Sudáfrica busca medidas para salir de crisis financiera

La caída en los precios de las materias primas ha frenado el crecimiento económico al ritmo más lento desde 2009.
Jacob Zuma Jacob Zuma
Jacob Zuma

Nunca se habían mostrado los inversores tan pesimistas respecto a la economía sudafricana desde que Nelson Mandela salió de la prisión Víctor Verster hace 26 años.

Las salidas de capital crecen a un ritmo récord frente a una disminución de las entradas de dinero. El rand se ha desplomado y la tasa de desempleo es la más alta de los casi 40 países en desarrollo seguidos por Bloomberg.

La sequía está aumentando el coste de los alimentos y el grado de inversión de la calificación crediticia del país -que tantos sudores le costó conseguir en 2000, poco después de que Mandela dejase el gobierno- pende de un hilo.

Los sudafricanos están pagando caro no solo el colapso de precios de las materias primas -los metales y la minería representan más del 50% de las exportaciones- sino también de las dudas acerca del presidente Jacob Zuma.

Los disparates ocurridos en el Ministerio de Finanzas en diciembre, cuando Zuma destituyó a Nhlanhla Nene para sustituirlo con el poco conocido David van Rooyen, han agravado el escepticismo. Ante el alza de la rentabilidad de la deuda sudafricana y el desplome del rand, Zuma cambió de opinión cuatro días después y designó para el cargo a Pravin Gordhan, predecesor de Nene.

“El país se enfrenta a importantes dificultades estructurales, y los cambios en la cúpula del Ministerio de Finanzas confirmaron los riesgos políticos”, dijo Víktor Szabo, que gestiona $12 mil millones en deuda de mercados emergentes en Aberdeen Asset Management Plc. “La situación puede empeorar”.

El país se enfrenta a una prueba decisiva el 24 de febrero, cuando Gordhan presente el presupuesto nacional ante los diputados. El ministro ha dicho que el gobierno hará todo lo necesario para evitar una rebaja de la calificación del país a “basura”, inclusive con medidas para restringir los gastos de las empresas estatales y respetar los límites de gasto.

“La confianza en Sudáfrica ha desaparecido”, dijo Hakan Aksoy, gestor de fondos de renta fija de Pioneer Investment Management en Londres, la cual administra unos activos de $244 mil millones.

Desde que Mandela llegó al poder en las elecciones multirraciales de 1994, la economía ha crecido una media anual del 3%, permitiendo al Congreso Nacional Africano proporcionar casas, agua y electricidad a millones de hogares y ampliando las prestaciones sociales a más de 16 millones de personas, a la vez que recortaba la deuda del gobierno. El índice de referencia de Sudáfrica alcanzaba un récord hace menos de un año y la deuda soberana caía a mínimos.

Desde entonces la economía ha perdido pie. La crisis de las materias primas ha frenado el crecimiento económico al ritmo más lento desde 2009. El país evitó por muy poco la recesión en el tercer trimestre, con una expansión anualizada del 0.7%.

La agencia Fitch Ratings rebajó la calificación crediticia de Sudáfrica un escalón a BBB-, el nivel de inversión más bajo, en consonancia con la evaluación de Standard Poor’s, que rebajó la perspectiva de estable a negativa el mismo día.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código