DERECHOS

Discriminación en el ámbito laboral: Yashiro Díaz

Los discursos contemporáneos parecen atender a una “doble moral”, pero si se analiza detalladamente, se argumenta en beneficio de un mismo ideal: la igualdad. Sin embargo, los actos individuales y colectivos son incongruentes con tales ideales.

Por un lado, parece que se valida la desigualdad: “atención a la diversidad”, “necesidades especiales”, “crisol de razas”, “multiculturalidad”. Por el otro, que se defiende: “equidad de género”, “no a la discriminación”.

Existe toda forma de discriminación: la segregación racial (apartheid, en Sudáfrica), la xenofobia (o nacionalismo extremo), la misoginia (desde el famoso mito de Eva y el pecado original), la discriminación por género: contra el rol femenino (machismo extremo), contra el rol masculino (feminismo extremo), contra la orientación homosexual masculina o femenina (homofobia), contra la identificación sexual transgénero (transfobia), contra las personas con alguna forma de discapacidad física o mental (o con “necesidades especiales”). A su vez, hay múltiples organizaciones internacionales, entre ellas la Unesco, que se han pronunciado contra todo tipo de discriminación.

Me pregunto, ¿qué hay de la discriminación en el contexto laboral en pleno siglo XXI, luego de tres milenios y medio desde la Revolución Industrial; luego de la conformación de instrumentos jurídicos y no jurídicos que protegen al trabajador(a) de toda forma de iniquidad social? Hoy, pleno siglo XXI, se da todo tipo de abuso contra el empleado, que tiene efectos en contra de su salud y bienestar. Se está violando la Constitución de la República de Panamá, en primera instancia. El acoso laboral ha infiltrado raíces de forma meticulosa hasta lograr aturdir al empleado. Es que el mobbing (acoso laboral) es una relación codependiente que requiere del abusador y el abusado. Es el desconocimiento de los derechos del segundo que permite que este mal incierto prolifere.

El clásico tipo de discriminación es contra las mujeres: ¿con qué objetivo se le realiza una prueba de embarazo a una de ellas que tiene deseos de conseguir un trabajo digno? ¿Será que los empleadores no les pasa por su mente que provienen de un vientre materno?

¿Qué ley natural indica “de facto” que una mujer no posee las capacidades cognitivas y emocionales para gobernar?

¿Por qué un empleado no tiene derecho a retroalimentarse o conocer los resultados de los test psicométricos, pruebas de laboratorio, radiológicas o del examen del médico a los que son sometidos?

¿Por qué se impide el acceso al expediente laboral? Este asunto compete al estudio de la ética: la moral heterónoma en los adultos es tal que no permite la autorrealización del individuo. Miedo al castigo, búsqueda incesante de la recompensa del “jefe”.

El temor a sentirnos alienados de la conciencia colectiva es tal, que nos amarra al cordón umbilical. La voluntad por defenderse ha minado sus fuerzas. Si lo haces solo, estás expuesto a represalias. “La justicia es el dominio del fuerte sobre el débil”, según Calicles. En esta era de escasez no podemos culpar a aquel hombre o aquella mujer que dejan de lado sus convicciones por lograr un salario “digno”. Mientras ignoremos nuestros derechos laborales daremos oportunidad para que los empleadores se aprovechen en forma voraz de las necesidades de los demás.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código