RECURSO HUMANO

Estrategias para reducir el desempleo juvenil en Panamá: Francisco Trejos

De cada 100 personas económicamente activas, 5 están desempleadas. De cada 100 desempleados, 40 son jóvenes. La tasa de desempleo total es de 5.1%, mientras que la tasa de desempleo juvenil es de 13%, según reportes de Contraloría General de la República (agosto, 2015). Las acciones para reducir el desempleo juvenil implican un esfuerzo interinstitucional de cinco puntos estratégicos:

1. Reforzar las acciones para disminuir la deserción en educación premedia, media y superior.

2. Aumentar la inclusión de grupos vulnerables a los servicios de formación y programas de emprendimiento.

3. Reforzar la pertinencia y calidad de la oferta formativa.

4. Aumentar el alcance de programas de intermediación laboral dirigidos a jóvenes.

5. Fortalecer la sinergia entre programas de diferentes instituciones con metas comunes.

Los jóvenes que desertan del colegio y están desocupados contribuyen al aumento de la tasa de desempleo. La Beca Universal del Ministerio de Educación ha contribuido a disminuir en parte este problema. Hoy, miles de jóvenes salen del sistema, lo que nos lleva a preguntar: ¿Cuáles son las causas? ¿Qué acciones estamos ejecutando para mitigarlas? ¿Cuáles han sido los resultados? ¿Qué podemos hacer, como sociedad, para contribuir.

Respecto al punto dos: ¿Qué alternativas hay para los jóvenes que desertan del sistema y no están preparados para un empleo digno?

Se propone eliminar la restricción de ingreso a menores de 18 años a los programas del Inadeh. Por su parte, la Autoridad de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa (Ampyme) debe impulsar acciones para fomentar el emprendimiento juvenil, con programas de formación y asistencia técnica para este segmento de la población.

En relación al tercer punto, con el Programa de Orientación Vocacional y Empleo (POVE), el Ministerio de Trabajo y Desarrollo Laboral y el Meduca buscan orientar a los jóvenes hacia las carreras que demandará el país a futuro. Mientras más de ellos estudien, su tasa de desempleo será menor. No obstante, no se trata de que más jóvenes se preparen académicamente; deben aprender cursos o carreras que les brinden reales oportunidades de desarrollo laboral, ser emprendedores o científicos. El Inadeh y las universidades deben contar con una oferta de formación acorde con la demanda del país.

Hoy día carecemos de mecanismos para proyectar la demanda de talento humano a futuro por ocupaciones, por lo tanto, se dificulta evaluar la pertinencia de la oferta de formación.

El POVE puede orientar a los jóvenes, pero no todos cuentan con los recursos para seguir estudiando al culminar la educación media; es el caso de miles de ellos en el país. Es por eso que el Ifarhu debe ofrecer becas pertinentes a la demanda de talento humano y ser una alternativa para jóvenes de escasos recursos.

En el caso de los programas de intermediación laboral del Mitradel, si aumentamos el número de jóvenes que se inserta al mercado laboral, también podemos disminuir el desempleo juvenil. En muchos casos ellos no llenan el perfil que buscan los empleadores. Tenemos que mejorar la calidad de la educación y propiciar las prácticas profesionales desde el inicio de su formación, y así aumentar las probabilidades de inserción laboral.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código