GUSTAVO CERVANTES

Un incansable maestro de boxeo

Desde los 18 años de edad se ha dedicado a impartir sus conocimientos sobre boxeo a jóvenes y niños.
El entrenador Gustavo Cervantes, rodeado por varios de los pupilos de su cuadra boxística.ESPECIAL PARA LA PRENSA/Eric Ariel Montenegro. El entrenador Gustavo Cervantes, rodeado por varios de los pupilos de su cuadra boxística.ESPECIAL PARA LA PRENSA/Eric Ariel Montenegro.
El entrenador Gustavo Cervantes, rodeado por varios de los pupilos de su cuadra boxística.ESPECIAL PARA LA PRENSA/Eric Ariel Montenegro.

Cada día, al marcar el reloj las 4:00 p.m., Gustavo Cervantes cesa sus labores en la sede regional del Instituto de Acueductos y Alcantarillados Nacionales (Idaan) en La Chorrera, para asumir la tarea de entrenador de boxeo, una labor en la que ya suma 43 años de experiencia.

Cervantes desarrolla su labor en el edificio de la Junta Comunal de El Coco, una estructura que no reúne las condiciones mínimas para la práctica de este deporte, pero que permite alojar siete días a la semana a más de 40 boxeadores y prospectos de distintas edades.

SUS INICIOS EN EL BOXEO

Corría el año 1976 cuando Gustavo Cervantes incursionó en el boxeo en el desaparecido gimnasio de El Marañón, en la ciudad de Panamá, con el ánimo de subirse al tinglado, aunque su carrera como pugilista duraría poco.

Su carrera de amateur estuvo en las manos del entrenador norteamericano Clifford Douglas, dentro del Club Marañón, Club Panamá y Club Cincuentenario, los tres más famosos de esa época.

De estas cuadras salieron pugilistas como Bernardino Morán, quien fuera campeón nacional y clasificado mundial y los hermanos Aníbal y Ariel Moreno, comenta Cervantes, quien para ese entonces marcaba en la báscula 106 libras, aunque al momento del retiro militaba en las 126 libras.

La decisión de colgar los guantes vino por una promesa hecha a su madre enferma de cáncer, a quien le dolía lo maltrecho que quedaba tras las primeras peleas.

EL SALTO A ENTRENADOR

Con 18 años y al final de su breve carrera de boxeador, Cervantes asume la tarea de entrenador, una labor en la que asegura le ha ido muy bien tanto en la rama aficionada como profesional.

La tarea de entrenador la inició en el gimnasio de El Marañón, con una cuadra que bautizó con su propio nombre. Los primeros 25 peleadores que ingresaron a su tutela le fueron asignados por el también entrenador Vicente Castillo.

Aunque no recuerda la fecha exacta de su llegada como entrenador de boxeo a La Chorrera, Cervantes sí tiene grabado en su mente que la primera función de boxeo a la que asistió fue en el colegio Pedro Pablo Sánchez.

Recuerda también que en esa función boxística le tocó subir con los peleadores de una cuadra local cuyo entrenador demoraba en llegar.

Decidido a hacer fama como entrenador de boxeo en La Chorrera, Cervantes instala el Club Cuadra de Boxeo Gustavo Cervantes en un local que ya desapareció llamado La Flor Coqueña y que estaba ubicado en el corregimiento de El Coco.

Desde su inicio, recuerda el entrenador de boxeo, le ha gustado trabajar solo, a diferencia de otras cuadras en donde tres o cuatro entrenadores realizan el trabajo.

En la actualidad los boxeadores más veteranos colaboran enseñando a los niños y a realizar guanteo.

De sus primeros años de entrenador en La Chorrera, Cervantes recuerda que en 1978 logró que uno de sus pupilos, el zurdo Rafael Castillo, representara a Panamá en los Juegos Centroamericanos y del Caribe que se efectuaron en Colombia.

