EL MALCONTENTO

¿Golpe de Estado o golpe al Estado?: Paco Gómez Nadal

Hay que reconocer que Panamá es diferente. Debe ser el único país del mundo en que dos ministros del Ejecutivo denuncian amenazas de golpe de Estado por parte de funcionarios policiales y todo sigue igual: ni una denuncia, ni un proceso disciplinario, ni una consecuencia política.

Panamá es diferente a Bolivia, Venezuela o Ecuador, cuyos presidentes han alertado de intentos de golpe de Estado o han enfrentado intentonas reales y eso sí ha tenido consecuencias (otra cosa es que sean positivas o no). Les prometo que llevo días tratando de entender la situación. Porque, mientras el ministro “irrevocable” acusaba por escrito al director de la Policía de antidemocrático, su presidente y amigo lo ascendía al puesto más ansiado por los conspiradores, el de dirigir el Consejo de Seguridad. Moltó era mal conspirador, como será mal director de la Policía porque, en realidad, ni antes ni ahora pinta mucho en el esquema de poder y seguridad. Si hay una definición para un “hombre de paja” esa cuadra a la perfección con la del nuevo y silencioso director de la Policía Nacional.

Como les decía, he pensado mucho el porqué de este golpe que no ha golpeado. Y quizá, solo es una hipótesis, se deba a que el golpe al Estado ya se ha consumado. Vamos por partes. Para dar un golpe de Estado solo hay que tomarse el poder, “violando la legitimidad institucional establecida en el país”. Eso, con matices, ya ha ocurrido. El actual gobierno ha ido tomando de forma paulatina todos los espacios de poder del país, ha violentado las normas, ha comprado diputados, ha torcido las leyes, ha expulsado a quien le molestaba (desde la procuradora hasta su partido aliado), ha reprimido a los opositores y ha silenciado a los que no ha reprimido. Es cierto: no hemos escuchado el ruido de sables, excepto cuando le entregaron uno a Gustavo Pérez en la ceremonia “civil” del pasado viernes... pero ese no cuenta.

Martinelli y los suyos (aunque los suyos pinten poco) ha dado, como mínimo, un golpe al Estado y solo le falta saltarse las reglas de juego para la sucesión en el poder (con una reelección o con cualquier extraña maniobra electoral) para sustituir el “al” por un “de”.

Lo sorprendente es que no pase nada. Yo imaginaba miles de civilistas en las calles agitando sus pañuelos blancos... caceroladas de los miles de venezolanos que viven en el país y que presumen de experiencia en autócratas elegidos en las urnas, conferencias de prensa de los empresarios exigiendo destituciones, responsabilidades o renuncias... Nada de esto ha pasado, ni va a pasar. Al menos, mientras el dinero fluya en Panamá, mientras las cuentas sigan dando saldo positivo a los que siempre salen ganando. La militarización de Centroamérica, que camina a pasos agigantados, está encontrando terreno fértil en Panamá. La incoherencia del Gobierno y el proyecto personal de Martinelli & Cia pueden poner en peligro la frágil democracia y la precaria convivencia de intereses del país. Ojalá me equivoque, ojalá todo esto solo sea una pesadilla.

[Adenda: De golpes saben mucho algunos grupos en Panamá. Mientras escribo este artículo no puedo saber qué ocurrirá en territorio ngäbe, pero lo cierto es que los representantes que han negociado con el Gobierno han logrado mucho. Cuando uno se sienta a hablar es para ceder y han cedido lo justito. La redacción final del artículo 5 salvaguarda los recursos minerales de la comarca y permite que el Congreso General tenga mucho que decir sobre las hidroeléctricas. Es cierto que el Congreso puede ser manipulado, al igual que se manipula todos los días a la Asamblea Nacional. Pero ese es otro tema. No sé qué va a pasar, pero de lo que sí estoy seguro es de que las y los negociadores ngäbe han dado una lección al Gobierno en esa mesa de negociación, a pesar de que no tienen ni una sola razón para creer en las autoridades de este Estado golpeado, mentiroso e incumplidor. Algunos que quieren provocar el enfrentamiento en el seno del movimiento ngäbe cargarán con la responsabilidad de trabajar en exclusiva para la destrucción, y no para el fortalecimiento, de la “primavera indígena” de Panamá.]

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Conquista

La Prensa en alianza con el Pulitzer Center invita a sus lectores a una experiencia inédita de periodismo transmedia. Una historia sobre la costa Atlántica que pone en cuestionamiento qué tipo de desarrollo queremos para nuestro país. Haga clic en la foto.

Por si te lo perdiste

periplos alrededor del mundo Corte Suprema, una agencia de viajes

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

13 Dic 2017

Primer premio

0 4 5 4

DAAD

Serie: 7 Folio: 1

2o premio

1238

3er premio

1041

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código