ROL SOCIAL

Periodismo, verdad y neurosis: Iván Samaniego

Si es cierto que la libertad de prensa y el periodismo investigativo, sobre todo objetivo y neutral, cumplen una función de contrapeso frente a los excesos que los gobiernos generan durante sus mandatos, en momentos en los que el poder los embrutece o ciega, también es necesario denunciar el exceso del periodismo en cuanto a que los medios de masas se constituyen en el llamado cuarto poder, y mi única reflexión giraría en torno a la pregunta: ¿si los medios de masas son el contrapeso del poder político-económico, cuál es el contrapeso de estos?

Muchos de ellos, y nos referimos más a las televisoras nacionales, se han convertido de alguna manera en especie de tribunales de justicia, en que se emiten juicios de valor sobre temas que apenas conocen y, en otros casos, se les oye utilizar, a diestra y siniestra, el lenguaje de las leyes como probos constitucionalistas. Su discurso argumentativo sobre la verdad y la primicia suena tan convincente, que ignoran que la realidad es una construcción del cerebro y que son producto de una economía de mercado cuyo objetivo final es la búsqueda del mayor rating.

La neurosis periodística es el exceso llevado, por error de atribución, al punto que el goce de la palabra conduce a una especie de masturbación lingüística. Muchas veces, algunos periodistas se hacen eco del sesgo cognitivo producido por las incontrolables e insaciables redes sociales, cuya distorsión del mensaje es más que lógica. Ni siquiera son capaces de filtrar los contenidos expuestos en Twitter, cuya redacción no respeta las más mínimas leyes de la ortografía. La voracidad del periodismo se constituye en otra forma de violencia institucionalizada, que deshumaniza al sujeto individual y, al mismo tiempo, lo convierte en objeto sacrificado, de forma que su vida personal importa un centésimo.

Hay diarios que en la carátula del frente muestran el tanatos (personas descuartizadas) y en la de atrás el eros (una mujer semidesnuda), presentan la combinación morbosa de la muerte y el placer como mercancía de consumo, amparados en el principio de la libertad de expresión y el libre mercado, ignorando que dicho mensaje subliminalmente genera un impacto sobre las masas.

Yo me hago preguntas que tal vez otros se hayan hecho: cuando los medios destruyen la imagen de alguien, de manera errónea, ¿de qué forma remedian el daño?, ¿cuál es la línea que separa la subjetividad de la objetividad? y cuando el mismo sujeto es presa de sus propios sesgos personales, ¿cómo los controla antes de emitir juicios frente a una masa muchas veces cautiva e ignorante? Pues, independientemente de que lo público sea de dominio general, la responsabilidad ética del comunicador social frente a la expresión verbal y escrita es mucho mayor que la de cualquier otro profesional, pues se dirige no a una o dos personas, se dirige a miles de sujetos que son influidos para bien o para mal por sus presentaciones.

¿Cómo asumen los medios locales el rol de educar?, ¿qué tiempo dedican a educar? La respuesta para mí es muy obvia, nada o casi nada, pues la descripción sería: entretener, entretener, entretener, y durante los noticieros un poco de chisme, algo de estrés transmitido por las malas noticias, y luego a sedar con la telenovelas.

Si se detuvieran un poco más a reflexionar sobre su rol, podrían darse cuenta de que la realidad es, inevitablemente, sesgada por sus propios prejuicios, y que, por lo tanto, la pueden tornar un poco más angustiante de lo necesario, pues el comunicador transfiere en el receptor su propia ansiedad. Esta empobrecida construcción de la realidad de los medios locales podría ser reflejo de una especie de empobrecimiento de la cultura, en la que los mismos periodistas son un producto sistémico y no dan más de lo que pueden dar, siendo su único objetivo la búsqueda insaciable de la supuesta verdad.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

CENTRO DE CONEXIONES AÉREAS DE TOCUMEN China, un reto para el turismo panameño

Aeropuerto Internacional de Tocumen Mitradel ordena arbitraje entre Copa Airlines y sindicato

Los empleados se mantuvieron fuera de sus puestos.
LA PRENSA/Alex E. Hernández

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código