A este evento internacional también asistieron Melquiades Caballero, de Chiriquí y Félix Rodríguez, de La Chorrera.

Pese a ser en entrenador no pudo viajar, debido a una regla existente en aquella época que limitaba a un entrenador por cada cinco boxeadores que viajarían.

SU COSECHA

Desde esa fecha a la actualidad, unos 15 pugilistas que ha tenido a su cargo han alcanzado títulos de campeones nacionales Guantes de Oro, Juveniles y otros que han viajado fuera del país.

Mientras Cervantes rememora sus inicios, el edificio de la Junta Comunal de El Coco es ya un hervidero de pugilistas de distintas edades realizando entrenamiento físico, guanteo, golpeando el saco o saltando soga.

Con la mirada atenta en lo que cada uno hace, el veterano entrenador corrige y alienta a sus púgiles.

Entre el grupo existen niños de 9 a 11 años de edad, los cuales buscan hacerse una carrera en el boxeo, algunos de ellos entrenan a la salida de clases.

Todos los que entran a esta cuadra deben guardar la disciplina, una regla que Cervantes asegura dejar clara desde el primer día. No se puede consumir licor o estupefacientes y menos aun estar en pandillas.

“Yo no solo entreno, también hay días en los que escucho y converso con los muchachos, y los aconsejó, ya que no todo puede ser golpe. La mayoría son jóvenes que vienen de hogares de escasos recursos y con problemas”, explicó.

“Algunos de los boxeadores amateur llegan incluso con poca alimentación, por lo que hay que brindarles una ayuda. No obstante este trabajo deja muchas satisfacciones”, añadió.

Admite que gran parte del conocimiento que hoy imparte a sus pupilos lo heredó de viejos entrenadores como Willi Pedrosa y Beby Douglas y de otros que llegaban al desaparecido gimnasio de El Marañón.

ENTRE SATISFACcIONESY NECESIDADES

Aunque con muchas satisfacciones a lo largo de su carrera, Cervantes admite que el boxeo amateur económicamente no aporta nada.

Prueba de ello es que aun cuando se cuenta con un depósito de implementos, gran parte de estos ya están desgastados y no pueden ser usados.

A simple vista se ven sacos reforzados con cinta adhesiva, guantes rotos por el uso. Las cabeceras que cuelgan del techo, buena cantidad de ellas ya son inservibles. También hace falta un tinglado que permita entrenar a los boxeadores.

Entrenar en un piso de cemento también resulta peligroso por los golpes que pueden sufrir en una caída.

Todos los implementos utilizados en los entrenamientos diarios son adquiridos a través de donaciones, aporte de la Federación de Boxeo y con recursos propios, asegura.

Cervantes devenga un 10% de la bolsa que reciben los peleadores profesionales que él entrena. Una parte del dinero es invertido en nuevos implementos.

Actualmente esta cuadra suma nueve púgiles profesionales: Ricardo Matemático Núñez, Ricardo El Científico Núñez, La Arañita Ortega, Leroy Sensacional Estrada, Luis Rodríguez y Ronny Samudio, entre otros.

Luis Hernández, otro de los boxeadores de esta cuadra, es parte de la selección nacional de boxeo.

A Cervantes aún le faltan dos años para lograr jubilarse del Idaan, lo cual le permitirá poder llevar dos jornadas de entrenamiento y contar con más tiempo.

Su proyecto más ansiado es transformar el edificio de la Junta Comunal de El Coco en un buen gimnasio una vez se muden las oficinas.

Esta es una de las razones por las que apela a la buena voluntad del comercio local y las nuevas autoridades elegidas, para que miren al boxeo del distrito.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

carretera entre Santa Fe y Calovébora ‘La conquista del Atlántico’

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

10 Dic 2017

Primer premio

1 7 9 9

CAAB

Serie: 10 Folio: 14

2o premio

6088

3er premio

4097

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código