgar, pero el paso del tiempo, cruel y despiadado, lo dejó rechoncho y con pocos pelos en la cabeza.

Su espíritu aventurero, sin embargo, no lo había perdido. Quiso ser deportista, pero sus carnes desparramadas y su falta de talento le negaron esa oportunidad. Así que decidió ser el gobernante y el dirigente deportivo de su pueblo. Astuto como pocos, lo logró.

Los años pasaron, y el político pigmeo era ya casi el emperador de su región. Una noche de verano, caliente y con brisa, Pulgarcito viajó con un séquito de súbditos al pueblo vecino, a ver la contienda entre su equipo deportivo y los de al lado.

Aun con los pocos recursos que el político goteaba, los deportistas sobresalían y estaban en los primeros puestos del torneo.

Los rivales de turno también eran buenos, así que el coliseo se llenó de espectadores y fanáticos, ansiosos de ver tan notable choque.

Para su mala suerte, el estadio estaba tan lleno que los encargados de cuidar a los espectadores le advirtieron que él podía entrar, pero, para evitar una tragedia, sus acompañantes no.

Y enfureció. Bramaba y se arrancaba los pocos pelos que le quedaban en la cabeza. Los que venían con él, al verlo en cólera, imitaron su conducta. Las cosas se salían de control AFUera del estadio.

Pero Pulgarcito ya había resuelto peores cosas que esta. En su vida de viajero timó ladrones y durmió en la concha de un caracol; como político, se salió con la suya al confesar, con fajos de billetes en la mano, su participación en una ilegalidad.

Así que mandó a que su equipo dejara de jugar, una decisión que perjudicaba a los jóvenes deportistas y a su pueblo entero. Eso no importaba, él se había hecho notar a tres meses de una nueva elección. Era un tipo astuto.

Y así, Pulgarcito, soberbio y petulante, volvió a ganar como gobernante de su pueblo y se aseguró cinco años más de vivir en el Palacio, junto a sus compañeros burros y a su líder el búfalo, quienes sí harían cualquier cosa por todo el oro del mundo.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código