JÓVENES DE ÉXITO

Odontología y terapia, la mezcla

CORTESÍA CORTESÍA
CORTESÍA

Antes de ir al odontólogo, ¿qué pasa por su mente? Probablemente, el zumbido incesante que anuncia la limpieza de los dientes. Llegan los recuerdos de esa pequeña manguerita que succiona los fluidos de la boca.Aparece la sensación de adormecimiento que genera la anestesia en la lengua y la resequedad que queda en los labios después de tener la boca abierta por una hora.

Ruega no tener ninguna caries mientras la ansiedad se apodera de su cuerpo antes de sentarse en esa fría silla reclinable.

Max Yuil es odontólogo y sabe de las penurias mentales y físicas por la que atraviesan sus pacientes.

A sus 36 años se está abriendo paso en el competitivo mundo de la odontología, dando sus primeros pasos con un toque diferenciador y por la libre.

A pesar de tener opciones de trabajo en grandes clínicas ya establecidas, Yuil decidió irse por cuenta propia, como hacen muchos jóvenes profesionales que creen en el emprendimiento.

Alquila, no de forma permanente sino por horas, un consultorio en el que atiende a todos sus pacientes, llevando a la práctica sencillos pero atinados trucos que le reducen el estrés que genera la visita al odontólogo.

“La idea es que los pacientes no sientan que cuando van a una consulta están acudiendo a la silla de la tortura. Para esto hay que comenzar a trabajar en lo básico, es decir, el entorno”, señala.

Habla de su entorno de trabajo: “El color y el aroma de este lugar son diferentes, no es un olor a clínica. Una vez que el paciente se sienta en el sillón lo primero que hace es abrir la boca, pero aquí lo principal es que esté confortable. Para ello se colocan almohadones, le entrego una cobija y le coloco un protector labial”.

“Luego les explico paso a paso lo que se le hará, así como las posibles molestias. Si es un paciente que le teme al sonido del taladro, le coloco un audífono con música o sonidos agradables. Si tengo un paciente muy visual y lo que necesita es distracción, entonces se enciende el TV y le hablo en toda la consulta para que este entretenido”, comenta.

Su plan es montar un consultorio propio, pero antes necesita que los pacientes lo conozcan y confíen en su trabajo.

Comenta que emprender un negocio que un día comenzó como una “emocionante idea” puede ser complicado.

“Cuando se da ese primer paso tenemos que estar conscientes de que no estamos descubriendo el agua tibia, ya que hay mucha competencia en el mercado. Hay que considerar el talento y habilidades extras que podemos ofrecer, y muy importante, escuchar qué quiere la gente”, señala.

Reconoce que al momento de emprender es muy común encontrar obstáculos económicos, tanto para el acondicionamiento del local como para el abastecimiento de materiales.

Para salir airoso de ese punto es importante un plan de negocios sólido y viable.

“El año pasado hice una maestría en ortodoncia a la que le saque el máximo provecho. Ahí te enseñan acerca de administración y a identificar cuáles son los productos que siempre dan ganancias, cuáles son los números, e hice un proyecto en papel acerca de mis expectativas de negocio”.

Con una visión clara de lo que quería lograr, desde que estaba en la universidad ahorró y creó un fondo que le permitió tener un capital para realizar una inversión inicial, pero su meta es asociarse con un grupo de colegas y crear un centro odontológico, “a lo grande”.

Otra novedad que, asegura, tendrá este consultorio es la implementación de una técnica australiana pionera en Panamá en materia de ortodoncia.

Se trata de un dispositivo llamado “entrenadores especiales” que cumpliría la función de un aparato odontológico, pero sin dolor ni molestia, que acostumbra a la lengua a adoptar una posición correcta en la boca y así evita que ejerza presión sobre los dientes, lo que trae como consecuencia la deformación y el movimiento de estos.

Pero hace la salvedad de que no solo es difícil dar ese primer paso para emprender un proyecto, lo más complicado es mantenerse.

Esto, a juicio de Yuil, no se lograr solo con una buena publicidad, sino con profesionales que hagan bien su trabajo.

“Tener un buen desempeño laboral garantizará mantener a los clientes y atraer a los nuevos ”. Allí, señala, está la clave de todo.

Ruta profesional

MAX YUIL

Odontólogo graduado en la Universidad de Panamá. En el año 2013 hizo una maestría en ortodoncia en la Ulacit.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Conquista

La Prensa en alianza con el Pulitzer Center invita a sus lectores a una experiencia inédita de periodismo transmedia. Una historia sobre la costa Atlántica que pone en cuestionamiento qué tipo de desarrollo queremos para nuestro país. Haga clic en la foto.

Por si te lo perdiste

periplos alrededor del mundo Corte Suprema, una agencia de viajes

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

13 Dic 2017

Primer premio

0 4 5 4

DAAD

Serie: 7 Folio: 1

2o premio

1238

3er premio

1041

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código