GOBIERNO

Desaciertos inaceptables: Belisario Herrera A.

No hará mucho nos hemos desayunado con dos desaciertos graves del actual presidente Juan Carlos Varela, primero el de haber nombrado a la nuera del magistrado presidente del Tribunal Electoral, Erasmo Pinilla, en un cargo consular.

Por inocente que se vea dicha designación, pareciera que fuese en agradecimiento por el triunfo que obtuvo, en buena lid, para arribar al solio presidencial, con el apoyo abrumador del pueblo panameño. Sobra ese agradecimiento, porque cada uno de los magistrados del Tribunal Electoral cumplió con el deber moral y constitucional de reconocer el triunfo obtenido en las urnas.

Añado que Pinilla no debió aceptar la designación de un miembro tan cercano a su familia en un cargo público, y que Varela tampoco tenía que ofrecerla.

El segundo desacierto al que debo hacer referencia es que Varela permitió la celebración de una fiesta, organizada por su ministro de Seguridad, en el Palacio de las Garzas, para complacer a sus compañeros graduados de un colegio secundario de David, Chiriquí. Todas las excusas que vinieron después sobran. El Presidente de la República debe rechazar de plano el uso de la Presidencia para celebrar eventos sociales, a menos que sean para conmemorar alguna fecha memorable de la nación.

Califico como de suma gravedad estos errores del mandatario y los considero lesivos al interés nacional, sobre todo, ahora cuando el país se encamina a enmendar errores y a juzgar, uno a uno, a los funcionarios corruptos del régimen que encabezó el nefasto Ricardo Martinelli. Es decir, la ciudadanía decente todavía no se repone de todas las fechorías que se cometieron con los fondos públicos y espera que este gobierno, ni por asomo, caiga en lo mismo. De forma que la menor provocación volvería a caldear los ánimos. Por eso Varela debe meditar sus actos con mucho detenimiento para estar seguro de que no lastimará la conciencia nacional.

Considero que la victoria electoral de Varela se logró porque el país ya estaba cansado de tanta corrupción, y porque la ciudadanía rechazó el candidato que Martinelli pretendía imponerle, utilizando todos los recursos del Estado e inclusive con su participación activa en la campaña, violando la Constitución y las leyes de la República. Los ciudadanos estaban asqueados de la millonaria rebatiña de fondos estatales para los candidatos a diputados de Cambio Democrático, mientras la población pobre solo recibía migajas disfrazadas de subsidios y programas sociales. Por eso, me sumo a las palabras del arzobispo de Panamá, José Domingo Ulloa, quien con toda claridad cristiana ha dicho lo contraproducente que han sido, desde el punto de vista moral, los actos de corrupción en nuestro país.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código