OPOSICIÓN DIVIDIDA

Presagio electoral: Rolando Mendoza Ibarra

Si las elecciones fueran hoy, dicen todas las encuestas, ganaría por amplio margen el partido en el gobierno, con lo cual coincido plenamente. Resulta que el gobierno del presidente, Ricardo Martinelli, cuyo método autocrático ha logrado imponer una incuestionable unidad política en torno a su gestión, tiene a su haber un conjunto de obras tangibles que con mucha inteligencia y estrategia publicitaria se han traducido en beneficio para su candidato José Domingo Arias.

Con cuantiosos recursos del erario público este hombre de doble cara, que dijo ser distinto a los supuestos políticos tradicionales e hizo lo mismo y más, ha dirigido durante los últimos cuatro años una estrategia deleznable de compra de conciencias en los partidos, que degeneró en el transfuguismo, y de personeros oficiosos para ubicarlos en las instituciones del frágil sistema democrático, alinearlos a sus intereses y vulnerar así la independencia de instituciones y órganos del Estado.

Creo sinceramente que al presidente Martinelli hay que reconocerle el coraje con el que ha realizado muchas de sus obras que otros gobiernos debieron hacer, al margen de la bonanza económica. Pero en ese afán de construir obras materiales no tuvo la intención ni el cuidado de salvaguardar preciados valores propios de un incipiente sistema democrático, como son el respeto a la independencia de las instituciones y la transparencia en el manejo de los recursos públicos. En esto último también las encuestas reflejan, con certeza, el antojadizo y oscuro manejo de las finanzas de los ciudadanos de este país.

Si entendemos que la democracia panameña se sustenta en los partidos políticos, el Presidente, junto con su grupo de amanuenses bien remunerados, ha sido el responsable en mayor o menor grado del descalabro interno de los de oposición, a la sombra de la compra de miembros sin formación doctrinal y el ofrecimiento de “negocios” a aquellos que no les importa vender el alma al mismo Satanás si fuera posible.

La verdad es que para la oposición política (PRD y Partido Panameñista), el escenario electoral a menos de cinco meses de la contienda es muy incierto, aunque cada uno crea que tiene la fuerza y capacidad suficiente para vencer y hacer variar los números en las encuestas y los resultados el día de las elecciones. Este escenario es el producto de lo que el presidente Martinelli ha diseñado en su estrategia de dividir a los enemigos políticos para vencerlos electoralmente.

Cuando los periodistas le preguntan a Juan Carlos Varela sobre el tema de alianzas –quien en mi opinión es el que puede enfrentar con mayor éxito al candidato del Presidente– responde que su alianza es con el pueblo, rechazando de plano toda posibilidad de definir una con su homólogo opositor el PRD. Parecida respuesta ofrece Juan Carlos Navarro, quien dice también que la suya es con el pueblo y que sus ataques serán contra los que contribuyeron a destruir al país, en clara alusión al otro Juan Carlos y a su partido.

Estas respuestas de quienes afirman que el de Martinelli es el peor gobierno y que ha destruido la democracia, conduce a pensar que en la práctica son aliados del Presidente y forman parte de la estrategia política para que el partido Cambio Democrático continúe gobernando por cinco años más. Parecen no darse cuenta que los números están en su contra y debieran unirse para ser consecuentes con su discurso. Las cifras sobre la intención de voto dicen que alrededor del 35% del electorado estaría a favor de Mimito Arias y empate técnico de más o menos el 25% entre los dos candidatos de oposición, respectivamente. Adicionalmente, la intención de votos que obtendrá el candidato Genaro López del FAD y alguno independiente, juegan a favor del candidato gobiernista.

En este escenario, en el que el gobierno destina millonarios recursos en pautas televisivas que parecieran estar saturando la mente y el sentimiento de la población pensante, así como el abierto desafío a las normas electorales relacionadas con el inédito apoyo del Presidente a su candidato a costa de los impuestos de todos los panameños, resulta casi imposible que alguno de los dos principales candidatos de oposición ganen la elección presidencial del 4 de mayo de 2014.

Hasta aquí la lectura, algunos apasionados políticos de estos partidos debilitados dirán que la opinión de este desconocido articulista no toma en cuenta que este es un pueblo que favorece la alternabilidad del poder y castiga con el voto al que gobierna y que este también es un pueblo que está insatisfecho con el costo de la canasta básica y el transporte público y pasará factura. Quienes así piensan desconocen que el Panamá con Martinelli de hoy ha cambiado para bien o para mal y que las reglas morales y la forma de hacer política se han desnaturalizado y no es la misma que hace cinco años y que muchos panameños de a pie piensan que todos los gobiernos roban y son corruptos, pero con el de Martinelli, las obras también se ven. ¡Amanecerá y veremos!

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

18 Jul 2018

Primer premio

5 9 6 0

CABC

Serie: 19 Folio: 9

2o premio

3358

3er premio

4744

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código