TRABAJADORES POR CUENTA PROPIA

Cambió el entorno laboral

El trabajo independiente se perfila como la mejor opción para las personas que quieren escapar de la formalidad de los horarios.

Temas:

Los independientes necesitan de poco espacio físico para hacer sus proyectos, lo que hace posible una baja de costos y las tarifas en los servicios que brindan. Los independientes necesitan de poco espacio físico para hacer sus proyectos, lo que hace posible una baja de costos y las tarifas en los servicios que brindan.
Los independientes necesitan de poco espacio físico para hacer sus proyectos, lo que hace posible una baja de costos y las tarifas en los servicios que brindan. Credito

Cada vez son más los panameños que se lanzan al mercado laboral como independientes, buscando generar sus propios ingresos. Las razones abundan, pero hay dos de gran peso: porque fueron despedidos y deben buscar nuevas fuentes de ingresos, o porque es hora de abrir las alas en busca de mejores condiciones laborales.

Detrás de la ilusión o la gran valentía de tirarse al ruedo profesional por cuenta propia se esconde la sombra de la informalidad. Porque hay que reconocer a dos tipos de independientes: los que cotizan ante la seguridad social y pagan impuestos, y los que abaratan sus costos y no asumen las responsabilidades fiscales.

La Contraloría General de la República, que lleva estos datos, no divide entre unos y otros independientes. Aunque la data sí habla de que van en aumento. En la actualidad, los trabajadores independientes representan el 35.42% de la fuerza laboral de Panamá.

Carlos es un joven panameño recién graduado en Ingeniería de Sistemas. Presta sus servicios y cobra sus honorarios profesionales, tiene aviso de operación y paga sus cuotas como trabajador independiente en la Caja de Seguro Social.

Pero, a pesar de cotizar en la seguridad social, su labor como trabajador autónomo es catalogada de informal por no estar atado a un contrato laboral.

Para que una persona sea catalogada como trabajador formal tiene que tener tres características específicas: un contrato laboral, cumplir con sus compromisos con la Caja de Seguro Social y con la Dirección General de Ingresos.

La informalidad, según los ojos de las autoridades, comprende a empleados de empresa privada sin contrato de trabajo, trabajadores por cuenta propia, patronos cuyas empresas tienen menos de cinco empleados, personas que prestan servicios domésticos sin contrato, y trabajadores familiares.

Lo complicado del asunto es que los avances tecnológicos y los nuevos modelos organizativos están dando un renovado impulso a emprendedores, freelance y otros trabajadores independientes. Entonces, la interrogante es cómo clasificarlos para entender mejor la dinámica panameña.

La fuerza de una nueva legión

El trabajo por cuenta propia es una tendencia que ha ido creciendo en el país y es un reflejo de lo que sucede en la escala global. En 2015, unos 42 millones de estadounidenses eran trabajadores independientes, pero ya en 2016, según el Foro Económico Mundial, los independientes representaban el 35% de la fuerza laboral, con un porcentaje aún mayor en jóvenes de entre 18 y 21 años (47% del empleo).

El director de investigación de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Raymond Torres, asegura que “el nuevo formato laboral no descansa tanto en el trabajo asalariado, sino en el de los autónomos, independientes y freelances”.

En el caso de Panamá, esta fuerza laboral representó el 51% de la expansión del empleo en los últimos 5 años. De hecho, se estima que los trabajadores autónomos marcarán las reglas de funcionamiento del mercado más allá de las estructuras paternalista actuales.

Pero a medida que crece esta fuerza laboral, se abre el debate sobre la diferencia entre empleo informal y el independiente.

“En Panamá, el trabajador formal es sinónimo de trabajador asalariado, mientras que el empleado independiente o autónomo que no está inscrito en la Caja de Seguro Social a través de una relación laboral es considerado informal”, asegura René Quevedo, especialista en inserción laboral.

Esta falta de distinción estigmatiza a la fuerza laboral que más crece en el país, advierte Quevedo.

Uno de los sectores que ha impulsado la generación de empleos en el país es el logístico. Entre 2011 y 2017 esta actividad económica impulsó la creación de 41 mil 402 empleos. Según datos del Ministerio de Trabajo y Desarrollo Laboral, esta actividad genera 589 nuevos empleos al mes.

El componente no asalariado (informales) en el empleo logístico aumentó de 4% en la expansión del empleo entre 2004 y 2009, a 83% entre 2014 y 2017.

Para Fannys Navas, gerente de recursos humanos de una empresa de seguros de viaje, el dilema está en cómo se mide este fenómeno laboral.

“Lamentablemente, en Panamá la formalidad está amarrada a un contrato de trabajo y al hecho de cotizar en un sistema de seguridad social que además no funciona bien”.

Ante esta realidad, advierte sobre la necesidad de generar políticas que permitan reconocer formalmente a los trabajadores autónomos y a los emprendedores.

Emprendedores en contexto

Entre 2004 y 2012, los emprendimientos (nuevos trabajadores por cuenta propia y nuevos patronos) aportaron el 18% del aumento de la población ocupada; sin embargo, en los últimos 5 años (2012 y 2017) estos representaron el 51% del crecimiento del empleo.

Es decir, el emprendimiento triplicó su participación en la expansión del empleo en el último lustro y de manera paralela representó un aumento de 3 puntos en la informalidad (2011 y 2016).

Factores que inciden

Los altos costos de la formalidad, el limitado acceso al crédito microempresarial, la rigidez del sistema laboral y el desconocimiento de los beneficios de la formalidad son algunos de los detonantes que inciden en este fenómeno.

Frente a este escenario, expertos coinciden en generar políticas públicas para que el trabajador independiente se convierta en empresario, a través del fortalecimiento del ecosistema emprendedor que permita tener acceso al financiamiento y el apoyo logístico.

Cotizantes, en el limbo

Según datos oficiales, en 2015 había un millón 450 mil 340 personas cotizando en la CSS. De este total, un millón 135 mil 987 o el 78% estaban bajo la categoría de asalariados.

El otro 22%, o 314 mil 353 personas, cotizan, pero siguen siendo vistas bajo el paraguas de la informalidad. Tal vez sea así, porque hace 20 años los independientes eran muy pocos, pero el tiempo marca un ritmo muy diferente, que hasta ahora no es tomado en cuenta.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

20 Oct 2019

Primer premio

8 4 7 0

CDDA

Serie: 10 Folio: 12

2o premio

7993

3er premio

2019

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código