NEGOCIACIÓN

Londres y la UE cierran un acuerdo de ‘brexit’

Boris Johnson confía en el apoyo del parlamento al pacto. El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, no cree necesaria una nueva prórroga.

Temas:

Boris Johnson (al fondo) conversa con la jefa del gobierno alemán, Angela Merkel; el presidente del gobierno español, Pedro Sánchez; el primer ministro belga, Charles Michel, en Bruselas. Boris Johnson (al fondo) conversa con la jefa del gobierno alemán, Angela Merkel; el presidente del gobierno español, Pedro Sánchez; el primer ministro belga, Charles Michel, en Bruselas.
Boris Johnson (al fondo) conversa con la jefa del gobierno alemán, Angela Merkel; el presidente del gobierno español, Pedro Sánchez; el primer ministro belga, Charles Michel, en Bruselas.

Los líderes del Reino Unido y la Unión Europea (UE) cerraron ayer en tiempo de descuento un “excelente nuevo acuerdo” de brexit, sobre el que pesa, sin embargo, la persistente amenaza de un rechazo por el Parlamento británico.

Tras 10 días de intensas negociaciones y mucha especulación, Londres y sus 27 socios europeos llegaron a un entendimiento in extremis, a dos semanas del divorcio previsto para el 31 de octubre.

“Todo parece indicar que estamos muy cerca del final”, aseguró el jefe del Consejo Europeo, Donald Tusk, al anunciar la adopción por los dirigentes de la UE del texto en una cumbre en Bruselas.

Sin embargo, las miradas se vuelven ahora hacia los diputados británicos ante la incertidumbre sobre si aprobarán el pacto, unos recelos de los que es consciente el primer ministro Boris Johnson.

“Tengo mucha confianza en que cuando los diputados de todos los partidos examinen este acuerdo vean el mérito de apoyarlo”, afirmó el combativo jefe de gobierno antes de regresar a su país para emprender una campaña de seducción.

Hace casi un año, en este mismo lugar, su predecesora Theresa May también había logrado tras arduas negociaciones un acuerdo, calificado como “el mejor posible”, que después fue insistentemente rechazado por los diputados británicos.

Ese rechazo provocó la caída de May y que el brexit, decidido por referéndum en 2016, fuese aplazado dos veces. El ahora inquilino de Downing Street, en el poder desde julio, se resiste a pedir una tercera prórroga.

El acuerdo aleja temporalmente el temido brexit brutal, contra el que advierten los círculos económicos. Tanto el Fondo Monetario Internacional (FMI) como la patronal británica celebraron el nuevo acuerdo, pero se mantuvieron prudentes ante la posibilidad sobre su éxito.

El texto fue de hecho mal recibido en Londres, tanto entre la oposición como entre los aliados de Johnson, los unionistas norirlandeses del DUP, lo que reavivó el fantasma del rechazo.

El acuerdo retoma básicamente lo negociado por May pero modifica su punto más conflictivo: cómo garantizar un intercambio fluido de mercancías entre la provincia británica de Irlanda del Norte y la República de Irlanda -país de la UE-, sin necesidad de reintroducir una frontera física.

El parlamento autónomo norirlandés, conocido también como asamblea de Stormont, podrá decidir a largo plazo si desea continuar aplicando las reglas del mercado único europeo en su territorio.

Estas normas comenzarían a aplicarse después del período de transición entre el Reino Unido y la UE, que finaliza en principio a finales de 2020, y los diputados norirlandeses podrían pronunciarse cuatro años después.

Su objetivo es preservar el frágil acuerdo de paz del Viernes Santo, que en 1998 puso fin a tres décadas de sangriento conflicto en Irlanda del Norte entre unionistas protestantes y republicanos católicos, y proteger el mercado único europeo de una desleal competencia británica.

El acuerdo actual prevé una compleja solución técnica por la cual la provincia británica seguiría rigiéndose por algunas regulaciones del mercado único europeo y se mantendría de facto en una unión aduanera con la UE, aunque permanecería legalmente en la misma zona aduanera que el resto del Reino Unido.

Pero, este sistema “excepcional”, que el negociador europeo Michel Barnier justificó por la “situación única” de Irlanda del Norte, choca con la férrea oposición de los unionistas noirlandeses, que rechazan que su territorio tenga un trato diferente del resto de Reino Unido.

También el laborista Jeremy Corbyn, principal líder de la oposición, llamó a rechazar un acuerdo argumentando que, más allá de la cuestión irlandesa, no cambia mucho respecto al de May, y pidió un segundo referéndum para resolver el rompecabezas del brexit.

Sin embargo, no es seguro que logre mantener unidas sus filas en el parlamento, donde varios diputados laboristas son partidarios de abandonar la UE.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

14 Nov 2019

Primer premio

5 3 0 8

ACAC

Serie: 6 Folio: 2

2o premio

8815

3er premio

6792

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código