CAJA DE SEGURO SOCIAL

Administradores sin sentido común: Victoriano Rodríguez Santos

Los gobiernos recuestan, cada vez más, la carga del Ministerio de Salud y su atención médica y hospitalaria a la Caja de Seguro Social (CSS). Nos la cargaron a los beneficiarios, por lo que hoy para que un cotizante logre una cita médica tiene por delante entre 5 y 25 personas (beneficiarios, protegidos, empleados o parientes de algún jerarca del gobierno que no cotiza).

La atención se vuelve cada vez más retardada, en el caso de las citas con especialistas, las operaciones y hasta en los reactivos de laboratorio, como el T3 libre, T4 libre, TSH, cortisol, entre otros, pero insisten en alquilar ambulancias por valor de 24 millones de dólares, bajo el pretexto de que se ahorrarán los mantenimientos. Esto es continuar los fracasados proyectos del gobierno anterior. Tratan a los cotizantes como lo que ellos descartan.

Ese retardo en la atención no es por el personal médico, de enfermería ni los técnicos de salud, de debe a la mala administración y a la desidia. Se juega con la preocupación de los pensionados y jubilados, amenazándolos con que el programa de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM) no tiene recursos. Preocupación que lleva a muchos a sufrir de estrés, hipertensión, enfermedades colaterales y, quizás, a la muerte.

El IVM jamás podría colapsar mientras los otros tres programas mantengan superávit. La CSS es una empresa que le pertenece a los cotizantes, pero que mal administra el gobierno. Ninguna empresa resistiría si atiende a personas que no cotizan, bajo la excusa de la solidaridad.

Se gastan los recursos del Estado y de los cotizantes de la CSS sin que se hagan auditorías forenses. Así tenemos estructuras dispersas en casi todo el país, sin justificación ni investigación que lleve a conocer si se hicieron para malversar los fondos, o por negligencia, desgreño administrativo, etc.

Al parecer, hay ineficiencia inexcusable en el cobro de las cuotas obrero–patronales, patrocinando a los irresponsables para luego condonarles las deudas o moratorias para su beneficio.

Los extranjeros no cotizan, pero son atendidos prácticamente gratis en nuestros hospitales y, ahora, quieren exigir derechos que solo le competen a los nacionales, como el clientelista programa “120 a los 65”.

La pregunta obligada es: ¿cómo pueden aumentar la edad de jubilación, las cuotas o los impuestos a los cotizantes, mientras se regala el dinero a quienes nunca pagaron impuestos ni cotizaron?

¿Qué pena cabe a los extranjeros a los que se detecta defraudación fiscal? ¿Qué pasa cuando se omite pagar la cuota obrero patronal y otras tasas? ¿Cuántas empresas de extranjeros cambian de razón social para eludir responsabilidades y se mantiene ese círculo vicioso? ¿Qué papel juega la administración de la CSS?

Los administradores de la CSS han descuidado a los pacientes que mantienen recetas de por vida, con el mismo tratamiento, situación que les exige asistir al médico cada mes. Esas miles de citas le quitan la oportunidad a otros pacientes. Programar la entrega directa de medicamentos en la farmacia para esos pacientes permitiría mayor agilidad y eficiencia en el trámite, lo que disminuiría la atención médica en busca exclusiva de medicinas. ¿Dónde está el sentido común de quienes administran la CSS?

¡Dios te salve, Panamá!

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Consumo de producción agrícola ¿Qué provincia es el reino del aguacate?

En Panamá, 92 productores cultivan 363 hectáreas de aguacate de las variedades ‘simmonds’, choquete, ‘booth’ y criollo.
Archivo

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código