FACEBOOK LIVE: ¿Qué quieres saber del Cepadem? Ver aquí

CONTAMINACIÓN VISUAL

Panamá, la ciudad que no se ve: José Isturaín

En el tema urbano, la ciudad de Panamá ha ido creciendo como aquel niño que crece sin padres; que se forma solo y copia costumbres que ve en su entorno, algunas buenas otras malas, adquiriéndolas en ciertos casos por necesidad o por comodidad. Sin embargo, muchas no son las más adecuadas. Todas las personas tenemos una genética distinta. Nadie es igual a otro. Así mismo son las ciudades, ninguna se parece ni puede ser lo que es la otra. Por ejemplo, lo que necesita Miami, París o Helsinki no es lo mismo que lo requiere la ciudad de Panamá.

Panamá es ese niño que ha adoptado una forma de crecimiento y de expansión que no ha sido la más adecuada para ella ni para sus ciudadanos. Malas costumbres de otras latitudes, y malas decisiones de la clase política local. Y el silencio de todos nosotros. Uno de los muchos problemas en temas urbanos (planificación, infraestructura, falta de aceras, de espacios públicos, de procesos culturales) que a simple vista parece inofensivo, pero que se ha convertido en uno de los más agresivos en la ciudad, es la contaminación visual. Esta es causada por las vallas publicitarias de todo tipo, tamaño y forma, algunas muy creativas, otras no tanto, pero que en general tienen en común el bien individual.

Durante años las autoridades locales (Alcaldía) han sido espectadores de un proceso degenerativo. Las vallas publicitarias se han convertido en uno de los grandes problemas no solo en Panamá, sino en muchas otras ciudades. El impacto negativo que producen en los ciudadanos es abrumador. Las personas que caminan por la ciudad deben esquivar postes con anuncios mal ubicados, algunos en lugares que obstruyen la visión del peatón e incluso del conductor.

Es un bombardeo comercial diario que nos obligan a mirar, pues nadie nos preguntó si nos sentimos cómodos viendo publicidad en el espacio público o en las fachadas de los edificios. ¿O sí?

La actual administración inició un proceso para entender cómo resolver el problema. El alcalde José I. Blandón y su equipo tomaron la decisión de suspender las solicitudes de publicidad hasta fin del presente año, para dar inicio a un levantamiento del estado actual de las vallas, dónde están ubicadas y cuáles están legales o ilegales. Esta administración sabe que para resolver un problema hay que entenderlo primero, y luego dar una solución.

Se calculaba que en 2011 había más de 10 mil vallas ilegales en la ciudad de Panamá. Es probable que esa cifra sea mucho mayor a la fecha. Entendemos que la publicidad exterior representa ingresos para la Alcaldía, sin embargo, el bien individual no está por encima del colectivo, y las vallas invaden el espacio público visual de los ciudadanos, causan estrés, distracción y problemas ambientales. Muchas especies se alejan de estos entornos y rompen así el equilibrio ecológico. La solución no es prohibirlas, sino regular su colocación, tamaño y ubicación, siempre poniendo por delante al ciudadano. Esa es la fórmula para hacer ciudad. ¿Es Panamá una ciudad para vivirla o una ciudad para ser vista?

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código